ATE “tomó” el Consejo Escolar para reclamar mejoras

ATE “tomó” el Consejo Escolar para reclamar mejoras
Paritarias y que por cada vacante haya un nuevo trabajador: esas fueron los principales motivos de la medida de fuerza de ayer, que incluyó abandono de actividades. También demandaron la regularización de las prestaciones de IOMA.
Lo enmarcaron en el pedido que desembocará en el paro provincial que CTA convoca para el 2 de octubre.

Movilizaciones y cese de actividades son los caminos que escogen movimientos sociales de la región para que los entes de gobierno presten atención a sus necesidades. Ayer, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Sur también apeló a esa herramienta para reclamar que se contrate personal para ocupar los puestos vacantes y se discutan paritarias, sobre lo que la Provincia aún no es expidió. Al cierre de esta edición evaluaban en asamblea si aceptaban el ofrecimiento de mantener una reunión con autoridades bonaerenses el próximo lunes. “El Consejo Escolar está tomado”, enfatizaron.

“Un cese, un cargo” fue el lema que guió la protesta, porque los roles que quedan vacantes -en general, porque se jubilan sus titulares- no vuelven a cubrirse debido a que “no hay presupuesto, dicen desde La Plata”, aseguró Nora Quercia, secretaria general de la agrupación. “Hasta el año pasado se lograba el ‘1 a 1’ (una convocatoria por cada puesto desierto) pero ahora hay 30 vacantes por jubilaciones y sostienen que no van a poder cubrirlas”, aseveró, en diálogo con LA TERCERA. Esa problemática se da en el partido sólo en el ámbito de la educación.

Unas 400 personas habían pasado por el Consejo Escolar. Para sumarse, por turnos de trabajo abandonaron sus actividades en señal de protesta: a las 9.30 partió la primera caravana, a las 13.30 la segunda y a las 17 quienes se desempeñan en el turno vespertino. “El edificio está tomado. Vamos a esperar una respuesta de Provincia ya que nos dicen que desde el distrito no se puede resolver”, planteó la dirigente. La única oferta que recibieron fue que autoridades bonaerenses los escucharan el próximo lunes a las 10, por lo que, al cierre de esta edición, definían en asamblea qué posición tomar.

La medida de fuerza coincidió con una jornada turbulenta en la Gobernación porque trabajadores tomaron el edificio de la Dirección General de Cultura y Educación por los recortes en las horas extras y los viáticos que anunciaron que deben sufrir, en el marco de una política bonaerense “austera”. La modificación afecta a alrededor de 6 mil personas en un 10 por ciento, aseguraron los dirigentes bonaerenses de ATE. Sin embargo, desde la Jefatura de Gabinete provincial minimizaron el reclamo al asegurar que está encarado por un grupo que “quiere mantener privilegios que no le corresponde” y no de un grupo legítimo de empleados. Algunos gremios como Suteba advirtieron que si la administración provincial tomaba alguna represalia podría afectar a sus 340 mil empleados.

Contra la inflación y por la salud

Para los manifestantes locales la actualización salarial también fue motivo de discusión porque requirieron que se convoquen a paritarias que les permitiera obtener una suma acorde a las necesidades de sus familias. “Con la inflación, nuestro sueldo está muy por debajo de la Canasta Básica”, denunció Quercia. Ese es el fundamento para solicitar que se abra la discusión, que se suma la histórica demanda de que se pase a planta permanente a los trabajadores “mensualizados”.

Además, la movilización puso el énfasis en la regularización de las prestaciones del Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA), que registraban retrasos. En la marcha anterior a la sucursal ubicada sobre la avenida Hipólito Yrigoyen obtuvieron como respuesta que el acuerdo entre el organismo y las cámaras que agrupan a profesionales, clínicas, laboratorios y farmacias están vigentes, por lo que no debería haber suspensiones en los servicios ni sobreprecios. Sin embargo, como el panorama no evidenció cambios reiteraron ayer el llamado de atención.

Si no hay respuesta, habrá paro

La seccional Sur de ATE difundió en su blog el paro provincial y el nacional que la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) convocará para el próximo mes, al que adherirá porque refleja las mismas prioridades que la demanda en el partido.

Para el martes 2 está anunciado que no habrá actividades en el territorio bonaerense pero sí una movilización hasta La Plata para reclamar la apertura de paritarias, la suspensión de la prestataria médica que los cubre, la estatización del servicio de reconocimientos a los profesionales y la regularización de IOMA. También quieren que por cada vacante haya un nuevo trabajador y que se formalice la relación de dependencia de los contratados.

En Lomas, está planificado que partan desde el Hospital Luisa Cravenna de Gandulfo, la plaza Santa Marta y las escuelas 12, 46, 98, 16 y 23, entre otros puntos de encuentro.

Ocho días después, el miércoles 10, la CTA llamará a paro en todo el país.

A la espera de ser escuchados

Médicos, docentes, organizaciones que bregan por los derechos de la infancia, vecinos que reclaman seguridad: son variados los colectivos sociales que encabezaron pedidos que la Gobernación debe responder, a veces por derivación de los municipios que aseguran carecer de la capacidad para solucionarlos. Lomas de Zamora tiene exponentes de cada sector, que todavía siguen a la espera.

Las ONGs del Conurbano exigieron que la Provincia les abone las becas sociales atrasadas que les permiten contener a los niños y niñas que residen en sus hogares, lo que significa dificultades para poder solventar su alimentación, su vestimenta y su educación. La deuda asciende a 40 millones de pesos y afecta también programas sociales como Envión o Más Vida, tal como informa LA TERCERA en la página 2.

En tanto, mientras los docentes de Suteba reclamaban por la apertura de paritarias, los médicos de la Asociación de Profesionales de la Salud local (Apslz-Cicop) pedían la provincialización el hospital Oscar Alende de Ingeniero Budge, donde sus trabajadores cobran incluso menos que sus pares de entidades bonaerenses.

Protagonizadas por grupos sociales de mayor poder adquisitivo que las anteriores, las marchas por más seguridad tuvieron sede en la plaza Victorio Grigera. Buscaban una revisión de las políticas de la materia de parte del Ejecutivo lómense pero también un mayor compromiso de Daniel Scioli. Ayer, representantes del distrito viajaron a La Plata para entregar un petitorio al Defensor del Pueblo para que ayude a que “el gobernador y el ministro de Justicia y Seguridad Ricardo Casal arbitren los medios económicos y humanos necesarios para el estricto cumplimiento del Plan Director de la Policía”, recalcaron a través de un parte del colectivo Provincia Insegura.

Comentá la nota