Los trabajadores de AFIP se defienden: "No queremos quedar como unos vagos bien pagos"

Julio Minich es secretario general de AFIP regional Cuyo, y quien lidera por estos días las movilizaciones y paros en busca de mejores sueldos y nuevas condiciones laborales para los empleados del ente fiscalizador.
Por: Valeria Caselles [email protected]

El viernes pasado hubo un paro en la sede central de AFIP por este conflicto pero, como no hubo respuesta del gobierno, los delegados gremiales se reunirán esta semana para evaluar "cómo seguir las medidas de fuerza y, si es necesario, profundizarlas".

En diálogo con este diario, Minich dispara contra el administrador nacional de esa entidad fiscal, Ricardo Echegaray, porque "toma decisiones que enfrenta a los empleados con la ciudadanía".

Además, critica los cambios en el horario de atención, la falta de personal y desmiente que un sueldo en la Afip ronde los 40 mil pesos.

-Después del último paro, el viernes 13, ¿llegaron a un acuerdo con las autoridades?

-No hay ningún tipo de diálogo con las autoridades. Tuvimos dos conciliaciones obligatorias pero el Gobierno no hizo ninguna propuesta mejoradora.

-¿Qué reclama el gremio?

-Un aumento del 21 % para reponer los sueldos que no se actualizan desde el 2010. Un empleado que se inicia gana un básico de 6 mil pesos actualmente.

-¿El sueldo inicial no ronda los 7.500 pesos?

-Bueno, en realidad al básico se le suma otro ingreso, que varía en base a la recaudación y va acorde a la experiencia y capacitación del empleado. El que se inicia gana otros 1.500 o 2.000 pesos. Con ambas sumas da la cifra que usted menciona. Pero es mentira que ganamos 40 mil pesos. Es una falacia. Nos quieren enfrentar con la ciudadanía. Eso lo gana un cargo gerencial y con muchos años de antigüedad. Se trata sólo del 5 % de los empleados.

-¿No le parece que, pese a todo, el de la AFIP es un buen sueldo en comparación con otros del Estado?

-Este es un ente autárquico. Son otras tareas, otro convenio. De hecho, no sólo es un problema de salario este conflicto, sino que hay muchos conflictos que los empleados venimos viviendo hacia adentro y hacia afuera de la AFIP. Por eso queremos mostrar nuestro enojo, porque no queremos quedar como unos vagos bien pagos. Si la gente opina que es así, puede protestar y se modificarán las cosas. Pero que esa idea la instale el propio administrador de AFIP es otro tema. No queremos quedar como unos vagos bien pagos, ni como unos privilegiados como nos intentan mostrar. Es mentira.

-La tarea de restringir la compra de dólares, ¿es otro de sus reclamos?

-Claro, y es una decisión política nacional. Sucede que esto nos llevó y nos seguirá llevando a más medidas de fuerza. Ricardo Echegaray toma decisiones que nos enfrenta a los empleados con los ciudadanos. Lo más grave es la operatoria del dólar, el cepo cambiario. Nos delega esa función cuando no es nuestra tarea. Estamos preparados para misiones más complejas y no para controlar a los arbolitos. Este trabajo lo debería hacer el Banco Nación u otro organismo. Entendemos que es una decisión política pero lo peor es que hay instrucciones distintas todos los días, no coinciden las informaciones en el sistema de muchos casos y la gente se enoja con razón. Nos da vergüenza ajena y propia la restricción a la compra de dólares. Hay un problema social, cuando hay viajes o medicamentos que comprar y no habilitamos al ciudadano. La gente no tiene respuesta y se descarga con nosotros.

-Usted planteaba que están en crisis por afuera y por adentro de la institución. ¿Es por la exclusión del gremio de las paritarias?

-Sí. Este hombre (Echegaray) se llena la boca diciendo que batimos récord de recaudación y después nos deja afuera de la discusión paritaria para negociar salarios. El resto de los gremios acordó 21 % de aumento y nosotros sólo percibiremos el 5%.

-¿Por qué cree que toma estas medidas si hay mejor recaudación?

-Es claramente para confrontar, para mostrar que Echegaray se puede mover sin el apoyo de los sindicatos. Cuando se toca a los trabajadores hay que consultarlo con los sindicatos. Así funciona, sobre todo, en la democracia y en el Estado.

-¿Cuántos empleados tiene hoy la AFIP?

-Son unos 850 en las tres provincias de Cuyo. Pero falta muchísimo personal y esto es un reclamo de hace tres años. Debemos cubrir con un 30 % más de gente porque hay bajas vegetativas y esos puestos no se repusieron. También queremos que el ingreso sea por concurso y no por acomodo político para que sea transparente.

-Hace poco se modificó el horario de atención. ¿Están conformes con el cambio?

-No, pero se dijo que hacíamos paro por eso y nada que ver. El horario no lo arregla provincia, sino la Nación. El cambio de horario (actualmente de 10 a 18) fue para imitar el horario porteño pero nosotros tenemos otra idiosincrasia. Acá se colapsa el sistema en horas pico porque la gente no viene a la siesta y tenemos dificultades con las redes. Ha sido para peor. Queremos que se vuelva de 7 a 15 o, máximo, de 8 a 16.

-¿Cómo sigue el reclamo del sindicato en Mendoza?

-Será un reclamo regional porque estamos todos dentro del mismo convenio de trabajo. Esta semana habrá reuniones entre delegados gremiales para estudiar las posibilidades. Este lunes vuelven todos y seguramente se volverá a las medidas de fuerza, incluso, si hace falta se profundizarán en agosto.

Comentá la nota