Trabajadores informales bloquean el ingreso al basural

Trabajadores informales bloquean el ingreso al basural

Desde ayer a la mañana el ingreso al basural en barrio Stella Maris se encuentra cerrado por alrededor de 30 familias que trabajan en el lugar. Reclaman ser incorporados a cooperativas de trabajo. “Estamos pidiendo una fuente de trabajo como cualquier otro, nada más, ahora que se está por cerrar el basural” dijo Jaime Pozas -foto-, quien contó que hace 30 años vive de los elementos que recolecta en el basural.

A partir de la decisión del municipio de realizar una adecuada gestión de los residuos sólidos urbanos, se informó que, luego de comenzar a operar la planta de tratamiento, se procedería al cierre del basural para su saneamiento. En este contexto, también se dispuso que quienes trabajaban en el lugar fueran incorporados como empleados de la empresa recolectora de residuos Urbana, para realizar tareas de limpieza y el resto ocuparían puestos laborales en cooperativas de trabajo que cumplen tareas de refacción de espacios verdes para el municipio. Acciones que finalmente en este último año se llevaron a cabo.

Sin embargo, ayer el acceso al basural fue bloqueado por un grupo de trabajadores informales que reclaman que hasta la fecha no han sido convocados para integrar las cooperativas de trabajo y exigen que al cerrar el basural se les brinde un puesto laboral. Comunicaron que impedirán el ingreso de vehículos con residuos, sean de empresas o particulares, hasta tanto reciban una respuesta. 

Puestos laborales 

“Estamos pidiendo una fuente de trabajo como cualquier otro, nada más, en este momento que se está por cerrar el basural” sostuvo Jaime Pozas, uno de los trabajadores informales quien manifiesta que hace 30 años vive de los elementos que recolecta en el basural. En este sentido, expresó que: “esta es nuestra segunda casa, desgraciadamente. A nadie le gusta estar en el basural pero nos ha tocado estar acá y esta es la única forma que tenemos de luchar por una fuente de trabajo”. Asimismo indicó que son alrededor de 30 familias las que solicitan una respuesta, que la mayoría son padres, como en su caso que tiene tres hijos menores de edad, y que trabajan en el lugar algunos desde hace más de 20 años. 

En este marco, señaló que quedaron afuera de las cooperativas de trabajo que se crearon; según explicó, las mismas se quedaron sin cupos y no tomaron más gente, también dijo que se integró a algunas personas que no eran del basural. 

Por la mañana arribó personal municipal para interiorizarse de la situación, quienes tomaron datos de quienes llevaban adelante el reclamo y de sus familias, pero según dijeron los manifestantes,  no ofrecieron ninguna posibilidad concreta de ingreso. 

Finalmente Pozas sostuvo: “seguimos acá porque es nuestra fuente de trabajo, otra aparte no tenemos”, y lamentó que “el día que no esté más la fuente de trabajo no sé qué vamos a hacer, es todo lo que tenemos para ganarnos el pan”. 

Comentá la nota