Trabajadores del Instituto Leopoldo Lugones comenzaron a desarrollar una medida de fuerza

Trabajadores del Instituto Leopoldo Lugones comenzaron a desarrollar una medida de fuerza
Así lo informaron ayer, Germán González y Guillermo Cantallops. Desde el lunes pasado se dio inicio a una retención de tareas, luego de que uno de los empleados fuera tomado como rehén por uno de los menores cuando se fugó del lugar.
Entre otras cosas, se destacó que lo acontecido se podría haber evitado si desde Provincia se hubiesen atendido los reclamos que vienen siendo elevados desde hace un tiempo. La falta de personal es una de las situaciones que los trabajadores consideran como problemática. Según se destacó, el plan de lucha podría endurecerse a partir de la semana que viene.

Trabajadores del Instituto “Leopoldo Lugones” comenzaron a desarrollar una medida de fuerza, luego de que uno de los empleados fuera tomado como rehén por uno de los menores cuando se fugó del lugar el pasado lunes. La misma consiste en una retención de tareas hasta tanto no se le brinden respuestas a los reclamos que vienen elevando desde hace un tiempo a la Secretaría de Niñez y Adolescencia de la provincia de Buenos Aires.

Cabe mencionar que el joven de 18 años, que cuenta con graves antecedentes delictivos, fue detenido un día después en la Ruta 226 en cercanías de Gardey, Partido de Tandil.

Germán González y Guillermo Cantallops, trabajadores del Instituto Lugones y dirigentes de la Asociación Trabajadores del Estado, dialogaron ayer con EL TIEMPO sobre esta cuestión. Entre otras cosas, destacaron que lo acontecido se podría haber evitado si desde Provincia se hubiesen atendido los pedidos elevados por los empleados. La falta de personal y de inversión, son algunas de las situaciones que los trabajadores consideraron como problemáticas.

“La falta de respuestas es total”

En principio, Cantallops señaló que “la falta de respuestas que tenemos es total. Todo lo que se dijo que se iba a hacer en referencia a nuestros reclamos, hasta ahora ha quedado en la nada. Ningún pedido fue atendido”.

A esto, Gonzáles agregó que “lo que más solicitamos es personal, empleados. Eso es lo primero y principal. Alcanza con decir que actualmente, tres personas están tomando guardias de más de 20 chicos, hasta que vienen los extras. Con suerte, serán 7 u 8 personas por guardia. Con todos los movimientos que hay que realizar, con este panorama es imposible bancar semejante monstruo”.

Asimismo, el trabajador del Instituto Lugones informó que desde el lunes pasado se decidió implementar un plan de lucha. “Se redujo el horario de escuela, no se sacan más chicos a taller ni a patio. Y de no haber una respuesta concreta en lo inmediato, a partir de la semana que viene no se van a llevar chicos a juzgado ni al CPA. No se van a desarrollar movimientos más que los mínimos e indispensables, como ser la escuela, que es un derecho que no se puede cortar. Lo que sí vamos a hacer es reducir el horario y la cantidad de chicos por grupo de escuela, para que haya menos movimientos en el día”, explicó González.

“Lo que sucedió se podría haber evitado”

Según explicaron los empleados de la institución, estos reclamos fueron elevados a la Secretaría de Niñez y Adolescencia de la provincia de Buenos Aires a través de ATE. Cantallops subrayó que “esto que pasó el lunes se podría haber evitado, tranquilamente, ya que se relaciona con nuestros reclamos. Nosotros lo veníamos planteando, porque sabíamos que la situación -lamentablemente- iba a explotar por el lado del trabajador, que es el que le pone el pecho a la tarea”.

En el mismo sentido, expresó que “tuvimos un compañero tomado de rehén, con lesiones graves, con cuatro ‘puntazos’ en el cuello, uno de ellos muy cerquita de la carótida, razón por la cual hoy podríamos estar lamentándonos por su muerte”.

“¿Qué hubiese pasado si nuestro compañero hoy estaría muerto? ¿Qué tendríamos que hacer?”, se preguntó González. “No pueden decir que este fue un hecho aislado, porque ya lo veníamos advirtiendo. Entonces, no queremos que vuelva a pasar”, añadió Cantallops.

Sobre lo acontecido el lunes pasado, González mencionó que “las lesiones que sufrió nuestro compañero fueron graves. Sobre todo en la parte psicológica, porque una persona que pasó por el trauma de ser tomado de rehén -y a la cual se la ‘pinchaba’ para que abra una puerta- ya no vuelve a ser la misma. No va a volver a trabajar como lo hacía antes, le cambia totalmente todo el panorama”.

De la misma manera, Cantallops remarcó que la situación “no pasó a mayores porque el chico que lo tomó de rehén así no lo quiso. Buscaba que le abran la puerta y fugarse. Si el chico quería otra cosa, hoy estaríamos hablando de una muerte -evitable- en el instituto”.

“Que venga el responsable”

En otra parte de la charla, González comentó que los trabajadores de la institución decidieron, en asamblea, “que venga Pablo Navarro, secretario de Niñez y Adolescencia; que venga y dé las explicaciones del caso. Queremos que venga el responsable y no directores de línea que hablan, hacen política y no sirven para nada”.

“Vamos a seguir hasta que nos brinden una respuesta. Hoy (por ayer) se hizo una presentación en el Ministerio de Trabajo para informar sobre la medida de fuerza y sus motivos”, advirtió el trabajador del Instituto Lugones.

Por otro lado, Cantallops y González destacaron que “por ahora, desde Provincia canalizan todo a través de la Dirección del Instituto. Pero lamentablemente desde la Dirección tampoco nos dan respuestas”.

“Salieron de adentro, trabajaron en el pabellón y los elegimos nosotros porque queríamos una Dirección de Azul, pero ahora estamos viendo que nos dan la espalda. Adentro del Instituto está todo bien, pero cuando van allá ‘arriba’ no tienen el mismo discurso. Las cosas no se están manejando como pretendemos. Y nosotros le damos nuestro apoyo a la Dirección, pero si no colaboran -conociendo la problemática y habiendo estado trabajado en el área de tratamiento- los empleados estamos a la deriva”, resaltó Cantallops.

Finalmente, los trabajadores del instituto hicieron hincapié en que “la medida puede llegan a endurecerse. De no tener una respuesta el lunes o el martes que viene se terminan los movimientos, porque no va a haber acompañantes. A menos que vengan a buscarlos de La Plata y los lleven ellos a los chicos a los lugares que tengan que ir. Las atenciones de los chicos se van a hacer, pero lo justo y necesario”.

Comentá la nota