Trabajadores se organizan por la salud pública

Desde fines del año pasado funciona una asamblea que se propone lograr reivindicaciones laborales, como así también mejoras de infraestructura en los centros de Atención Primaria. Las negociaciones con el gobierno aún no arrojaron resultados positivos.
Los trabajadores que diariamente cumplen funciones en los distintos CAP (Centro de Atención Primaria) habilitados en barrios y localidades se encuentran en pleno proceso de organización. Desde fines del año pasado decidieron conformar una asamblea con el propósito de avanzar en la búsqueda de reivindicaciones laborales, como así también en mejoras de infraestructura de las salas de salud pública a la que recurren miles de vecinos lujanenses.

El puntapié inicial obedeció al atraso en el pago de sueldos que los trabajadores del sector sufrieron a fines del año pasado. Si bien la participación se canalizó inicialmente a través de la Asociación de Profesionales del Hospital, luego prefirieron darle vida a un nuevo espacio que atendiera las particularidades de los empleados que integran los CAP.

“Decidimos conformar este espacio porque empezamos a ver que nuestro ámbito de trabajo tenía características propias. Nos reunimos profesionales y no profesionales”, explicó a este medio Laura Delpech, una de las impulsoras de la asamblea.

El lunes, en la primera actividad pública, los trabajadores repartieron volantes en el centro de la ciudad. Hasta el momento las reuniones se realizaban en el Policlínico, pero comenzarán con asambleas itinerantes por distintos centros.

En todo el partido existen 25 CAP que aglutinan a unos 190 trabajadores, entre médicos, enfermeros, psicólogos, odontólogos o promotores de salud. A partir del proceso organizativo se mantuvieron cuatro reuniones con representantes del gobierno que encabeza el intendente Oscar Luciani. Según explicó Javier Dabove, desde el Departamento Ejecutivo “se han hecho promesas que todavía no se han cumplido”.

Uno de los puntos planteados por los trabajadores apunta al “pago de sueldos a término de los trabajadores del Programa de Médicos Comunitarios”. Se trata de una beca de asistencia y formación financiada con fondos nacionales. Mara Yánez detalló que “no hay una regularización del pago, recién cobramos abril”. El reclamo busca lograr que el Municipio cubra los sueldos cuando desde Nación se demora el desembolso del dinero o existen otros problemas burocráticos.

En la lista de reivindicaciones también se habla de “la firma de contrato de los trabajadores de planta temporaria y del Programa Médicos Comunitarios”. Yánez dijo que esa situación “la consideramos como flexibilización laboral, porque nos genera inseguridad a todos los que estamos trabajando de no tener la continuidad laboral”.

La renovación laboral de Médicos Comunitarios debió firmarse en marzo, mientras que los empleados dependientes de la Municipalidad tienen sus contratos vencidos desde el mismo mes, luego de una prórroga de tres meses a partir de diciembre pasado.

“No garantizar la continuidad laboral afecta al propio desempeño del trabajador. Desde la mesa de diálogo hubo un compromiso de firmar en abril, pero en mayo continuó todo igual. Entendemos que no se trata de una cuestión de presupuesto sino de una decisión política. Estamos esperando”, agregó Yánez.

La asamblea busca, además, el mejoramiento edilicio de algunos CAP, cuya infraestructura complica el trabajo diario y obliga a los vecinos a recibir asistencia en malas condiciones. Cecilia Escarra aclaró que si bien “en muchas salas se hicieron reformas importantes y están trabajando mucho mejor, en otras los proyectos de mejoras están demorados esperando recursos de Provincia o de Nación”.

“Algunos centros están en un estado espantoso. También hay problemas de limpieza y mantenimiento. Antes se ocupaban de esos los trabajadores del Programa Argentina Trabaja, pero eso se perdió cuando las cooperativas fueron trasladadas al (ex) Instituto Alvear. En algunas salas no hay gas”, expresó la trabajadora.

A modo de ejemplo, expusieron la situación del CAP que funciona en el barrio Ameghino, donde se calcula una atención diaria aproximada de 150 personas, sea por consultas médicas o vacunación.

En los volantes repartidos también se reclama “el llamado a concurso y pase a planta de trabajadores precarizados”, pedido que se inscribe en las generales de los trabajadores municipales: “En el caso de nuestro sector somos los trabajadores de carrera hospitalaria que estamos en planta temporaria. En el reclamo que venimos haciendo es el punto en el que menos respuestas nos han dado, porque no hay promesas ni planes a futuro, por lo menos en el área de Salud. De hecho se sabe que está saturada la planta temporaria para tomar nuevo personal”, expuso Carina Oliva.

Comentá la nota