Trabajadores de peajes afiliados a SUTPA, en estado de alerta y movilización

Trabajadores de peajes afiliados a SUTPA, en estado de alerta y movilización
Empresas y Estado “incumplen” pliegos de concesión quedando usuarios y trabajadores como “rehenes”, tal cual afirman. Denuncian falta de pago en tiempo y forma, lo que afecta a trabajadores del peaje de Olivera, entre otros
Desde el Sindicato Único de Trabajadores de los Peajes y Afines informaron a la opinión pública la “alarmante situación que atraviesa el sistema de concesiones viales”, la cual “no sólo atenta contra la estabilidad laboral sino que pone en riesgo la vida de los usuarios y los trabajadores”, tal cual sostienen desde el gremio.

“Al igual que en la solicitada difundida el 10 de abril del corriente año, expresamos nuestra preocupación respecto de esta problemática. En reiteradas oportunidades hemos expuesto nuestras inquietudes tanto a las empresas del sector como al Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI) dependiente de Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación. Solicitamos también una reunión al ministro Julio De Vido y al Secretario de Obras Públicas, José López. No obstante, no hemos obtenido respuesta”, afirman.

“En su origen, uno de los principales objetivos del sistema de peaje para conservación y mejora de rutas era garantizar la seguridad vial necesaria y de esta manera reducir al mínimo los accidentes, con vistas a perfeccionar el servicio y la calidad de vida de los argentinos. Esta concepción se ha ido desnaturalizando y en la actualidad nos encontramos en una situación de extrema precariedad, la cual empeora día tras día. Nuestra intención no es alarmar a los usuarios sino hacer un llamado a la reflexión a la sociedad para que las partes involucradas tomen conciencia de la crisis por la que atraviesa el sistema de transporte en general. No queremos lamentar más accidentes evitables, como ya hemos sufrido, que tienen sus causas en la ausencia de políticas de Estado”, sostienen.

“No estamos dispuestos a ser víctimas de la falta de previsibilidad de las empresas, los malos manejos económicos y la pereza del Estado. Advertimos esta situación hace tiempo y no hemos sido escuchados. Los organismos de control hacen la vista gorda ante esta situación. Lo que comenzó en forma aislada en algunas concesiones empieza a generalizarse lo cual desnuda una falta de planificación a largo plazo. Evidencia también que si el mantenimiento de las rutas depende de la rentabilidad empresaria, el sistema vial en su conjunto está destinado al colapso. Tanto las empresas del sector como el Estado incumplen los pliegos de concesión quedando los usuarios y los trabajadores rehenes de las disputas o desacuerdos entre éstos. No estamos dispuestos a seguir exponiéndonos al peligro que implica nuestra actividad sin las medidas de seguridad y precaución correspondientes”, sostienen.

En este sentido, destacan que el sindicato presentó al OCCOVI en marzo de este año un proyecto para mejorar las medidas de seguridad y salubridad que fue confeccionado por la Secretaría de Seguridad e Higiene con el aporte de los trabajadores a través de los delegados. “El OCCOVI nos informó que el proyecto ha sido extraviado, lo cual demuestra el compromiso de este organismo del Estado”, se quejan.

Además denuncian una vez más la falta de pago en tiempo y forma, situación que afecta a los trabajadores del peaje de Olivera, entre otros: “En muchas empresas nuestros compañeros vienen cobrando sus sueldos con retraso o en cuotas, a lo que ahora se ha sumado el aguinaldo, como en la Autopista Buenos Aires – La Plata, Caminos del Valle, la empresa H5 (peajes Olivera y 9 de Julio) y otras rutas nacionales y provinciales. En los tres casos, y demostrando un alto grado de responsabilidad, los trabajadores continúan cumpliendo con sus tareas a pesar de esta situación. Pero la paciencia se agota y los conflictos económicos derivados de la demora o el no cobro del salario se agudizan y hacen insostenible esta realidad que afecta a cientos de familias. Hemos llegado al extremo de que muchas empresas no hagan los aportes correspondientes a la obra social y como consecuencia todos los compañeros han quedado sin cobertura y decenas no han podido atender su salud como corresponde. Es nuestra responsabilidad buscar el bien de la actividad, porque es sobre ella que se respalda la dignidad de nuestras familias. Pretendemos que esta crítica situación sea conocida por todos pues es la sociedad en su conjunto quien utiliza y mantiene las rutas. Sin las acciones adecuadas de aquellos organismos que deben controlar y regular la actividad esto afectará a los trabajadores de peaje y a la población en un plazo no muy lejano”, marcan desde el Sindicato Único de Trabajadores de los Peajes y Afines, a la vez que declaran el estado de “alerta y movilización” de todos sus afiliados y reiteran la “firme voluntad de que nuestros justos reclamos sean escuchados porque la dignidad de los trabajadores no se negocia”.

Comentá la nota