Trabajadores de la pesca piden ser reincorporados

El pasado miércoles, unos 150 trabajadores afincados en Puerto Madryn pero que trabajan en la planta pesquera Agropez de Rawson, fueron despedidos en forma verbal y por tal motivo se manifestaron frente a la planta pesquera, perteneciente al grupo Conapersa.
En el marco de esta protesta, los trabajadores se sintieron muy defraudados por la intervención del gremio, del Sindicato de Trabajadores de la Alimentación (STIA). Fabián Molina y Ramón Curaqueo, de ese gremio, se reunieron con los ediles de Rawson «y anunciaron que un grupo de personas se habían reunido en las instalaciones de la empresa, impidiendo el desempeño de sus labores correspondientes», señalaron Aurelio Félix Morales y Walter Horacio Arbeloa; ambos trabajadores afiliados al gremio, residentes en Puerto Madryn, que se hicieron presentes en la redacción de EL CHUBUT en representación de los 150 trabajadores que fueron despedidos, todos ellos de la ciudad portuaria.

Estos trabajadores se desempeñaban en el clasificado y lavado de langostinos, son todos de Madryn, pero trabajaban en Agropez de Rawson. Exhibieron sus recibos de sueldo en donde consta que son afiliados a este gremio.

MENTIRA DE DIRIGENTES

Los dirigentes Molina y Curaqueo, del STIA, efectuaron declaraciones públicas ese día y además se reunieron con los concejales de Rawson Raúl Molinari, Hugo Vásquez, Graciela Carraza, Duilio Monti y Adrián Awstin. Señalaron que los trabajadores de la pesca que se manifestaron frente a la planta de Conapersa, impidieron el ingreso de otros trabajadores a la empresa. Esto fue desmentido por Morales y Arbeloa: «Ante tan agraviante mentira por parte de los mencionados dirigentes, nosotros no queremos que esto sea un hecho aislado. Queremos hacerle saber a la comunidad que somos trabajadores efectivos en su mayoría, que cumplimos con los aportes correspondientes al gremio establecido por ley y que desde hace un tiempo venimos trabajando en diferentes puntos de la región». El día 11 de enero «hemos sido despedidos verbalmente, y es por eso que decidimos manifestarnos en las instalaciones de la empresa en forma instántanea y espontánea por lo expresado anteriormente».

Los trabajadores «estamos indignados por las publicaciones periodísticas de las declaraciones disparatadas de estos dirigentes, cuando en realidad a ellos lo que le hubiese correspondido es habernos defendido».

NO SOMOS FORANEOS

Los dirigentes Molina y Curaqueo habían declarado que estos trabajadores eran «foráneos»; algo desmentido por ellos: «No somos trabajadores foráneos; pertenecemos a la empresa Agropez y vivimos en Puerto Madryn».

Los trabajadores, que se acercaron a la redacción con sus recibos de sueldo, también presentaron copias de las actas policial y de inspección del día 11 de enero; indicaron que se acercaron a EL CHUBUT «para informar lo que estamos viviendo. Queremos seguir manteniendo nuestra fuente laboral por nuestras familias», explicaron.

Coment� la nota