Trabajadores de prensa iniciaron un plan de lucha nacional en las puertas del diario El Día

Trabajadores de prensa iniciaron un plan de lucha nacional en las puertas del diario El Día
La sede del diario El Día fue el puntapié inicial de una protesta nacional que iniciaron los trabajadores nucleados en la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), quienes reclaman que la Asociación de Diarios del Interior de la República Argentina (ADIRA) mejore su oferta de aumento salarial para el período 2014-2015. Miguel Iademarco, secretario del Interior de FATPREN, habló con REALPOLITIK sobre la medida.
A continuación, la entrevista completa.

RP.- El miércoles pasado se llevó a cabo una manifestación en las puertas de El Día. ¿De qué se trató?

En realidad esto es el marco de un plan de lucha a nivel nacional que está dando la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa porque en las audiencias con ADIRA planteamos lo que nos corresponde como salario para poder sobrevivir, que es del 47 por ciento. Un redactor está cobrando 7.200 pesos y nosotros pedimos un 47 por ciento. Sabíamos que ese monto no iba a ser aceptado pero es lo que realmente necesitamos.

Lo que planteamos en principio fue un 35 por ciento, ellos el 25; y volvimos a hacer otra propuesta. Ellos volvieron a plantear el 26 y así fue que terminaron en un 28 por ciento como máximo, eso iría al básico.

En ese punto es que nosotros propusimos el plan de lucha nacional porque habíamos bajado más de diez puntos y ellos se plantan en 28 por ciento, cuando ADIRA le dio el 29, 9 a los gráficos. Entonces comenzamos a plantear ese plan de lucha a nivel nacional.

RP.- ¿Las movilizaciones son en todo el país?

Sí, en todo el país. No podíamos plantear un paro nacional porque no tenemos el poder de movilización que tiene camioneros o UOCRA. Con lo cual decidimos ir a escrachar de algún modo a los dirigentes más importantes de ADIRA, que son: el presidente de San Nicolás, Sebastián Zuelgaray; el vicepresidente primero que está en Olavarría, Jorge Botta; y el vicepresidente segundo, que es directivo del diario El Día, Fernando Cuello.

Fue así que fuimos a cada una de las ciudades, y en cada una de las provincias se hacía lo que podía en su lugar de trabajo. El miércoles vinimos con esa movilización a La Plata, por el diagonal 80, con un grupo numeroso de compañeros.

Con pancartas planteamos la posición de que ADIRA es miserable porque hace años que venía acordando con la dirigencia anterior que tenía la Federación, ellos ponían un número y era aceptado. Nosotros plateamos salir con los compañeros a la calle para pelear por nuestros derechos y esto fue lo que los sorprendió. Seguimos planteando la necesidad de como mínimo el 30 por ciento al básico y 5 por ciento no remunerativo. También, la posibilidad de subir medio punto en la antigüedad y que se respete el convenio colectivo de trabajo. Esa fue la motivación de las marchas.

RP.- ¿Cómo sigue este plan de lucha?

En principio nos queda San Nicolás, que vamos a ir el miércoles que viene al lugar donde está el presidente de ADIRA. Y si esto no llega a buen puerto, agudizaremos la protesta vamos a plantear otro tipo de protesta mucho más profunda. Hasta ahora no hay respuesta por parte de ADIRA.

RP.- Hoy se celebra el día del Periodista, ¿qué opinión le merece que esté tan desregulada la actividad?

En realidad yo soy del interior y lo que puedo decir es que esta nueva gestión -en marzo del año pasado ganaron las elecciones- se propuso recorrer el país. Tenemos la responsabilidad de ir al interior y se han formado en las provincias nuevos sindicatos, como es el caso de Viedma, Bariloche, Entre Ríos, y estamos organizando Catamarca.

En la mayoría de los casos del interior, la profesión está totalmente degradada. Los compañeros están ganando tres mil pesos por debajo del salario mínimo vital y móvil, una barbaridad. En algunos casos están en manos de los gobernadores, con lo cual es muy difícil apelar al ministerio de Trabajo porque responden al gobernador de turno.

No tenemos prensa, obviamente, porque los medios no nos hacen prensa a nuestras protestas. Hay mucho miedo en los compañeros porque los empleadores si te echan no tenés dónde ir a trabajar entonces hay mucho miedo, mucho temor.

A pesar de esto estamos tratando de que en cada provincia los compañeros tengan las herramientas para hacer valer sus derechos pero no nos queda otro camino que la movilización, no hay otra manera. No podemos contar con los gobiernos y en muchos casos ni siquiera con los ministerios de Trabajo.

Comentá la nota