Los trabajadores del Puerto que mantienen la protesta frente a MAPFRE se manifestaron en la Superintendencia de Seguros

Con bombos y bombas de estruendo, un nutrido grupo de personas, con el apoyo de la Juventud Sindical, hicieron un poco de ruido en Las Heras al 2543 en pos que se solucione el conflicto de los estibadores del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos con la empresa de medicina prepaga. Insisten en que se tienen que hacer cargo, económicamente, de las lesiones laborales de 22 hombres.
Los días pasan y la postal sigue siendo la misma. Tal cual el problema. En la esquina de Colón y España se encuentran restos de gomas prendidas fuegos, banderas enfrente de la compañía en cuestión, una que cruza toda la avenida, y una carpa en la vereda. Es que el inconveniente entre los estibadores del Puerto, del SUPA, y la empresa de medicina prepaga MAPFRE continúa sin resolverse. En ese marco, este viernes se produjo una manifestación en la Superintendencia de Seguros (Las Heras 2543) en la continuidad del reclamo. Con el apoyo de la Juventud Sindical, hicieron un poco de ruido para que “escuchen” la protesta.

A una semana del inicio del acampe, tal cual le dijeron hace unos días a “el Retrato…” que no pensarán moverse hasta encontrar una salida viable, la premisa no se modificará. Hartos de la realidad que les toca vivir, los 22 trabajadores que mantienen el problema con la compañía no pensarán en abandonar la lucha y seguirán “viviendo” en esa esquina hasta que sea necesario.

“Hasta el momento no hemos tenido problemas por estar acá”, dice uno de los que está en la carpa, mientras le cede su mate a uno de los tres compañeros que aguarda el mismo. El frío golpea fuerte y es casi su arma más importante para palear las bajas temperaturas que acechan la ciudad. “No tenemos idea de hasta cuándo vamos a seguir acá, porque no nos pensamos mover hasta solucionar esta situación”, agrega otro.

Los integrantes de ese grupo afectado rotan en cuanto a los que se quedan a pasar la noche allí. Fuman, juegan a las cartas, para pasar el rato y ponerle el pecho al tema que los aboca.

En su momento, Federico Blanco, uno de los manifestantes del Centro de Contrataciones del Puerto, le había dicho a este medio que “el reclamo surgió como consecuencia de la negativa de la compañía a pagarnos los meses en que no podemos trabajar”. En su caso particular, por presentar una tendinitis en uno de sus hombros luego de sufrir un accidente laboral.

Cabe recordar que el obrero está reclamando desde el 18 de junio del año pasado. Porque “yo me lesioné el 6 de mayo del 2010, me dieron el alta el 1 de junio y el 18, por comisión médica, me reincorporaron. Cuando volví a hacer un reclamo por divergencias en las prestaciones la comisión me volvió a fallar favorablemente. Pero hasta la fecha no me han pagado nada”.

Comentá la nota