Los trabajadores rurales volverán a manifestarse

Ayer cortaron la rotonda de las rutas 22 y 151 en Cipolletti, durante casi todo el día. Hoy definirán cómo siguen las medidas.
El gremio UATRE reclama al Ministerio de Trabajo que homologue el acuerdo por el 35,7 por ciento de aumento salarial.

Cipolletti > Largas filas de vehículos en ambos sentidos de circulación, bocinazos en forma permanente y cientos de valletanos cruzando a pie. Ésa fue la escena constante ayer, desde la mañana hasta casi las 20, en la rotonda de las rutas 22 y 151. Allí se manifestaron afiliados al gremio de peones rurales impidiendo la normal circulación vehicular.

“Esperamos que Nación muestre vocación de diálogo, a nosotros el 25 por ciento de aumento no nos sirve y vamos a seguir en la ruta”, dijo José Liguen, el delegado regional de UATRE.

El corte de ruta en Cipolletti formó parte de una medida de fuerza nacional, que se retomará hoy.

Según confirmó anoche el dirigente Omar Figueroa, a primera hora de esta jornada se definirán los mecanismos de protesta.

Homologación

La Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE) reclama al Ministerio de Trabajo que homologue el acuerdo por el 35,7 por ciento de aumento salarial que alcanzó con el sector patronal.

Trabajadores de Cipolletti, Campo Grande, Allen, Roca y Neuquén se apostaron sobre ambas manos de circulación y permanecieron hasta entrada la noche. “Nosotros vamos a seguir, en Buenos Aires se hacen gestiones, pero no tenemos novedades”, explicaron en el lugar. Los obreros, con banderas y cubiertas sobre la calzada, advertían su intención de no levantar el piquete durante la madrugada.

A lo largo de la jornada se formaron filas de vehículos que llegaron casi hasta el acceso por Lisandro de la Torre, y pasaban las cabinas de peaje. Para descomprimir la situación, los peones rurales liberaban el paso en forma intermitente. “Vamos a ir endureciendo la protesta”, contaron por la mañana. Y así lo hicieron con los lapsos de bloqueo: el primero fue de 90 minutos, pero a partir de allí lo llevaron a dos horas. Por la tarde, en tanto, también extendieron el tiempo de circulación habilitada, que llegó a una hora.

Entre los miles de afectados, hubo quienes mostraron respeto por el reclamo de los peones de chacra. Sin embargo, se escuchó una expresión común a todos los afectados: “Que protesten sin afectar nuestros derechos”.

Con el paso de las horas, la paciencia comenzó a agotarse. Los peatones se quejaban con firmeza y los conductores realizaban maniobras para sortear el bloqueo: algunos a contramano y otros circulando por senderos cercanos a la Ruta 22 que servían para eludir el piquete y retomar la ruta nacional.

Los más afectados fueron los usuarios del transporte público. Los micros interurbanos rumbo a Neuquén llegaban hasta la rotonda y allí se estacionaban para esperar a los pasajeros, quienes caminaban desde la vecina capital.

Uatre exige la oficialización de una suba salarial del 35,7 por ciento. “Es la primera vez en la historia que llegamos a un acuerdo con las entidades agrarias, y el gobierno no lo quiere aceptar”, se quejó uno de los 100 trabajadores apostados en el piquete de Cipolletti.

“La medida es nacional y va a continuar hasta que haya una negociación con Nación. Nosotros vamos a seguir exigiendo el 10,7% que nos debe el gobierno”, dijo Liguen.

“Nosotros, en el mejor de los casos, ganamos 94,7 pesos por día”, explicaron los manifestantes. Aseguran que los obreros rurales quedan por debajo del salario mínimo vital y móvil (2.300 pesos) si trabajan menos de 25 días al mes. Si se aplica el aumento negociado con el sector empleador, los salarios rondarían los 3.000 pesos.

Comentá la nota