Trabajadores de la Sanidad en huelga en la ex Fidex: exigen la reincorporación de un despedido

Laura Delpir, secretaria general de ATSA, explicó que a Gustavo Guerrero la empresa B. Braun Medical, instalada en el Parque Industrial de Batán, lo dejó sin trabajo “sin ninguna explicación”. Por eso iniciaron una medida de fuerza por tiempo indeterminado. Sin embargo, también reclaman “mejoras en el lugar, para poder trabajar con medidas de higiene, ya que no se han hecho inversiones”.
Laura Delpir, secretaria general de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad de Argentina (ATSA), seccional Mar del Plata, conversó con “el Retrato…” y explicó por qué están llevando adelante una huelga contra la empresa B. Braun Medical, instalada en el Parque Industrial de Batán.

“Estamos pidiendo la reincorporación de un compañero (Gustavo Guerrero) a la planta permanente, despedido sin ninguna explicación. Pero también las mejoras en el lugar, para poder trabajar con medidas de higiene, ya que no se han hecho inversiones. Al personal siempre se le exige que trabaje más y que se aceleran los procedimientos básicos de esterilización y embasamiento de sueros, cuando no se toma más trabajadores ni se hace mantenimiento”, expuso la dirigente sindical.

Luego de explicar que “la gente los conoce como Laboratorios Fidex, pero en realidad la empresa es B. Braun Medical, que elabora sueros para todo el país”, también agregó que “esta situación genera mucho riesgo para los compañeros, que trabajan con sueros que salen a temperaturas impresionantes, que a su vez se pueden reventar porque no nos olvidemos que estamos hablando de sachet de sueros”.

Consultada por el número de personas involucradas en esta situación, dijo que aproximadamente son 125 personas, para luego agregar que la huelga “continuará hasta que se otorguen los puntos planteados. Además, esperamos que se les otorgue la productividad, que hace más de cinco años no han bonificado, a pesar de haberse acelerado la producción”.

La huelga podría extenderse a otras empresas si es que no se llega a un acuerdo. Pero también por otros motivos: “En varias instituciones no se está pagando en tiempo y forma, y junto al Consejo Directivo y el cuerpo de delegados considerarlo un conflicto colectivo”. Sobre el final, enfatizó: “Es injusto que la gente que cumple y no es conflictiva se la despida en forma arbitraria, para abaratar la mano de obra”.

Comentá la nota