Trabajadores y sindicatos apuntan al ausentismo político en la crisis de la pesca

Trabajadores y sindicatos apuntan al ausentismo político en la crisis de la pesca
Hace semanas el gobernador Buzzi responsabilizó de la situación de las empresas, en especial de Alpesca, al ausentismo de los trabajadores.
Fue el diputado Jerónimo García el que salió al cruce y lo invitó a que vea las manos de las trabajadoras, “las que no están así por agarrar el termo para ir a tomar mate a la playa”.

La situación en la pesca sigue generando incertidumbre.

De modo paradójico, los trabajadores de la pesca primero, y los gremios del sector después, coinciden en el concepto del ausentismo, pero esta vez en el ausentismo político, en la falta de presencia de las autoridades y legisladores, tanto provinciales como aquellos que tienen representación a nivel nacional.

A las voces de los obreros de distintas plantas que en cada marcha piden por la presencia en Madryn de las autoridades provinciales y también de los diputados nacionales y provinciales, especialmente de aquellos que tienen un vínculo con la ciudad, y para ello se han sumado con vehemencia los gremios que integran la Mesa Sindical Madrynense. El sector gremial a través de un comunicado difundido, instó a quienes tienen responsabilidades institucionales y políticas, para que trabajen sobre la legislación pesquera en función de defender la actividad pesquera en la zona.

En las últimas horas el concejal Ariel Sudán, de extracción gremial, aseguró que nadie se hizo cargo del reclamo y al observar los acontecimientos de los últimos días, sólo dos datos resaltaron en el ámbito pesquero. El primero fue la concurrencia del diputado provincial Jerónimo García a la Fiscalía de Puerto Madryn para ampliar la denuncia que efectuara en su momento en la Legislatura sobre la falta de documentación que permita conocer quienes son los verdaderos propietarios de la firma Alpesca, y las presuntas maniobras de vaciamiento que se habrían dado en esa firma.

El otro, lo aportó un grupo de trabajadores de la quebrada Harengus, quienes volvieron a marchar a las puertas de la Municipalidad de Puerto Madryn, reclamando que las autoridades comunales acompañen con gestiones el reclamo de ayuda social para los desempleados y que insistan ante las autoridades provinciales, y también en la justicia, para poner en producción parte de la planta. Una vez mas el intendente Ricardo Sastre, y los funcionarios municipales atendieron a la gente y se comprometieron a buscar soluciones, pese a la pobre presencia de actores provinciales y nacionales en Puerto Madryn para tender una mano a los trabajadores del sector.

Quieren trabajar

Los hombres y mujeres cesanteados de Harengus, empresa que es necesario recordar fue declarada en quiebra, quieren trabajar y es por eso que mas allá de la urgencia por conseguir una ayuda social para las familias mas necesitadas, el pedido mas importante es poder reactivar la planta pesquera o por lo menos una parte de ella, en especial el sector de producción de harina de pescado. Se dijo en los últimos días que los desempleados no recibirían mas subsidios, pero el viernes, fuentes vinculadas con el STIA (Sindicato de trabajadores de la industria de la alimentación) comentaron que se realizan gestiones a nivel provincial para mantener la ayuda económica, teniendo en cuenta además que el listado de beneficiarios se ha reducido a partir de que algunas personas han encontrado otra actividad laboral, por lo tanto el monto total a erogar seria menor.

En cuanto a la posibilidad de permitir la reapertura de la planta, el intendente Sastre fue claro al mencionar que para lograr ese objetivo será fundamental contar con la autorización del juez Luis Mures, el magistrado que decretó la quiebra. Y por otro lado tener el apoyo del gobierno provincial en función de impulsar algún esquema de producción que permita la vuelta al trabajo de la gente de la pesca.

Los trabajadores aprovecharon para mandar un mensaje a clase dirigente, pidiendo a legisladores nacionales, provinciales y municipales que busquen acciones y soluciones para Harengus porque “acá todos se mueven por Alpesca, pero nosotros llevamos más de un año y medio en esta situación”, dijeron.

Otra vez Moliendas

Los trabajadores de Moliendas del Sur también esperan. El jueves, algunos empleados dieron a conocer que la empresa no está cumplimiento con los acuerdos de pagos celebrados en julio de este año, por los cuáles la firma se comprometía a abonar las sumas adeudadas durante varios meses. A eso se suma el atraso en el pago de las quincenas a los empleados vinculados al gremio de la alimentación, e incluso, según contaron los trabajadores, la empresa le debería una importante suma de dinero a los policías que han realizado tareas de adicionales en el predio de la firma.

Los trabajadores también indicaron que el responsable de la firma, Antonio Carrasco, se habría llevado la producción de harina de pescado del año pasado, la habría vendido y con esos fondos habría reabierto la planta que la empresa tiene en Mar Del Plata. En los próximos días la empresa deberá abonar los salarios de noviembre, y no hay certezas si los empresarios se presentaran en Madryn a cumplir con los compromisos que tienen ante empleados y proveedores.

El caso Alpesca

El escenario en la principal empresa pesquera de la región aun es incierto. Tras los episodios de mediados de octubre, cuando una mujer se roció con un líquido inflamable y se prendió fuego dentro de las instalaciones de la planta, en reclamo por la deuda que la pesquera tenia con su marido, se vieron algunos intentos de acción para solucionar la crisis, pero nadie tiene en claro que pasara a futuro con Alpesca.

En medio de la tensión, se armó un comité de crisis que se reunió apenas un de par de veces, y en Rawson, pero desde hace semanas nada se sabe de su funcionamiento. La figura de Pedro Baldino cobró protagonismo en medio del conflicto, estableciéndose a él la figura de responsable de la empresa pesquera para firmar un acuerdo con el gobierno provincial, y tirando algunas frases de antología a los trabajadores de Alpesca, además de reclamar que “Dios y algún crédito blando nos ayuden”.

Las semanas posteriores dejaron en claro que ni el gobernador Martin Buzzi, ni los funcionarios del gobierno, ni los propios gremios tienen en claro quienes son los verdaderos dueños de Alpesca, y el diputado Jerónimo García desnudó la falta de documentación oficial sobre los manejos de acciones dentro de la empresa a partir de un informe de la Inspección General de Justicia, además de las supuestas maniobras de vaciamiento en perjuicio de la empresa radicada en Puerto Madryn, con la venta de buques pesqueros y pagos poco claros a empresas del grupo Baldino de Mar del Plata.

Ahora todos parecen esperar los resultados de la investigación judicial que se inicio en la Fiscalía a cargo del doctor Daniel Esteban Báez, tras la denuncia iniciada por la Legislatura de Chubut para aclarar todas las dudas con respecto a Alpesca. En las últimas horas, el fiscal Báez requirió numerosa documentación en el marco de la causa que investiga un presunto “vaciamiento” de la empresa. La documentación fue requerida a la propia Alpesca así como a numerosos organismos vinculados a la misma, incluso al Ejecutivo Provincial.

Por alguna extraña razón, o mejor dicho, por la plata que alguien puso, la empresa ha retomado de a poco su funcionamiento, tanto en el mar con sus barcos como en la planta ubicada en el parque industrial pesquero de Puerto Madryn. Las versiones sobre una supuesta compra por parte de empresarios locales nunca fueron confirmadas ni desmentidas, de modo que también la justicia a través de su investigación podría dar luz sobre esta cuestión.

Comentá la nota