Trabajadores del subte amenazan con paros por conflicto salarial

Los "metrodelegados" consideraron que van camino a un "conflicto muy fuerte" que, según fuentes del gremio, podría empezar este próximo viernes con un cese de servicio del subte durante todo el día.
Los representantes de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) y la Unión Tranviarios Automotor (UTA) anunciaron que en los próximos días realizarán paros para activar la negociación paritaria, lo que reflotó la pelea entre el Gobierno nacional y la Ciudad de Buenos Aires por el traspaso del servicio.

A través de varios de sus delegados, la AGTSyP recordó que este miércoles vencerá la "tregua" que acordaron en mayo pasado para discutir salarios, mientras que la UTA emitió un comunicado con la decisión tomada de realizar un cese de actividades por 72 horas a partir del próximo lunes.

El pedido es de un aumento del 28 por ciento en los salarios, que se mantiene bastante alejado del ofrecimiento que podría hacer la empresa concesionaria Metrovías, también en el medio del tironeo entre Nación y Ciudad.

En este contexto, los denominados "metrodelegados" explicaron en diálogo con Noticias Argentinas que este miércoles irán al Ministerio de Trabajo a una reunión que estaba convocada hace tres meses, aunque advirtieron que la cartera nacional anticipó que para intervenir necesita la presencia de algún funcionario porteño.

"Mañana (miércoles) a la tarde es la reunión en el Ministerio, tienen que ir Metrovías y Sbase (Subterráneos de Buenos Aires, la empresa del Gobierno porteño que controla el subte). Llamamos a Sbase y se hacen los desentendidos", explicó Segovia en diálogo con NA.

Y por eso, los "metrodelegados" consideraron que van camino a un "conflicto muy fuerte" que, según fuentes del gremio, podría empezar este próximo viernes con un cese de servicio del subte durante todo el día.

"Vamos a un conflicto muy fuerte, estamos quedando mal con los usuarios, con la gente, nos estamos desgastando", señaló Segovia, delegado de la línea C y secretario adjunto de la AGTSyP, gremio que tiene inscripción pero no personería del Ministerio de Trabajo.

Además, el representante del sindicato que agrupa a boleteros, técnicos y personal de maestranza, aclaró que las asambleas "ya votaron el paro" y deben definir "el día y la modalidad".

Por su parte, los maquinistas y guardas representados en la UTA anunciaron mediante un comunicado que el lunes iniciarán una medida de fuerza total durante 72 horas.

En la nota, la entidad -que responsabilizó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por el manejo de los subterráneos- afirmó que "prestará toda la colaboración que esté a su alcance para que las autoridades terminen de resolver en estos días previos a la medida los problemas administrativos pendientes con el Gobierno nacional".

Pese a esta reunión prevista en la sede de la cartera laboral, el titular de Trabajo Carlos Tomada afirmó que la Nación no iba a "intervenir".

"Nosotros no vamos a intervenir, nosotros no vamos a convocar porque hay una negociación directa que tienen que llevar adelante las partes y, es un problema del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires", afirmó al término de una conferencia de prensa realizada en la sede del Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Rurales (RENATEA), donde se dió a conocer un informe sobre lo actuado desde su creación.

"Esperamos que tanto Metrovías como la representación de los trabajadores alcancen un acuerdo y esto sea acompañado por Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), la empresa que es de la Ciudad de Buenos Aires y que está a cargo de la administración de ese transporte", agregó.

En mayo pasado, las partes habían llegado a un acuerdo para evitar nuevas medidas de fuerza, luego de que a través de la Policía Federal, el Gobierno nacional fue a buscar a Juan Pablo Piccardo, titular de Sbase, para que participe de la reunión.

En ese momento, la empresa y los gremialistas pactaron un pago no remunerativo de entre 900 y 1.200 pesos, para las distintas categorías de trabajadores.

Pero el acuerdo era transitorio y ahora se reflotará, al igual que la disputa entre el Gobierno nacional y el de la Ciudad de Buenos Aires por el traspaso del servicio.

Comentá la nota