Trabajadores tomaron en forma simbólica una cerámica de Correa

Los trabajadores de la firma Cerámica Colonial SRL iniciaron una toma simbólica de la planta de fabricación de tejas coloniales, luego de que los propietarios determinaran llamar a convocatoria de acreedores a causa de la "delicada situación económica y financiera que atraviesan".
Correa.— Los trabajadores de la firma Cerámica Colonial SRL (empresa que depende de la emblemática Cerámica Bolla) iniciaron una toma simbólica de la planta de fabricación de tejas coloniales, luego de que los propietarios determinaran llamar a convocatoria de acreedores a causa de la "delicada situación económica y financiera que atraviesan".

La decisión de ocupar la planta bajo el criterio de "defender los 40 puestos de trabajo" se tomó en los últimos días luego de observar con preocupación que la empresa "no iba a retomar la producción luego de hacer un parate por el período vacacional".

La explicación que dieron los propietarios los trabajadores es que la firma se encuentra ante un doble problema. Por un lado, la disminución en el mercado de la demanda de tejas coloniales, por otro lado la concentración en pocas manos de la mayoría de las operaciones.

La empresa hizo muchos esfuerzos en los últimos años para ganar una mayor parte del mercado, y así lo demuestra una página web donde el establecimiento muestra una enorme variedad de texturas y colores de tejas coloniales.

"Estamos desorientados y muy preocupados. Quienes trabajamos allí tenemos muchos años de antigüedad, muchos de más de 20 años y ya no tenemos edad como para conseguir otro tipo de empleo. En Correa no sobran las fuentes de trabajo", dijo el delegado gremial, Rufino Coria.

El sindicalista explicó además que Cerámica Colonial SRL posee una deuda muy abultada de salarios, y añadió que hay casos de mucha antigüedad donde la deuda supera los 15 mil pesos.

"Nos pagan 300, 400 o 500 pesos por semana. No se puede vivir de esa manera porque no alcanza para nada. Es una locura, no se puede aguantar esto. Máxime el que tiene 2 o 3 hijos", sostuvo Coria.

Por su parte, el secretario administrativo de la filial Rosario del gremio ceramista, Rafael Chávez, definió a la situación como "compleja", debido a que se trata de un problema que la empresa "viene arrastrando desde hace muchos años".

Preocupación. Las autoridades locales de la comuna se mostraron sensibles al problema y preocupadas por el impacto social que esto va a tener en la comunidad. El presidente comunal, Fabián Cejas, se puso en contacto ayer mismo con los representantes gremiales de los trabajadores, con quienes desarrolló una charla en su despacho.

"Ya hemos convocado al senador provincial, Hugo Rasetto, para buscar salidas al problema, y a la vez hemos elevado información a los funcionarios del Ministerio de la Producción, para ver si ellos presentan alguna alternativa con posibilidades se seguir fabricando", dijo.

Cejas dijo que la idea es hacer una evaluación "conjunta" entre los empresarios, trabajadores y funcionarios para "buscar opciones de solución", al tiempo que no descartó la posible creación de una cooperativa de trabajo, como las ya creadas en otras poblaciones de la región.

"Hay un problema que la empresa le cuesta competir con las firmas multinacionales que operan en el mercado, y eso genera una primera dificultad de no poder adaptarse, porque además hace falta mayor tecnificación. El problema es grave", dijo Cejas.

"Creo que todos vamos a hacer el máximo esfuerzo para dar un principio de solución y poder mitigar esta realidad que no es fácil", dijo además el presidente comunal a este diario.

Por su parte, el colaborador del senador Hugo Rasetto, Hernán Bollics, contó que mañana viajará a Correa para mantener una nueva reunión con funcionarios del Ministerio de Trabajo de la provincia, quienes también estarán en esta localidad del departamento Iriondo.

Comentá la nota