Trabajo dictó la conciliación pero UTA ratificó el paro

Recién al mediodía podría retomarse el servicio, tras una nueva reunión de las partes. Sin colectivos, ayer fue una jornada caótica en la ciudad. El ministerio de Trabajo pidió a la Municipalidad que garantice la salida de las unidades.
Tras casi diez horas de negociación en el Ministerio de Trabajo de la Provincia y ante una posición irreductible de las partes, el titular de la cartera laboral Omar Dragún dictó anoche la conciliación obligatoria en el conflicto del transporte urbano. Esa disposición incluyó una intimación para todos los actores involucrados, es decir, para el gremio de la UTA, para los empresarios de Fetap y hasta para la propia Municipalidad de Córdoba que durante todo el día de ayer se mantuvo ajena al problema (ver aparte). Dragún fue claro al advertir que si el gremio de los choferes no acataba la resolución, se declararía la ilegalidad de la medida con las consecuencias que ello implica. Sin embargo, tal como lo había adelantado el secretario general del sindicato Alfredo Peñaloza en horas de la tarde, los choferes ratificaron anoche la medida por lo que no habrá colectivos, al menos, hasta el mediodía de hoy. Las partes fueron convocadas a una nueva audiencia prevista para hoy a las once donde Dragún intentará, por todas las vías, acercar posiciones para garantizar el servicio a los miles de usuarios afectados. La medida adoptada por Trabajo incluyó también una intimación a los empresarios para que cumplan con el acuerdo paritario rubricado entre la UTA nacional y la Fatap. Pero además, ante la ausencia total de funcionarios municipales durante la negociación, también instó a la Municipalidad de Córdoba a garantizar de alguna manera el servicio para la ciudad. El problema se originó el sábado cuando los trabajadores de Tamse, Coniferal y Ciudad de Córdoba percibieron sus haberes correspondientes al mes de abril y advirtieron que la liquidación no fue realizada según la nueva escala rubricada a nivel nacional. Además, reclamaron el descuento de unos mil pesos que habían sido abonados en concepto de adelanto de una deuda correspondiente a los meses de enero, febrero y marzo. «La situación está muy trabada, porque los empresarios no reconocen lo dispuesto a nivel nacional. Afirman que sólo pueden abonar 1.000 pesos, a pesar de que lo acordado en paritarias representa un monto de 1.370 pesos para Córdoba y retroactivo a enero», decía anoche Alfredo Peñaloza, titular del gremio. Por su parte, en representación de la Federación de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros de Córdoba (Fetap), Gustavo Mira calificó de «exagerada e intolerante» la medida de fuerza e indicó que unos dos mil pesos de la deuda por el retroactivo fue depositado ayer mismo. Mientras tanto, una vez más, los usuarios del transporte en la ciudad quedan rehenes de una negociación en la que nada tienen. Son los únicos y grandes perjudicados de una medida de fuerza que se extenderá por más de 36 horas y cuyo factor sorpresa causó gran impacto. Muchos pasajeros e incluso algunos choferes se enteraron de la resolución de UTA del lunes recién al llegar ayer a las paradas de colectivos o en las puntas de línea correspondientes.

Comentá la nota