La trama secreta de la pelea de los gremios para reabrir la paritaria marítima

La trama secreta de la pelea de los gremios para reabrir la paritaria marítima

La marcha de este lunes se dio en un contexto de plena negociación entre las empresas y los gremios del sector, que reclaman una suba del 30 por ciento para paliar la inflación. Como alternativa, piensan en una baja del Impuesto a las Ganancias. Las razones de la negativa patronal. El peligro de aceptar cambios en el Convenio Colectivo de Trabajo.

 

Luego de la protesta de este lunes en la puerta del ex Ministerio de Trabajo nacional, los gremios marítimos analizan los pasos a seguir en su plan de lucha para intentar que las empresas del sector reabran la negociación paritaria, estancada desde octubre. Hasta el momento, los trabajadores del sector recibieron una suba salarial del 15 por ciento, muy lejos de la inflación real de este 2018.

 

El pedido de la dirigencia del sector es que se otorgue una suba adicional del 30 por ciento hasta abril del año que viene, cuando se debe negociar un nuevo convenio colectivo. Pero desde la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA) rechazan la idea. De fondo, lo que está en juego es el intento de flexibilizar los contratos de trabajo, como sucedió en otras áreas como la extracción petrolera. Eximir o bajar el pago del Impuesto a las Ganancias, una alternativa que barajan los gremios para llevar a la mesa de discusión, que se reabrirá el próximo viernes.

 

La protesta ayer estuvo encabezada por Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y Cabotaje Marítimo, el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), el Sindicato de Electricistas Electronicistas Navales (SEEN), el Sindicato de Conductores Navales de la República Argentina (Siconara), los trabajadores de la Flota Petrolera e Hidrocarburífera y el Centro de Jefes y Oficiales Maquinistas Navales, entre otros.

 

El pedido es que la FENA reabra la paritaria y otorgue una suba del 30 por ciento hasta abril del 2018. En ese mes, pero de este año, se acordó el primer aumento del 15 por ciento, previo a la devaluación, y lo que calificaron como “descalabro inflacionario”. Por eso el pedido de una nueva suma, que debía ser discutida a fines de septiembre, pero que hasta el momento no se logró acordar.

 

“Hasta ahora las empresas no quieren dar el brazo a torcer, argumentan que la suba encarece los fletes, sobre todo de los barcos de piedra y arena”, sostuvo una fuente de la negociación, ante la consulta de Política del Sur.

 

Ante esto, los gremios llevarán alternativas para intentar un acuerdo. Una de ellas es que se baje el Impuesto a las Ganancias. “Es un impuesto confiscatorio, que nos afecta mucho. Si las empresas se hacen cargo de ese pago, podemos pensar en un porcentaje que no impacte en el valor del transporte”, admitieron las mismas fuentes. La otra alternativa es que el propio Estado deje de cobrarle el impuesto al sector, como ya se hizo con otras actividades, como los trabajadores petroleros.

Pero esta idea puede tener una cara negativa. En muchos sectores se acordaron cambios en los convenios colectivos como forma de negociar las subas salariales. Esta flexibilización encubierta se aplicó en los petroleros también, que cedieron algunos derechos para evitar despidos y firmar los acuerdos salariales. Como advirtió durante la marcha del lunes Raúl Durdo, titular del SOMU, los gremios quieren un aumento “sin tener que entregar nada del Convenio Colectivo de Trabajo”.

 

Si logran este acuerdo salarial, los marítimos se unirán al “club de los 40” gremios que superó esa tasa de aumento en un país con una inflación casi descontrolada. Como informó la semana pasada Política del Sur, pese a las revisiones y subas extra, en conjunto las paritarias de este año perdieron más de 10 puntos frente a la inflación.

 

Un trabajo del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) analizó los acuerdos salariales de este año y los comparó con la inflación real para conocer el impacto de la suba de precios en los salarios.

 

Según las conclusiones, en promedio de trabajadores registrados, tuvieron paritarias que estuvieron 10,2 por ciento por debajo de la inflación real de lo que va del año. “Tomando los incrementos en las remuneraciones acordadas en los convenios, sin contar los bonos no remunerativos, y estimando una inflación promedio para los últimos meses del año, la gran mayoría de los sectores perderán poder adquisitivo en 2018”, indicó el informe de la UNDAV.

Coment� la nota