Transporte: No hubo acuerdo y sigue el paro

Transporte: No hubo acuerdo y sigue el paro
Luego de más de cuatro horas de negociación en el Ministerio de Trabajo, el titular de la Cámara Empresaria de Larga Distancia, Mario Verdagüer, anunció que fracasaron las gestiónes para solucionar el conflicto y anticipó que los sindicalistas continuarán con el paro de micros iniciado cinco días atrás en todo el país.

Para salir adelante de esta situación faltan 100 millones de pesos de salarios caídos (de febrero, marzo y mayo) si es subsidio o no, llámenlo como quieran”, dijo Verdaguer al término del encuentro en la sede de la cartera laboral de la calle Leandro N. Alem. “Todas las soluciones estructurales no repararán de inmediato el daño”, agregó y advirtió que los funcionarios nacional que intercedieron para alcanzar un acuerdo “nos dijeron que no hay espacio para eso, que hay un política de desarme de subsidios”.

El empresario prometió que desde la Celadi se “instrumentarán todos los mecanismos necesarios para resolver el conflicto cuanto antes, sobre todo por los pasajeros, que son el objeto de nuestra explotación, les pedimos disculpas”.

Según dijo en las puertas del Ministerio, el inconveniente de las empresas de transporte terrestre es el crecimiento de Aerolíneas Argentinas. “El gran subsidio al transporte aéreo ha traído como resultado que las principales ciudades cabeceras se llega en avión por valores inferiores a los que estamos dando”, aseguró Verdaguer y advirtió que “no podemos aplicar ya mas aumentos de tarifas, porque es el segmento de los menos pudientes al que transportamos”.

El directivo admitió que existe un componente de “lock out patronal” en el reclamo iniciado la semana pasada, aunque aclaró que la medida de fuerza corresponden a la UTA. “Nada más lejos de la realidad, nuestros conductores de la UTA son nuestros principales fiscales arriba de los coches, saben la ocupación que tenemos y la situación por la que atravesamos, quiero creer que lo que están haciendo es defender sus fuentes laborales porque hoy la ven amenazada. Si los costos tienen el impacto que calculamos, entre 5.000 y 6.000 trabajadores van a quedar afuera de las empresas, hoy decimos no tenemos dinero para pagar salarios”, alertó al justificar el paro que ya perjudicó a 350.000 personas.

“Las negociaciones van a seguir. Somos los primeros en intentar descomprimir la situación, jamás vamos a abandonar la mesa de negociaciones”, sostuvo Verdaguer. y concluyó. “Les estamos cuidando el bolsillo, pero no podemos seguir aumentando porque cada vez la gente viaja menos, trabajamos con los sectores menos pudientes.

• Irresponsables

Fuentes de la cartera laboral informaron a ámbito.com que la reunión, que comenzó a las 10.40, fue presidida por el ministro Carlos Tomada, pero que pasado el mediodía quedó encabezada por el secretario de Transporte, Alejandro Ramos, y la viceministra de Trabajo, Noemí Rial.

Esta mañana, Tomada volvió a cuestionar el paro y consideró una “irresponsabilidad” por parte del gremio y los empresarios “plantear volver a los subsidios”.

“Plantear desde ambas partes volver a los subsidios es una irresponsabilidad”, señaló el titular de la cartera laboral en diálogo con CN23, al tiempo que afirmó que desde el gobierno “seguimos apostando al diálogo” para destrabar el conflicto que comenzó el pasado jueves.

En tanto, en declaraciones a radio Vorterix, Tomada dijo que el conflicto “dejó de ser un reclamo de la negociación colectiva a raíz de un aumento salarial para convertirse en una clara presión para que la actividad volviera a los sistemas de subsidios generalizados que es un tema que está finalizado”.

Para el ministro, la situación generada con el paro es “intolerable” y advirtió que si el paro no se levanta durante la jornada de hoy “tendremos que actuar muy duramente, tomando medidas extremas que hasta ahora hemos evitado”.

Entre esas medidas, mencionó “desde sanciones económicas hasta pedirle a la justicia que termine o suspenda la personería gremial del sindicato y en el caso de las empresas, cancelar la concesión”.

El titular de la cartera laboral señaló además que “el daño producido es de un nivel de irresponsabilidad que es inaceptable” y dijo que tanto el gremio como las empresas “tendrán que hacerse cargo de resolver los problemas pendientes de esta medida absolutamente intolerable”.

“Es una vergüenza haber tenido de rehenes a cientos de miles de ciudadanos por un conflicto que no tiene nada que ver con la negociación colectiva”, añadió.

• Complicidad

Ayer, el Gobierno denunció que existe “complicidad” entre sindicalistas de la UTA y empresarios para mantener la protesta. “No quiero pensar que hay complicidad entre empresarios y algunos dirigentes sindicales para volver al sistema de subsidios”, expresó el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, quien remarcó que “no se entiende que siga el paro de la UTA si el Ministerio de Trabajo y del Interior resolvieron ayer (por el sábado) un aumento salarial del 23%”.

Por su parte, la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) aplicó sanciones a 130 empresas que durante estos días no ofrecieron el servicio de transporte de larga distancia. El interventor de la CNRT, Ariel Franetovich, consideró que “esto ha dejado de ser un paro desde el mismo momento en que el viernes pasado, a última hora, se agotó la vía administrativa y desde el Ministerio de Trabajo se dispuso un 23 por ciento (de aumento salarial)”.

• Varados

Mientras tanto, cientos de personas permanecen en la terminal porteña de Retiro a la espera de una resolución del conflicto. En la estación, Fabián de 40 años, un pasajero que debía viajar a Comodoro Rivadavia el jueves a las 14.30 dijo a Télam que “vine a Miramar de vacaciones, pasaba por Buenos Aires y de acá volvía a mi casa. Hoy tendría que estar trabajando y sigo acá esperando”.

“Lo que más bronca me da es que acá nadie te explica nada, nadie te da una solución o una respuesta. Las ventanillas están cerradas, si llamas por teléfono no atienden, ya no se que hacer”, agregó el hombre.

Berno Romero, otro pasajero, de 35 años, señaló que compró su pasaje para viajar a Bolivia el jueves a las 13.30 con horario de salida a las 20.

“Le pregunte al chico de la boletería de la empresa Andesmar si a pesar del paro mi micro salía igual y me dijo que si, que no había problema. Luego, cuando volví a las cuatro de la tarde, me enteré que no salía y encima no había nadie para devolverme el dinero”, precisó el hombre.

“No tengo nadie con quien quedarme, no puedo pagar un hotel y apenas comemos gracias a la gente que nos ayuda o a los de la cafetería que nos dan algo caliente para tomar, pero es muy injusto todo esto que nos esta pasando”, aseguró.

Las boleterías de la Terminal de Ómnibus de Retiro continuaban cerradas y en algunas se veían carteles que informaban “Cerrado por medida gremial” o simplemente “Cerrado por paro de UTA”.

Pese a que el Gobierno dispuso un aumento del 23% desde el 1 de abril hasta fines de diciembre, los choferes de micros de larga distancia nucleados en la UTA mantienen la huelga ya que los empresarios sostienen que será de “imposible cumplimiento” la resolución firmada por las carteras de Trabajo e Interior.

(Ambito)

Comentá la nota