Sin transporte, el paro se sintió más en el sector público y escuelas

Sin transporte, el paro se sintió más en el sector público y escuelas
En cambio, en el sector privado la actividad fue importante, aunque con ausentismo por la falta de colectivos

Con fuerte incidencia del paro de tranporte urbano y de los choferes de media y larga distancia, se cumplió ayer en Córdoba y el país la huelga de 24 horas contra las políticas económicas del gobierno nacional impulsada por las CGT opositoras que lideran Hugo Moyano y Luis Barrionuevo.

En esta provincia, la actividad pública se vio muy resentida por la falta de colectivos, aunque a nivel privado trabajaron con relativa normalidad comercios, empresas e industrias, aunque con ausentismo por el paro de UTA.

Por la mañana se vio movimiento relativamente importante en la ciudad de Córdoba, pero la tarde mermó la actividad comercial y también la circulación de vehículos. En cuanto a los taxis y remises, solo salieron a trabajar los dueños y titulares de taxímetros, pero no los choferes, por lo que el servicio se vio disminuido.

Si bien el Sindicato de Empleados Públicos (SEP) y la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (Uepc) no adhirieron al paro, el sector público funcionó a media máquina por falta de medios para llegar a los lugares de trabajo. En las escuelas, en Capital prácticamente no hubo clases, pero en el interior la actividad fue normal. Para el titular del gremio docente, Juan Monserrat, hubo una situación «dispar» (ver aparte).

Un dato llamativo fue la protesta del Sindicato de Gastronómicos (que a nivel nacional conduce Barrionuevo), que afectó en horas de la mañana la actividad de algunos moteles por horas, cuyos ingresos fueron bloqueados. La situación se observó camino al Aeropuerto Córdoba y sobre la avenida La Voz del Interior, donde un piquete frente a esos hoteles por hora impidió el acceso durante unos momentos. También hubo conato de incidentes en el Mercado de Abasto, por bloqueo de Camioneros. Por lo demás, reinó la calma en la ciudad.

Los bancos públicos y privados trabajaron con normalidad, como también lo hicieron los trabajadores de la municipalidad de Córdoba, aunque con ausentismo.

La izquierda cortó el Puente Centenario

Organizaciones de izquierda cortaron ayer el Puente Centenario en apoyo al paro de las CGT de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, y reclamaron por la absolución de los trabajadores petroleros de Las Heras condenados a cadena perpetua. Entre las organizaciones que participaron estuvieron Centro de estudiantes de Filosofía y Humanidades, el Frente de Izquierda, numerosas agrupaciones sindicales y estudiantiles, como la lista Marrón de ATE, la lista Fucsia de la Uepc, la agrupación Docentes D-Base, las agrupaciones estudiantiles Movimiento Enrique Barros, Tesis XI, Sudestada, La Grulla, etcétera.

Sin referencias gremiales en Córdoba

El paro fue organizado por las centrales obreras opositoras de Moyano y Barrionuevo, y por el sector anti K de la CTA, pero en Córdoba no hubo una adhesión generalizada ni de la CGT Regional, que lidera el delasotista José Pihen, ni de la CGT Nacional y Popular, cuya conducción recae en el kirchnerista Mauricio Saillén (Recolectores de Residuos) y el moyanista Gabriel Suárez (Luz y Fuerza). En un plenario conjunto, las CGT provinciales habían resuelto dejar en “libertad de acción” a las organizaciones sindicales que las integran.

De hecho, Luz y Fuerza fue uno de los gremios “fuertes” que adhirió a la medida de fuerza, pero sin movilizar ni producir comunicados gremiales durante la jornada. Asimismo, un alto dirigente lucifuercista admitió que fue un paro “matero”, como se denominan a las medidas de fuerza sin movilizaciones y donde los trabajadores “se quedan a tomar mate” en sus hogares. Otro sector fuerte que se plegó fue Camioneros, pero Recolectores (Surbac) no adhirió. Sin referencias gremiales locales que hicieran una lectura o un balance de la jornada y con unas pocas movilizaciones de la mano de organizaciones de izquierda, las conclusiones de la jornada estuvieron a cargo de Moyano, Barrionuevo y Pablo Micheli (CTA), quienes dieron una conferencia conjunta en la sede de la CGT Azopardo, Buenos Aires

Comentá la nota