CGT: los transportistas se bajan de cumbre opositora

EL JEFE DE LOS COLECTIVEROS ADVIRTIÓ QUE NO IRÁ A LA CITA DE BARRIONUEVO POR ENTENDER QUE SERÁ DE CARÁCTER POLÍTICO

"Me buscan para un paro, pero en realidad quieren jugar a la política. No me voy a prestar". El líder del gremio de colectiveros (UTA), Roberto Fernández, descartó con esa frase su presencia en la cumbre sindical opositora de mañana en Mar del Plata, convocada por el gastronómico Luis Barrionuevo junto con Hugo Moyano. Fernández avisó que tampoco será de la partida el ferroviario Omar Maturano (maquinistas, La Fraternidad), lo que restará peso estratégico al encuentro. 

En ese contexto no se repetirá la foto de hace un año, cuando el mismo escenario, el hotel Presidente Perón de los gastronómicos (UTHGRA), congregó a Moyano con los principales dirigentes de la CGT opositora; a Barrionuevo, con los de su sello "Azul y Blanca", y a los dos referentes del transporte que reportan en lo formal a la central oficialista, que conduce Antonio Caló

La queja de Fernández por el carácter presuntamente político de la convocatoria de Barrionuevo explica sólo en parte su desaire. Semanas atrás la UTA cerró, gracias a subsidios del Gobierno, un acuerdo puente para dilatar el inicio de la paritaria salarial con las empresas de colectivos y de micros de larga distancia hasta marzo, a cambio de un pago no remunerativo de $ 5.000 fraccionado en tres cuotas. 

"La reunión va a ser política. Barrionuevo no pierde nada si llama a un paro. Si realmente quisiera la unidad del movimiento obrero, lo hubieran llamado a Caló. Hablé con Maturano y quedamos en que no vamos a participar", le confirmó a este diario el líder de la UTA. 

La cita, sin embargo, seguirá adelante. Moyano tiene resuelto participar en la cumbre, que comenzará a las 10 y que, según Barrionuevo, tendrá características de plenario mixto de las dos versiones opositoras de la CGT. Abel Frutos, jefe del gremio de los panaderos y mano derecha del camionero, dijo que los ejes centrales de la reunión serán la protesta del sector contra el Impuesto a las Ganancias y la necesidad de unificar la central obrera. 

Frutos, además, dijo estar sorprendido con los faltazos de Fernández y Maturano. "Hablé con los dos y dijeron que irían. El encuentro no va a ser político, sino gremial, más allá de que las soluciones que reclamamos tengan que venir de la política. Vamos a hablar de Ganancias, de inflación y de pobreza, y de la unidad del movimiento obrero", agregó. 

En lo que hay consenso mayoritario entre sindicalistas -excepto los más alineados con el Gobierno- es en anticipar las negociaciones con vistas a la fusión de la CGT. Barrionuevo, los gremialistas del transporte y los denominados "gordos" de los grandes gremios de servicios coincidieron en las últimas semanas en ponerse como plazo para las discusiones el mes de marzo, cuando debería resolverse un nuevo formato de conducción sin Moyano ni Caló como jefes formales. De esas conversaciones se mantiene todavía al margen el propio metalúrgico.

Comentá la nota