Tras 80 años, cerró el bar Trianon, un emblema de Boedo

Tras 80 años, cerró el bar Trianon, un emblema de Boedo

Bajó la persiana después de 80 años de presencia en el barrio de Boedo. Primero aparecieron los carteles de una supuesta reforma, pero el cierre es definitivo.

Los carteles de "cerrado por reformas" que parecieron hace días fueron sólo el comienzo. El icónico bar y confitería Trianon de Boedo cerró definitivamente sus puertas después de casi 80 años en funcionamiento.

El local de Avenida Boedo 845 no fue el primer lugar del Trianon sino que empezó en 1940 en la esquina de Boedo y Pasaje San Ignacio, donde hoy funciona el Café Margot. Ese detalle originó una polémica con respecto a su plato insignia: el sandwich de pavita. 

Pero hoy en día era un local tranquilo con sus correspondientes parroquianos. "Me pregunto qué van a hacer ahora los viejos que se sentaban en las mesas de la puerta a jugar a las cartas", expresó Andrés, un vecino de la zona, al sitio Clarín.

Los dueños del café Trianon, Gabino Torres y su mujer, María, idearon el bocadillo de pavita con zanahoria, cebolla y aceite acompañada con mayonesa, tomate y lechuga. Cuando se mudaron al local de Boedo 845 se llevaron su creación con ellos pero le compartieron la receta a su proveedor de hielo, Julio Durán.

Durán abrió su propio bar en la esquina del Trianon, el Café Margot, y el sanswich de pavita pasó a ser parte del menú aunque el clásico gastronómico "fue creado por Gabino y su esposa, María", según Leandro, otro vecino, quien aclaró que "todos en el barrio lo saben".

Coment� la nota