Tras la denuncia de la Presidente, Moyano y Barrionuevo evitaron anunciar más medidas de fuerza

Tras la denuncia de la Presidente, Moyano y Barrionuevo evitaron anunciar más medidas de fuerza

Los líderes de las CGT opositoras compartieron un almuerzo luego de que Cristina Kirchner sugiriera que preparaban un estallido social. Analizarán su plan de lucha con las delegaciones regionales

En el encuentro, que se realizó en la sede porteña del gremio de Camioneros, se definió que el 25 de septiembre se realizará un plenario de secretarios generales y, el 7 de octubre, habrá un encuentro de delegaciones regionales.

Las versiones de una nueva jornada de huelga no eran infundadas. Los propios gremialistas hicieron saber que de no haber respuestas a sus reclamos -la suba del mínimo no imponible encabeza la extensa lista que enarbolan- podría repetirse la protesta en septiembre, y hasta extenderse durante 48 horas. La posibilidad parece haberse diluido con las palabras de Barrionuevo sobre un eventual estallido, que despertaron críticas en el oficialismo y la oposición.

Ambos dirigentes gremiales fueron sindicados el sábado por la presidente Cristina Kirchner como supuestos responsables de la conflictividad sobre la que alertó para los días en que estará fuera del país a fines de mes -tiene previsto viajar a El Vaticano y a los EEUU para la Asamblea General de la ONU.

Si bien en un principio el jefe de los camioneros ansiaba acompañar a su ladero y activar una movilización a la Plaza de Mayo, ahora la situación cambió porque tiene miedo de que entre la multitud se engendre el caos y quedar así como uno de los responsables de la violencia. Sospecha que el propio Gobierno, mediante infiltrados, pueda avivar cualquier foco de conflicto.

Comentá la nota