Tras las denuncias por corrupción, la líder de un sindicato docente en Salta fue abandonada por sus pares y acusada de amenazas

Tras las denuncias por corrupción, la líder de un sindicato docente en Salta fue abandonada por sus pares y acusada de amenazas

Denuncias por corrupción, robo y amenazas enfrentan a la secretaria general de los maestros, Patricia Argañaraz, con la directiva del sindicato. El rol de Baradel y CTERA

Todo parecía, al principio, una historia más de Caín y Abel en la que un hermano denunciaba a su hermana sindicalista por desfalco y robo en el gremio de los docentes salteños. Sin embargo, la situación escaló y escaló hasta convertirse en uno de los escándalos más resonantes en Salta  en la que arde la interna en la dirección del gremiomás numeroso de la provincia del norte argentino, se realizan denuncias penales por amenazas y las acusaciones cruzadas se convierten en el telón de fondo de la entidad que debería defender los derechos de los maestros.

A mediados de diciembre, Infobae publicó la primicia de la denuncia de Raúl Argañarazcontra su hermana Patricia Argañaraz, secretaria general de la Asociación Docente Provincial (ADP), por el desfalco de fondos sindicales por más de $ 100 millones y la intención de vender terrenos sindicales para realizar un negocio inmobiliario privado. Argañaraz fue también acusada de cobrar los tres primeros sueldos de personas que ingresaban a la docencia pero que no cumplían con los requisitos ni títulos para ejercer la enseñanza. La crisis se hizo visible al punto que CTERA convocó a Buenos Aires a la directiva de la ADP salteña para interiorizarse sobre la situación. Entonces, todo se agravó.

 Play

Un audio realizado por el vocal de la ADP David Romero se distribuyó entre la docencia de la provincia: "Les quiero comentar el momento de preocupación y miedo que estamos pasando mi familia y yo a causa de las amenazas que virtió la secretaria general, señora Patricia Argañaraz en mi contra. El pasado 22 de enero tuvimos una reunión en Buenos Aires con parte de la junta ejecutiva de CTERA y la directiva en pleno de la ADP. El eje de la reunión fue la denuncia del propio hermano de Patricia Argañaraz por malversación de fondos y robo de dinero. En medio de la reunión, la señora Argarañaz denunció a la señora Marita Cerezo por corrupta, por dejarse influenciar por miembros de la anterior comisión. Yo le dije que ella estaba haciendo lo mismo al pretender que se cedan los terrenos de Cerrillos, que pertenecen a todos los docentes, para llevar a cabo su emprendimiento personal, el fideicomiso Virgen de Urkupiña. Le expresé que todos los miembros compartían la decisión de no ceder los terrenos. Al día siguiente, recibí un audio de Argañaraz. Yo ya efectué la denuncia correspondiente ante la fiscalía de mi localidad".

 Play

En el audio aludido por Romero se escucha la voz presunta de Patricia Argarañaz, que dice: "Tené cuidado, no sabés: David Romero endiablado en CTERA en Buenos Aires. Hay que irle buscando qué cagada se ha mandado para hacerlo 'aca', tranquilito y despacio".

"'Hacer aca' se usa en Salta como una imagen violenta, una amenaza –dice Romero a Infobae–. En la reunión con CTERA estaban varios miembros de la junta ejecutiva, incluso Roberto Baradel. Cuando yo le dije a Argañaraz que quería usufructuar los terrenos de los docentes para un negocio personal, ella dijo que no le preocupaba, que podía comprar otros terrenos".

Ana María "Marita" Cerezo es la tesorera del gremio y quien fue acusada en la reunión en CTERA por corrupción. Antes había sido la vicepresidente del polémico fideicomiso inmobiliario Virgen de Urkupiña, cuya presidente es Argañaraz, e incluso son vecinas. "Yo defendí a la institución", dijo a Infobae.

—Sin embargo, la secretaria general denuncia que usted es corrupta por su rol como tesorera del sindicato —aseguró este cronista.

—Yo soy tesorera electa de la ADP desde el 28 de diciembre de 2017. Como tesorera debía verificar los balances de junio de 2017 a junio de 2018, pero nunca me los presentaron, jamás vi los balances. Los contadores quedaron en que me iban a dar unos certificados del colegio de contadores, pero nunca me los dieron.

—El hermano de Patricia Argañaraz la señala como una de las acusadas por un desfalcosuperior a los $ 100 millones del sindicato.

—No es así, yo no desfalqué al gremio. La secretaria general sostiene que los corruptos somos su hermano y yo, me lo gritó en la cara, pero no es verdad. Ahora que en la comisión directiva estamos unidos me siento contenida para dar a conocer las amenazas que recibí, cómo no se me pasaba información, cómo los contadores me pasaban por encima.

—Usted es vicepresidente del fideicomiso Virgen de Urkupiña que provocó polémica porque se querían usar terrenos del sindicato para un negocio personal.

—Al fideicomiso renuncié a mediados de 2018. Tampoco vi los balances, no me lo permitían. No soy responsable.

Parte de la denuncia presentada por Romero

No piensa así Carmen Venencia, dirigente de la opositora Tribuna Docente: "Denunciamos a toda la directiva en su conjunto y demandamos que se llame a una asamblea general para conformar una comisión normalizadora que convoque a elecciones y que la asamblea elija delegados para la paritaria salarial con el Gobierno, además de que se realice una auditoria independiente sobre el patrimonio del sindicato y sus balances".

Roberto Baradel, secretario general de SUTEBA (docentes de Buenos Aires) y miembro del comité ejecutivo de CTERA (el ente sindical nacional docente), que también integra Argañaraz, dijo a Infobae: "Conocemos la situación e incluso nos hemos reunido con la comisión directiva de ADP. En este tiempo hemos recabado información y este miércoles el ejecutivo de CTERA se reunirá y analizará el curso a seguir".

"Ratifico todo lo que denuncié anteriormente —dijo Raúl Argañaraz, hermano de la secretaria general—. Del fideicomiso inmobiliario Urkupiña hay extracciones que no tienen justificación por $ 6,5 millones y en los últimos cuatro años los balances del sindicato indican que el faltante de los fondos de la institución alcanzan los cien millones de pesos".

El lunes 4 de febrero los miembros de la comisión directiva de ADP debían volver a sus funciones sindicales, sin embargo, se encontraron con que el edificio gremial se encontraba cerrado y ellos imposibilitados de ingresar. Labraron un acta en la que determinan que todo movimiento de fondos debe ser refrendado por la tesorera Cerezo y la comisión directiva y explican que el fideicomiso inmobiliario Urkupiña es un negocio personal de Argarañaz, ajeno al sindicato.

Las cosas están que arden en el gremio docente salteño. Infobae intentó comunicarse varias veces con la cuestionada Patricia Argañaraz, quien no atendió los llamados ni contestó los mensajes electrónicos. El silencio parece ser una táctica a contramano de la corriente entre los maestros salteños, quienes usan con toda potencia su derecho a hablar.

Coment� la nota