Tras la devaluación, los gremios piden paritarias cada tres meses

Tras la devaluación, los gremios piden paritarias cada tres meses
ATE, Ampros y judiciales consideran que en la situación actual los salarios no se pueden cerrar por un año. Desde el Gobierno prefieren esperar.

Luego de los anuncios realizados respecto del dólar y la incertidumbre sobre el efecto que tendrá en los precios, los gremios locales se preparan para una paritaria que, de acuerdo con su visión, se verá “muy influenciada” por la devaluación de la moneda argentina.

Representantes de los gremios coincidieron en que los anuncios, “sin duda”, van a afectar un proceso que aún no comienza. En primera instancia cambiarían los porcentajes que pedirían en las negociaciones y, además, solicitarán sentarse a negociar más de una vez en el año, idealmente, cada tres meses.

Isabel del Pópolo, titular de la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros), dijo: “Los hechos acontecidos van a afectar una negociación que ya se veía ardua. Si se esperaba que la inflación para el año entrante fuera de 30 o 35%, creo que esto no va a serasí. Todavía no me puedo reunir con la gente del equipo económico pero, evidentemente, va a afectar el piso que vamos a tener que exigir”.

A diferencia de la paritaria anterior, Del Pópolo considera que, por la situación económica y los cambios que se van sucediendo, es necesario reunirse más de una vez al año para discutir sueldos. “Si la cosa no sigue bien, cada tres meses tendremos que reunirnos, y más si se pretende un aumento escalonado”, sentenció. Y agregó: “Esto ha sido algo muy sorpresivo para todos y todavía no hemos tenido una realidad donde, inclusive, han cerrado supermercados. No sabemos cómo van a venir las prepagas, las obras sociales, los aumentos que se van a dar en los servicios, y todo eso hace la canasta”. En Ampros esperan que la primera semana de febrero, en una reunión en Rosario, se fije el piso que tendrá el gremio de los profesionales a nivel nacional para las paritarias.

En la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) la visión es similar y ven con preocupación los efectos que puedes tener en la paritaria la suba del dólar y su consecuencia en los precios. La secretaria general, Raquel Blas, dijo: “El anuncio va a afectar en todo porque va a cambiar el costo de vida de los trabajadores”.

Antes de esta semana estaban considerando un salario inicial en torno a los 8.500 pesos, que era el valor de la canasta familiar a noviembre del 2013. “Con lo sucedido, hay que ver, la semana que viene, cómo se va a acomodar todo, pero, evidentemente, estamos hablando de que esto (los 8.500) ya es historia y hay que ver cómo impacta para readecuar las expectativas”, dijo Blas.

A la hora de los cálculos, en ATE pensaban, entre otros aspectos, en recuperar el 20% que habían perdido en la última negociación salarial y consideraban una inflación de enero que iba a rondar los 6 puntos, pero, con el nuevo panorama, cambia la visión de la paritaria.

Uno de los aspectos importantes a estudiar será el plazo. “Va a haber que pensar en una paritaria cuatrimestral o, a lo sumo y como mucho, semestral, pero estamos hablando de porcentajes muy altos para recomponer el salario al nivel que tenía nada más. Esta devaluación, fundamentalmente, va a destruir el poder adquisitivo de los asalariados”, recalcó la secretaria general de ATE.

El mensaje de la dirigente gremial es claro: “El Gobierno provincial debe tener claro que en la paritaria tiene que sentarse con una propuesta que considere el valor real de la canasta familiar, de lo que ya perdimos el año pasado y, además, la previsión inflacionaria de este año, que es cada vez más alta”.

JUDICIALES. Por el lado de los trabajadores del Poder Judicial, la situación no se ve muy diferente. Carlos Ordóñez, titular del gremio, manifestó: “Toda devaluación seguida de inflación no es más que un terrible ajuste sobre la espalda de los trabajadores”. Dijo, además: “El ajuste tiene que caer sobre los ganadores de este modelo, que no han sido, precisamente, los trabajadores. En el caso concreto de las paritarias judiciales, el primer objetivo es que se cumpla el acuerdo incumplido el año pasado. En segundo lugar, que se recompongan sueldos en función de la inflación y un sistema de recomposición de la pirámide de escala salarial”.

El plazo de las paritarias también es un factor fundamental. “Habrá que negociar lo más rápido posible la recomposición de los salarios y dejar abiertas las paritarias para que, en forma trimestral, se vuelva a discutir de acuerdo con la inflación”, señaló el secretario general de los judiciales.

De mantenerse el nivel de inflación actual, los gremios no están dispuestos a cerrar por un año, por lo que la negociación se complica, incluso, sin haberse sentado aún a la mesa. Prefieren no hablar de porcentajes a la espera de lo que suceda con la economía, pero si hasta hace algunas semanas se estimaba que la petición en paritarias rondaría el 40%, lo más probable es que los nuevos cálculos superen esa cifra.

LO QUE PIENSA EL GOBIERNO. Mauricio Guzmán, jefe de gabinete del Ministerio de Gobierno, dijo que van a esperar que se conozcan todos los anuncios y, en función de eso, –sindicatos y Gobierno– van a plantear las reglas de la negociación paritaria.

“Lo primero que hay que ver es si este incremento en el precio del dólar y la flexibilización a la compra tienen repercusión en los precios, y, en función de eso, van a ser las reglas del juego. Nosotros apostamos a que esto le va a otorgar estabilidad y previsibilidad a la economía a mediano y largo plazo. Eso va a servir como herramienta de contención al momento de discutir la pauta salarial del 2014”, indicó Guzmán.

Y agregó: “Esperamos ver cómo se traslada, o no, y esperamos que no a los precios cotidianos esta modificación en el valor del dólar”. Según el Gobierno provincial, no debería trasladarse, porque la mayoría de los productos son de fabricación nacional y no tendría que afectarlos un cambio en la moneda extranjera.

Comentá la nota