Tras el levantamiento, comenzó a normalizarse la situación en Mendoza

En las últimas horas de ayer, desde la Destilería de Luján de Cuyo se incrementó el despacho de combustibles en un 33%. Se estima que al mediodía quedarían reestablecidas totalmente las frecuencias de los colectivos.
Desde el gobierno provincial y desde las cámaras empresarias de Autam (transporte de pasajeros) y Aprocam (camioneros) consideraron que este mediodía debe quedar normalizada la mayor parte de la actividad de ómnibus y camiones en Mendoza, seriamente afectada por la falta de abastecimiento provocada por el paro nacional del Sindicato de Camioneros.

Ayer hacia las 17 de ayer comenzaron a salir los primeros camiones cisterna cargados con gas oil y naftas desde la Refinería Luján de Cuyo. En AMENA (estaciones de servicio) se coincidió en que este mediodía deberían volver a la normalidad las bombas de naftas mendocinas.

El abastecimiento continuó durante toda la noche y descongestionó la playa de estacionamiento ubicada frente a la Refinería, que permaneció ocupada durante todo el miércoles por veintidós vehículos pesados. Desde la terminal de despacho Luján de Cuyo de YPF se confirmó que "entre las 17 y las 24 (de ayer), incrementamos un 33% el volumen de despacho con un plan de contingencias".

El abastecimiento comenzó a solucionar la situación de las 330 empresas que realizan el transporte de cargas, tanto provincial, interprovincial como internacional, con sedes o filiales en Mendoza. Y llevó respuesta a las 15 empresas de transporte de pasajeros que ayer -por disposición oficial- redujeron un 30% sus servicios (salvo en las "horas pico" 7 a 8, 12,30 a 13,30 y 17,30 a 19).

Por falta de gas oil, ayer las empresas Mitre y Cata estuvieron a punto de paralizar sus servicios en el Valle de Uco.

Mientras en San Martín Disetur y Nueva Generación bajaron sus prestaciones un 30 y un 20% respectivamente.También sufrieron las carencias, el transporte Uspallata (en toda la provincia); Viento Sur (Malargüe), La Unión (General Alvear) y -entre otros- los autotransportes El Cacique, Grupo 10 y Roca en el Gran Mendoza.

El relevamiento de última hora de ayer de Autam, indica que las únicas que pueden presentar algún tipo de inconveniente hoy son el "Grupo 10 a Maipú y las empresas Mitre y Cata en el Valle de Uco", confirmó el gerente Oscar Rázquin.

Antes del levantamiento del paro, el secretario de Transporte, Diego Martínez Palau, anunciaba que viajaba a Buenos Aires para mantener una reunión a la Secretaría de Transporte de la Nación.

En las últimas horas comenzó a normalizarse la actividad en las estaciones de servicio de la provincia, 60% de las cuales permanecía con las "mangueras cruzadas" hasta ayer a las 18, cuatro horas después del levantamiento.

"Lo bueno para la provincia de Mendoza es que al estar cerca de la Destilería es posible una pronta reposición", destacó Domingo Franchetti de Amena.

Los hechos

El movimiento retornó luego de que el Sindicato de Camioneros decidiera levantar el paro (que inicialmente finalizaba este mediodía) tras arribarse a un acuerdo con el sector empresario de aumento salarial del 25,5%, luego del cruce de denuncias judiciales entre el Gobierno nacional y el gremio y tras la aplicación de una multa al Sindicato por 4 millones de pesos. El secretario general nacional del gremio, Hugo Moyano, confirmó que el miércoles que viene habrá un nuevo paro con movilización a la Plaza de Mayo, en reclamo de la desaparición de los descuentos por impuesto a las Ganancias.

El gobierno provincial siguió detalladamente la evolución del problema y su repercusión en la provincia. El tema estuvo presente ayer por la tarde en el encuentro que mantuvieron el gobernador Francisco Pérez y el vice Carlos Ciurca. En todo momento se consideró prioritario el abastecimiento de combustible para las ambulancias y patrulleros y se incluyó a los 30 transportes dispuestos para la cumbre del Mercosur que -la semana entrante- reunirá en Mendoza a presidentes latinoamericanos.

Por la mañana, en la Casa de Gobierno se confirmó que el Estado provincial maneja "una reserva de combustibles para poco más de 48 horas", algo así como "6 mil litros de gas oil y 2 mil quinientos litros de nafta".

El quiebre definitivo en la relación entre la presidenta Cristina Fernández y el secretario general de la CGT, Hugo Moyano tuvo su capítulo mendocino con un alejamiento similar entre Pérez y el titular de la central obrera mendocina, Rodolfo Calcagni. Y dejó en situación incómoda al secretario de Trabajo, Ariel Pringles, dada su doble condición de funcionario y dirigente de Judiciales Federales, un gremio que comparte espacio con el camionero.

Calcagni, dijo que "hasta las últimas consecuencias estoy con el compañero Moyano y no tengo vuelta atrás". Al tiempo que reclamó que Pringles "siga poniendo el pecho a favor de los trabajadores". En tanto el propio Pringles manifestó que "no hay razones" para un eventual alejamiento del gobierno, porque el Gobernador "nunca me ha pedido tomar una medida contra los trabajadores".

El paro de los camioneros modificó alianzas mendocinas. La CGT que apoyaba al Gobierno comenzó a tomar distancia, al tiempo que la CTA (línea Michelli) inició un acercamiento. Raquel Blas (ATE) manifestó su solidaridad con los camioneros, lo que fue públicamente agradecido por el secretario del gremio, Rubén Zárate.

Comentá la nota