Tras la muerte de un obrero de la construcción, advierten que “nadie puede hacerse el distraído”

Luego de los accidentes que tuvieron lugar en los últimos días en distintas obras que se construyen en la ciudad -en uno, un operario de 68 años perdió la vida al caer al vacío desde un octavo piso-, el delegado local del Ministerio de Trabajo, José San Martín, sostuvo que de la seguridad de los obreros no son sólo responsables los ingenieros que dirigen los trabajos y la UOCRA, sino también en los funcionarios municipales que deben controlar a los encargados de las edificaciones. “Acá nadie debe hacerse el distraído”, sostuvo.
En declaraciones a Radio Nativa, “Pepe” San Martín, lamentó la muerte de un trabajador en una obra perteneciente al Colegio de Martilleros local, pero consideró que “acá nadie debe hacerse el distraído, ni los funcionarios ni nadie”.

“Nadie quiere el deceso de un trabajador: ni la UOCRA que está para cuidar a los trabajadores, ni nosotros que hacemos las inspecciones, pero acá la responsabilidad es del Ingeniero de Seguridad e Higiene de la obra porque son contratados para resguardar las medidas de seguridad”, aseveró.

En ese sentido, admitió que “más allá de que estén en blanco o en negro -uno descarta que los obreros están registrados-, el problema más grave es el de la seguridad”, y puntualizó: “Uno observa que hay más trabajo pero también que hay mucha precariedad en todas las obras”.

A su vez, San Martín manifestó que “desde la municipalidad también deberían hacerse controles para que los responsables de las obras estén encima de estos temas”, al tiempo que señaló que “debe haber responsabilidades compartidas (porque) al trabajador también hay que hacerle entender que tiene que tener puesto el arnés, el casco, las botas, porque es cierto de que si tenemos la suerte de que algún empresario le da todo eso, algunos no quieren usarlo”. “Otros, directamente nos les dan nada. Esto también es responsabilidad del empresario porque está ganando plata y le puede dar más seguridad a los trabajadores, pero para eso hay que controlarlos”, remarcó.

Por último, el representante de la cartera de trabajo en la ciudad convino en que, si bien “no tenemos la cantidad necesaria de personal para realizar los controles, a veces vamos a hacer inspecciones, detectamos lo que está mal pero cuando nos vamos, todo sigue igual”. “La responsabilidad ahí, entonces, es de la gente de la obra”, concluyó.

Comentá la nota