Tras el paro bancario, la Nación multó a la Caja por no acatar una conciliación

Tras el paro bancario, la Nación multó a la Caja por no acatar una conciliación
El ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, ordenó la sanción contra la entidad crediticia provincial "por no respetar la conciliación obligatoria" en el marco del onflicto por el despido de 36 trabajadores. "Este capricho de Cortalezzi le causará un grave daño económico a la institución", afirmó el bancario Eduardo Bourlé.
Tras el paro bancario concretado el último viernes, que tuvo un alto grado de acatamiento en todo el país, el Gobierno nacional dispuso una multa contra la Caja Popular de Ahorros de Tucumán (CPA) "por no respetar la conciliación obligatoria" en el marco del conflicto por el despido de 36 trabajadores.

La cartera laboral nacional informó que "el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, dio instrucciones para que se apliquen multas" a la entidad crediticia estatal por "no respetar la conciliación obligatoria dictada oportunamente" por el organismo.

En ese sentido, se precisó que la decisión del interventor de la CPA, Armando "Cacho" Cortalezzi, de eludir la medida dictada por el Ministerio de Trabajo "impide que se mantenga la mesa de negociación como marco necesario para la resolución del conflicto" con la Asociación Bancaria (AB).

La sanción decidida contra la CPA por parte del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner es un llamado de atención mayúsculo para la administración de José Alperovich, que se mantuvo firme en su postura y se negó a reincorporar a los 36 empleados cesanteados, desoyendo una resolución emitida por la cartera laboral.

En repudio a la actitud del Gobierno tucumano, el viernes se concretó un paro que dejó sin atención bancaria hasta este martes a millones de argentinos, teniendo en cuenta que ayer fue feriado. Mientras que en Tucumán la huelga del viernes fue por 24 horas, en el resto del país tuvo lugar durante las tres últimas horas laborales.

El secretario de Prensa de la AB, Eduardo Berrozpe, advirtió el viernes que, si no se retrotraen los despidos, el próximo viernes 23 de agosto "habrá una movilización nacional al Congreso en repudio a esta actitud antidemocrática y antediluviana” de parte del gobernador José Alperovich, quien desde el fin de semana está de vacaciones en Israel.

Un capricho millonario

El titular de la AB en Tucumán, Eduardo Bourlé, admitió en diálogo con EL SIGLO que "no está definido aún el monto de la multa a la CPA, pero seguramente será elevada. De todas maneras, lo importante es que acá quedó demostrado que el Ministerio de Trabajo de la Nación sancionó a la CPA y al Gobierno provincial por incumplir con la conciliación obligatoria y por desobedecer la orden de reincorporar a los 36 trabajadores que fueron despedidos por razones políticas", sentenció.

El dirigente sostuvo que "este capricho de Cortalezzi, de desobedecer lo que dispone la Nación, le causará un grave daño económico a la CPA, que deberá pagar esta multa, en un conflicto que dejará juicios millonarios por despidos que terminarán pagando todos los tucumanos, y no este señor".

Bourlé recordó a nuestro diario que "Cortalezzi no fue nunca a las audiencias en el Ministerio de Trabajo y solamente les pagó jugosos viáticos y movilidad a los abogados de la CPA para que viajen a Buenos Aires a presentar notas y escritos para sostener su falacia de que no hubo despidos, sino que se decidió no renovar los contratos a estos 36 compañeros". Según el bancario, "esta es otra contradicción de Cortalezzi, quien en su ignorancia dice que fueron desvinculaciones contractuales de personas contratadas para cumplir funciones específicas, sin aclarar que son empleados que trabajan desde hace 10 años en la CPA y que en la mayoría de los casos empezaron como niños cantores".

En su embestida contra el interventor de la entidad crediticia provincial, Bourlé señaló que "el intendente Domingo Amaya tiene razón en reclamarle a Cortalezzi que trabaje en lugar de pelearse en la calle, porque eso y mentir son las únicas dos cosas que sabe hacer". En el mismo tono, el referente local de la AB apuntó que "Cortalezzi mintió al decir que en la CPA el día del paro se trabajó con normalidad, cuando en las planillas figura la ausencia de 380 personas, de las cuales 128 fueron sin aviso, lo que demuestra la adhesión a la protesta, a pesar de las amenazas y presiones que recibieron para no plegarse por parte de este personaje. A pesar de meter miedo para romper el paro, el viernes no hubo ninguna actividad en la Caja, salvo la de Cortalezzi, que junto a algunos de sus laderos se dedicó a ir oficina por oficina a ver quiénes habían faltado para después vengarse, como en la dictadura", remató.

A continuación, Bourlé opinó que "el hecho de que se haya concretado un paro en todo el país con un altísimo grado de acatamiento y que la protesta haya sido respetada por las patronales aún de las privadas, y que el único lugar donde hubo presiones para obligar a concurrir a los trabajadores haya sido en la CPA, demuestra el grado de autoritarismo de esta gestión".

Preocupación

El secretario general de la AB admitió que en el gremio ven con preocupación "el despido de estos 36 trabajadores, lo que es un precedente nefasto, teniendo en cuenta que la CPA tiene al menos 300 empleados contratados que ahora están a la merced de este señor Cortalezzi, que no dudará en echarlos si es que participan de algún tipo de actividad del gremio o por el solo hecho de pensar diferente". Sobre el mismo tema, aseguró que "todos los despedidos a los que 'se les vencieron contratos', según Cortalezzi, son compañeros que se plantaron frente a las amenazas, los aprietas y las persecuciones, y por eso fueron despedidos políticamente".

Bourlé dijo que esta semana el sindicato "profundizará las medidas de fuerza para que estos 36 trabajadores sean reincorporados en sus funciones, debido a que fueron despedidos sin justa causa, por el solo hecho de oponerse al robo de 200 millones de pesos de la CPA por parte del Gobierno, que cambió por papeles pintados el fondo de garantía de la institución".

En concreto, adelantó que "está prevista una marcha al Congreso de la Nación para el próximo viernes y en el medio podrían realizarse paros sorpresivos, escraches, movilizaciones y cualquier otro tipo de medidas que disponga el Secretariado Nacional de la AB, en el marco de este conflicto que ya tiene alcance nacional y que cuenta con el respaldo del ministerio de Trabajo de la Nación".

En este sentido, Bourlé aseguró que "al haberse dado por concluida la conciliación obligatoria, el gremio quedó habilitado para adoptar cualquier tipo de medida de acción directa para lograr la reincorporación de los trabajadores despedidos".

Comentá la nota