Tras la promesa de más controles, los choferes de La Mixta levantaron el paro

Tras la promesa de más controles, los choferes de La Mixta levantaron el paro

La huelga de colectiveros de nueve líneas, que había comenzado el sábado, se desactivó frente al compromiso oficial de reforzar la seguridad. Desde las 16, el servicio se normalizó.

Los colectiveros de nueve líneas de la empresa La Mixta levantaron al filo de la tarde de ayer el paro que regía desde el sábado pasado. La medida de fuerza fue consecuencia de un ataque contra un chofer de la línea 112, que resultó baleado en una pierna. De un encuentro clave realizado en la sede de Gobernación, los choferes se llevaron la promesa de las autoridades del Ministerio de Seguridad santafesino de reforzar los controles a bordo de las unidades. Particularmente, en el corredor de Junín entre Formosa y Provincias Unidas.

Desde las 16, las nueve líneas de colectivos en conflicto retomaron los recorridos que habían abandonado desde la tarde del sábado en repudio al ataque al chofer José Luis Pisarro, de 61 años.

La agresión fue perpetrada por cuatro jóvenes a la altura de Junín al 5600, en barrio Ludueña. Al parecer, uno de los delincuentes extrajo un arma de fuego y disparó contra el colectivero, hiriéndolo en el muslo derecho.

Aparte de la 112 (banderas roja y negra), normalizaron su servicio la 115, 126 (roja y negra), 127, 131, 132, 138, 139 y 140.

La huelga se había extendido unas 36 horas y logró desactivarse luego de una reunión convocada ayer al mediodía en la sede de Gobernación. Del cónclave participaron el secretario de Seguridad Pública santafesino, Matías Drivet; la secretaria de Servicios Públicos municipal, Clara García; el secretario adjunto de Unión Tranviarios Automotor (UTA) Rosario, Sergio Copello, delegados de La Mixta y representantes de la policía provincial y Gendarmería.

Pasadas las 13, y luego de más de una hora de deliberaciones, Drivet salió a anunciar un refuerzo en los operativos diseñados para el transporte urbano de pasajeros.

"A partir de ahora, se intensificarán los controles a los fines de prevenir la ocurrencia de esos hechos, pero también requerimos la colaboración de los ciudadanos en establecer los culpables de los mismos", indicó Drivet.

Los problemas en un sector del recorrido de la 112 son, para los funcionarios de Seguridad, el resultado de un corrimiento de las modalidades delictivas de lugares donde vienen realizándose operativos.

"Los policías van a subir a las unidades, tal y como lo venían haciendo en los distintos controles que se llevan adelante en la ciudad. También incrementaremos los controles junto a Gendarmería y Prefectura con chequeos esporádicos en lugares fijos y móviles del transporte urbano de pasajeros. Irán subiendo policías y efectivos federales para llevar un control por planilla", ahondó Drivet.

Por su parte, Copello consideró tras el encuentro que existe en el gremio una expectativa "positiva y, en ese marco, se retomó el servicio".

El número dos de la UTA Rosario recordó que desde hace tiempo se monitorea el plan de seguridad en las unidades junto a la provincia, con encuentros pautados cada 15 días.

Entre los conductores es vox populi lo que a diario se vive a bordo de un ómnibus en los barrios rosarinos.

"Constantemente se vive de todo. Desde quienes no pagan el boleto, que sería lo de menos, a robos y violencia. Los fines de semana, de día y de noche", enumeró un referente gremial.

Una advertencia. La dirigencia de la UTA se retiró de la mesa de negociación con aparente satisfacción, aunque con cautela. "Evaluaremos si, frente a otro nuevo hecho de inseguridad, volvemos al paro", advirtió Copello.

"Que vuelvan o no a ocurrir esos hechos depende de circunstancias que no se pueden manejar. Justamente, ocurren a pesar de la prevención que se realiza", justificó Drivet.

Luego ejemplificó: "Con los taxis tenemos reuniones periódicas hace dos años, y tampoco se pudieron evitar al cien por ciento todas las circunstancias indeseables que hay en la sociedad. Menos en una ciudad de un millón de habitantes, como Rosario".

A su turno, García subrayó el aporte que la Intendencia hace en materia de seguridad. "Relevamos día a día hechos de inseguridad para actualizar y armar mapas de la zonas más complejas. El caso del corredor Junín estaba bajo análisis", completó.

Para avalar los operativos policiales y fundamentar las acciones que emanan de Seguridad Pública, Drivet soltó una frase para finalizar la improvisada conferencia de prensa: "Tenemos el desafío de que ocurra la menor cantidad de hechos posibles, con la menor violencia posible. Ahora, lo ideal es imposible de realizar".

La huelga dejó a miles de usuarios a pie durante el comienzo de una semana interrumpida por el feriado de mañana y el paro bancario de hoy.

Comentá la nota