Tras una reunión en el Ministerio, trabajadores levantaron los piquetes

El jueves al mediodía, representantes del sindicato de Luz y Fuerza local y de la Cooperativa Eléctrica de Zárate (CEZ) mantuvieron una reunión en el director provincial de Relaciones Laborales del ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, Héctor Montes de Oca. De la misma surgió un acta, firmada por ambas partes “luego de un extenso debate en el que las partes no lograron acercar sus posiciones”.
En el acta, Montes de Oca estableció tres puntos importantes. 1) Suspender preventivamente los efectos de los despidos por el plazo de la instancia de diálogo. 2) Exhortar a la empleadora a formular una propuesta respecto de la solicitud formulada por la entidad gremial sobre el pago de los haberes caídos desde la declaración del conflicto. 3) Exhortar a las partes a garantizar el fiel cumplimiento de las normas laborales y a la paz social en el marco de las relaciones laborales.

“De la misma manera, el funcionario actuante exhorta a las partes a abstenerse de adoptar medidas de acción directa que puedan alterar la presente instancia de negociación hasta la fijación de la próxima audiencia”, dice el acta.

A raíz de esto, tanto el sindicato de Luz y Fuerza local como representantes de la CEZ comunicaron que se les informará de este documento a las partes. Por un lado, el Sindicato de Luz y Fuerza ya lo trató en asamblea, y aceptó lo dictado por Montes de Oca. En tanto, la Cooperativa Eléctrica hará lo propio en una reunión extraordinaria del Consejo de Administración que, posiblemente, se lleve a cabo el próximo lunes.

El martes 14, ambas partes se vuelven a reunir en otra audiencia en La Plata con el objeto de llevar lo consultado.

En caso de aceptar también Cooperativa este principio de acuerdo, se avanzará en sucesivas audiencias para destrabar el conflicto.

Todo esto, en el marco de una “instancia de diálogo” dictada por el término de 60 día corridos.

Al cumplirse más de cien días de protesta, los trabajadores de Luz y Fuerza montaron el miércoles un piquete en la sede administrativa de la CEZ, ubicada en Bolívar y Andrade y en la sede operativa de Gallesio y Rivadavia.

Sin embargo, y a raíz de esta reunión, el sindicato decidió establecer una “tregua” hasta el martes y levantar dicha medida de fuerza.

El gremio reclama contra el despido de dos trabajadores, sucedido 48 horas después que se afiliaran a este sindicato, y denuncian una persecución de parte de la entidad eléctrica. Parte de esta persecución gremial llevó a la suspensión de entre treinta y cuarenta empleados y el trabajador Ricardo Rossi fue agredido brutalmente en el edificio de la calle Rivadavia.

Por otro lado, la policía local confirmó que ayer por la mañana se vivieron momentos “tensos” cuando un grupo identificado con la agrupación “Zárate de Pie”, intentó desalojar a los manifestantes en la puerta de la Cooperativa Eléctrica de Zárate. Al respecto, la policía comunicó que se “pudo controlar el hecho sin inconvenientes”.

Y ahora, ¿Quien limpia la calle?

Luego de la quema de cubiertas, restos del caucho quemado quedaron sobre el asfalto, junto a residuos y otros desechos luego del levantamiento del piquete. Hoy los vecinos de la cuadra de Bolívar y Andrade y de Gallesio y Rivadavia se preguntan quién limpiará la calle y las veredas. Ya molestos por el estallido de bombas durante la noche del jueves, hoy pretenden que el Ejecutivo municipal o la CEZ se hagan cargo de este conflicto ajeno a ellos pero que los mantuvo como “rehenes”; algunos no pudiendo ingresar con su auto a sus viviendas.

Comentá la nota