Tras la toma de una curtiembre los trabajadores lograron un plazo de gracia

Tras la toma de una curtiembre los trabajadores lograron un plazo de gracia
Unos 22 empleados de la fábrica se encerraron en las instalaciones pidiendo el traslado de las máquinas. Inclusive una familiar se encadenó a la puerta. Por la tarde y luego de la mediación del Ministro de Producción se levantó la medida judicial. La Policía se hizo presente en el lugar para llevar adelante el desalojo.

Ayer unos 22 empleados de una curtiembre ubicada sobre la calle J. R. Vidal 3802 del barrio Patono se atrincheraron en el edificio ante la llegada de la Policía para cumplir con una orden de desalojo que la Justicia dio lugar por el reclamo de los dueños de los terrenos. Los trabajadores contaron con el apoyo de una de las dueñas de la firma, quien se encerró en el lugar hasta que por la tarde y ante la intermediación del ministro de Producción de la Provincia, Jorge Vara, la Justicia ordenó suspender el desalojo por los próximos 25 días.

En dicho plazo los empleados podrán trabajar con la materia prima con la que cuentan y el Estado otorgará subsidios y capacitaciones para garantizar la reinserción laboral de los empleados. En el lugar algunos familiares de los trabajadores se encadenaron a la puerta de acceso, hubo cruces con la Policía e incluso se contó con la presencia del flamante intendente electo Fabián Ríos.

A lo largo de la jornada de ayer, los 22 trabajadores de la Curtiembre del Litoral tomaron las instalaciones luego de enterarse de una orden judicial de desalojo ante el reclamo por los terrenos de la firma La Brava SA. Los empleados manifestaron que defendían los puestos de trabajo y solicitaron que se frene el desalojo hasta que puedan terminar la producción o mudar las maquinarias a otro lugar con las condiciones adecuadas para llevar adelante la labor.

Con la presencia de la Policía se registraron algunos momentos tensos cuando algunos familiares se hicieron presentes en el lugar para apoyar el reclamo. Inclusive la esposa de uno de los trabajadores se encadenó para que no pudieran ingresar los agentes.

“Estamos reclamando nuestras fuentes de trabajo y pidiendo tiempo para poder seguir trabajando”, señaló a El Litoral José Luis, uno de los trabajadores. “Nosotros apoyamos la protesta de forma pacífica y acompañamos a los trabajadores pidiendo que se cuiden las fuentes de trabajo de los 22 empleados”, señaló Macarena Seguí, una de las actuales propietarias de la Curtiembre del Litoral.

En la tarde y con la mediación del ministro de Producción, Trabajo y Turismo de la Provincia, Jorge Vara, la Justicia frenó el desalojo por un plazo de 25 días. “En los próximos 25 días los trabajadores podrán terminar la producción de la curtiembre y en el Estado brindaremos un esquema de subsidios y capacitaciones para que los 22 empleados puedan lograr una reinserción laboral en la sociedad”, explicó en diálogo con este medio el ministro Vara.

Vale recordar que los conflictos laborales se desataron a partir del asesinato de uno de los propietarios de la curtiembre, Mario Lorenzo Isnardi, y el posterior suicidio de su socio, Néstor Seguí, lo cual generó que la producción se paralizara por varios meses hasta que la sucesión familiar volvió a rehabilitar el trabajo. Inclusive hubo problemas judiciales entre las firmas de la curtiembre y la propietaria de los terrenos.

Comentá la nota