Tras violenta protesta, taxistas exigen mayor control contra transporte ilegal

Tras violenta protesta, taxistas exigen mayor control contra transporte ilegal
Desde Permisionarios estiman que por cada vehículo legal existe uno “trucho” circulando. Desde el municipio informaron que sólo se reunirán con los trabajadores si está garantizada la “paz social”.

Las calles de la ciudad de Córdoba, principalmente las de la zona céntrica, volvieron a registrar ayer situaciones de caos y violencia. Esta vez, producto de una protesta de taxistas que paralizaron el servicio, impidieron que otros vehículos trabajen y, un grupo de ellos, agredió a dos periodistas de esta ciudad que estaban cronicando los hechos.

La medida de fuerza, además del paro y movilización, incluyó cortes de tránsito en diferentes sectores que provocaban demoras y caos vehicular en el centro de la ciudad.

Según indicaron los propios permisionarios, el paro que se concretó desde las 6 y hasta las 14, fue en contra del transporte ilegal y la instalación de GPS en cada vehículo. Sobre este último punto, hubo bastante confusión ya que desde el Ejecutivo municipal desmintieron que exista un proyecto concreto al respecto y en ese sentido los funcionarios se mostraron sorprendidos por la movilización.

Por la protesta se bloquearon los accesos a la Terminal de Ómnibus y al Aeropuerto pero además se registraron ataques a “huevazos” y hasta intentos de pinchar las gomas de aquellos trabajadores del volante que no acataron la medida. Entre esos episodios, la trabajadora de prensa Roxana Martínez de Canal 12 y su colega de radio Mitre Leonardo Guevara fueron blanco también de agresiones por parte de algunos de los manifestantes.

El concejal titular de la comisión de Servicios Públicos, Adrián Casati, consideró absurdo parte del reclamo porque “técnicamente están errados”. “No existe ningún proyecto para obligarlos a colocar GPS en sus autos, en algún futuro se puede considerar, pero por ahora no hay nada concreto”, dijo y respecto a los controles aseguró que “estamos haciendo estrictas inspecciones, incluso se cerraron muchas remiserías truchas”. Además, aclaró que en unas 48 horas convocarán a los permisionarios para tratar llegar a un acuerdo “pero lo haremos siempre y cuando no existan condicionamientos ni conflictos que alteren la paz en la ciudad”.

Por su parte, Raúl Iglesias, vocero de los Permisionarios del Taxímetro, reconoció anoche que en por el tema de los GPS no existe una iniciativa concreta pero que “se evaluó la colocación en algún momento”.

Tras repudiar y “lamentar lo sucedido con los trabajadores de prensa”, Iglesias detalló dos situaciones que, a su criterio, están poniendo en jaque la fuente laboral de los taxistas. Por un lado, estimó por cada coche legal (alrededor de unos 4.000) existe uno funcionando clandestinamente y que gran parte de esos autos provienen de las ciudades del Gran Córdoba.

“Autos de Villa Allende, Mendiolaza, Saldán, Malvinas, Argüello, vienen a prestar servicios a la ciudad de Córdoba cuando eso no se puede. Incluso hay vehículos “truchos” que tienen paradas en la Recta o Rafael Núñez, y los inspectores no hacen nada”, explicó. Por otro lado, reclamó con urgencia la regulación de los vehículos para pacientes crónicos que, según dijo, trasladan de manera ilegal todo tipo de pasajeros “convirtiéndose en una competencia desleal para nosotros”. Al respecto, Casati dijo que desde hace dos meses se trabaja en la regulación de ese servicio que sólo cuenta con una autorización provincial pero no municipal para funcionar. Por otro lado, consideró que los taxistas deben saber que la Municipalidad de Córdoba no promoverá la unificación de los verdes y amarillos; que no existe ningún proyecto por ahora para la instalación de GPS: y que el municipio sigue controlando las agencias truchas.

Comentá la nota