Tregua de 122 factureros, pero los otros siguen en conflicto

Los monotributistas de áreas sociales suspendieron ayer su protesta, al recibir una propuesta de pago del municipio. Entró en asamblea el área donde están los que llevan año y medio sin cobrar.

El martes fueron muchos los automovilistas que seguro se enteraron de la protesta callejera que realizaron los monotributistas de diferentes áreas sociales: un corte de calle que provocó embotellamientos en el centro.

Ese grupo, suspendió ayer los reclamos que tenía previsto al recibir un llamado de las autoridades para negociar, y ayer por la tarde confiaba en poder llegar hoy a un acuerdo.

Se trata de 122 personas que se desempeñan en Promoción Familiar, en hogares de día, Niñez y Adolescencia e Iniciativa Comunitaria, y que reclaman el pago por sus servicios de varios meses atrasados.

Tanto desde el gremio de los municipales (Suoem) como desde la comuna confiaron en estar cerca de una solución, que pasa por acordar un cronograma de pago. Autoridades del área informaron que los haberes de ese personal están presupuestados con fondos que el Pami debían remitir, y no lo ha hecho. Aún así, señalaron que se está trabajando en abonar sus servicios.

Saltó la bronca. A contramano, empleados del área de Señalamiento informaron que entraron en asamblea en reclamo al pago de cinco monotributistas que se desempeñan allí desde diciembre de 2010, y aún no cobraron nunca por su trabajo; entre otras demandas.

La información fue confirmada por el subsecretario de Tránsito, Dante Rossi, que acudió a la primera asamblea que realizó el personal, el martes. Esa dependencia es la que se ocupa de fabricar, reparar y colocar toda la señalética de la nomenclatura urbana, pintar las sendas peatonales y demás elementos en calles, etc.

Tiene cuadrillas que salen a realizar los trabajos, y un taller donde se hacen y reciclan los elementos dañados (carteles con nombres de calles, por ejemplo).

Martín Piedra, uno de los factureros que suma 18 meses sin cobrar, señaló que los afectados son Sergio Sueldo y José Luis Lara (trabajan en vía pública y en el taller), Daniela Gigena y Soledad Villaruel (administrativas), además de él ( ver “Con 18 meses…”).

Al respecto, Rossi aseguró que hay un compromiso firmado con las autoridades para que todos ellos perciban el total adeudado el próximo 28, y que la voluntad oficial es cumplir con eso. “Trabajamos contrarreloj para llegar con los pagos, y así será. También hay otros reclamos de horas extra adeudadas que se van a pagar mañana”, dijo.

A su vez, en las áreas de Salud en panorama es dispar. Mientras que en el Hospital del Sur la atención es normal luego de varias semanas de conflicto en reclamo de haberes, en el Instituto Odontológico sigue la retención de servicios de 11 a 14, también por empleados que relaman deuda salarial. En Atención Primaria de la Salud, en tanto, los contratados que no cobraron siguen con retención de servicios.

.......................

Confían

122 monotributistas esperan que pronto salga el cronograma de pagos por los haberes atrasados.

....................

Con 18 meses sin cobrar, vive de “changas”

Entró a trabajar el 6 de diciembre de 2010, cuando Daniel Giacomino era intendente, pero aún no cobró un peso por su labor. Eso asegura Martín Piedra, monotributista en el área de Señalamiento.

“Trabajo de siete a 14 en el taller, soldando y reparando cartelería. Los fines de semana a veces también salgo a hacer demarcaciones: Nuevo Mundo y Diagonal Ica, Duarte Quirós y Sagrada Familia y varios puntos en Villa El Libertador fueron algunos de los últimos lugares donde me tocó trabajar”, relata este técnico electrónico que también se formó en ingeniería en sistemas, y se da maña para realizar tareas de plomería y manejar máquinas.

De hecho, asegura que de eso viene sobreviviendo desde que “entró” al municipio: “A la tarde hago changas, pero no alcanza. Tuve que dejar la casa que alquilaba en Matienzo y mudarme con mis padres, junto con mi esposa y mi nene de tres años, porque no nos alcanzaba. Mi señora es docente pero sólo pudo cubrir suplencias en la Provincia, y está embarazada”, agrega.

Según dijo, ingresó a la comuna porque “se habían jubilado varios en esa área, y se necesitaba gente que supiera soldar”. “Me pusieron como monotributista pero siempre trabajé como un empleado de planta, con horarios y tareas fijas”, asegura.

“Al principio mis jefes me dijeron de palabra cuáles sería mis condiciones de trabajo, pero yo pago mi monotributo desde el primer día. Luego se fue haciendo el trámite, lento. Tengo un escrito firmado por Giacomino que dicen cuánto iba a trabajar y cuanto a cobrar por eso. Pero terminó esa gestión y todo seguía en veremos”, relata el empleado.

La actual gestión se comprometió a regularizar su situación e incluso pasar el grupo a contratados artículo 8, una mejor condición. “Estamos haciendo ese trámite, pero hay demoras porque algunas áreas estuvieron de asamblea”, advirtió Piedra.

“Sigo acá por mi derecho a cobrar lo que trabajé, y por la expectativa de conseguir un puesto fijo, para mantener a mi familia. Ni yo ni mis compañeros tenemos miedo de rendir concursos para ingresar. Estoy capacitado para poder rendir y que me vaya bien”, remata.

De cobrarlo, su haber mensual promediaría los 4 mil pesos.

Comentá la nota