Triaca minimizó una resistencia sindical

Triaca minimizó una resistencia sindical

El proyecto de reforma laboral llegará esta semana al Congreso

El jefe de la cartera laboral de la Nación Jorge Triaca aseguró que esta semana se enviará el proyecto de reforma laboral al Congreso. En el marco de la cumbre de la OIT por la erradicación del trabajo infantil, funcionarios de Trabajo y la CGT coincidirán en la Sociedad Rural.

Sin poner porcentajes respecto al rechazo o adhesión del movimiento obrero, el funcionario resaltó que, a su criterio, se evidencia un “amplio consenso” tanto de los sindicatos como el sector empresario. De alguna manera refrendó así la evaluación del oficialismo respecto a que el rechazo gremial no supera el 10%. El franco contraste se aprecia en algunos secretarios generales que reivindican la Ley de Contrato de Trabajo y consideran que “el 60%” de las modificaciones a la legislación laboral son “inaceptables”.

En la víspera volvieron a reunirse los expertos del Gobierno y la central de Azopardo “afinando lápices” respecto al proyecto de reforma, en tanto que Triaca, advirtió que “hace seis años que no se crean nuevos puestos de trabajo en el sector asalariado privado” considerando que con la iniciativa de Cambiemos, se activará la generación de empleo que en la estadística oficial hoy solo ofrecen la construcción y el sector de empleados autónomos y monotributistas.

Sobre los mismos ejes que ya planteó el presidente Mauricio Macri el ministro sostuvo que “todos tenemos que ceder algo para poder encontrar el camino que saque a los argentinos que hoy están en situación de pobreza”. Triaca consideró necesaria una mirada comprensiva de todos los actores del mercado laboral y señaló que el proyecto oficial será conocido primero por los trabajadores y los empresarios. En declaraciones radiales el funcionario precisó que hay cuatro millones y medio de trabajadores en la informalidad sin cobertura de seguridad social y salud. Además “hay un millón y medio de desocupados”, subrayó Triaca reiterando que el paquete de reformas que propone la Casa Rosada confluye en buscar “un marco normativo que le permita a la gente desarrollarse”.

Vía Roma 

En medio de reservados debates internos la CGT tuvo su punta de lanza en los sindicatos de Transporte (CATT) para exponer la resistencia. A esa postura le agregaron una agenda, por etapas, de encuentros con el Papa Francisco. Al reciente viaje de Pablo Moyano, le seguirá esta semana comitivas de Azopardo, que integrarán el triunviro Héctor Daer, dirigentes del Movimiento de Acción Sindical (MASA), como Omar Viviani (Taxistas), Norberto Di Próspero (Legislativos) y Osvaldo Iadarola (Foetra-Telefónicos) además de representantes de la CTA de Hugo Yasky y Pablo Micheli entre otros. Sabido es que el ex Cardenal Bergoglio es considerado además de una referencia crucial para el movimiento obrero. Hasta quienes “relativizan” su influencia admiten que cuando el Papa sugirió la unidad sin fisuras del sindicalismo y “en el menor tiempo posible”, hace dos años estaba anticipando el actual escenario. “Francisco maneja tiempos, lecturas e información como muy pocas personalidades del mundo”, lamentando que su prédica no tuvo la adhesión aconsejable entre los referentes de organizaciones sindicales.

Comentá la nota