Tripulantes de tangoneros alcanzados por el paro

Pese a que tienen otro convenio y no están relacionados con la discusión salarial de los otros marineros, 136 tripulantes de estos buques sufren igual los efectos del parate de la actividad. El conflicto les impide embarcarse para la zafra de langostino.
Alojados en el hotel del SOMU, 136 tripulantes dedicados a la pesca del langostino denunciaron que no pueden trabajar por la medida de fuerza del Simape en el puerto.

El conflicto gremial en el puerto de Mar del Plata no quedó circunscripto a la flota fresquera de altura sino que se extendió hacia otro tipo de embarcaciones que, a pesar de no estar directamente relacionadas con la discusión salarial en curso, también sufren los efectos de la huelga que ejerce el Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape).

En ese marco unos 136 tripulantes de buques tangoneros dedicados a la captura de langostino permanecen a la espera de que se les permita salir a navegar a más de un mes de iniciada la temporada de pesca de esa especie que, en el mejor de los casos, podría extenderse hasta setiembre. "No tenemos nada que ver con el conflicto en el que se está discutiendo el convenio de la flota fresquera, pero igual no podemos trabajar", le aseguraron ayer a LA CAPITAL algunos de los marineros, muchos de los cuales, llegaron a Mar del Plata desde provincias del norte del país para tratar de embarcarse como, en algunos casos, lo hacen desde hace más de 15 años.

Según denunciaron, a pesar de que la medida de fuerza del Simape no tiene relación directa con su actividad, lo cierto es que a causa de las amenazas y de algunas peleas ocurridas en los últimos días los marineros se vieron impedidos de ingresar a los muelles para realizar sus tareas.

Los 136 tripulantes en cuestión se desempeñan en 4 buques tangoneros pertenecientes a la empresa Moscuzza, los cuales se encuentran amarrados al puerto marplatense.

Las otras 8 embarcaciones de la misma flota de origen local, en cambio, ya se encuentran operando debido a que el paro del Simape las encontró amarradas a otros puertos del país. Según explicaron los marineros, días atrás solicitaron formalmente ante las autoridades del gremio que en una asamblea de trabajadores pusiera a consideración su situación para que se les permitiera embarcarse.

No tienen respuesta

No obstante, la cuestión no tuvo respuesta. De este modo, buena parte de los marineros dedicados al langostino que vinieron a Mar del Plata desde el norte o desde Necochea, permanecen en las instalaciones del hotel del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) a la espera de que la situación se modifique. "La gente está muy ansiosa por trabajar porque la temporada de pesca en aguas nacionales se abrió el pasado 18 de mayo y puede durar 4 meses. El tiempo pasa y no hay una salida", se quejaron los marineros, quienes insisten para que, teniendo en cuenta que el conflicto involucra a otra flota, se los deje al margen de los efectos del paro. "Nuestra situación es muy difícil porque disponemos de muy poco tiempo en el año para trabajar", plantearon. De momento, para evitar nuevas reacciones adversas ante su presencia, los 136 tripulantes se mantienen relativamente alejados del puerto local, pero expectantes.

Comentá la nota