Trujillo:“La idea es tratar de generar más obras, no nos vamos a quedar de brazos cruzados”

Trujillo:“La idea es tratar de generar más obras, no nos vamos a quedar de brazos cruzados”
De todo y sobre todos. Jorge Trujillo, Secretario General de Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), Seccional Mar del Plata, habló a fondo con “el Retrato…” y no dejó tema sin tocar.”La idea es tratar de generar más obras, no nos vamos a quedar de brazos cruzados” enfatizó el dirigente sindical.
Se refirió también a la actualidad del gremio que encabeza hasta su “jefe” sindical, Gerardo Martínez, pasando por la situación laboral de sus compañeros y las apuestas del gobierno municipal, provincial y nacional.

De movida, el dirigente se focalizó sobre el final del verano y la cuestión meramente laboral, donde plasmó su preocupación al respecto. “En Mar del Plata siempre ocurrió que los muchachos trabajen hasta diciembre en la construcción y luego pasen a la gastronomía. Pero ahora estamos haciendo un sondeo de las obras que se están terminando y algunas que están por empezar. Sabemos que hay una situación muy difícil, aunque creo que los empresarios de Mar del Plata están haciendo un esfuerzo muy grande y hay algunas obras que son tentadoras”, relató sin vueltas.

En ese sentido, pronosticó que este año será duro respecto a la cantidad de obras que se puedan llevar a cabo en la ciudad pero desde su función no bajará los brazos. “La idea es sentarnos a hablar con el intendente (Gustavo Pulti) y tratar de generar algunas obras más. No nos vamos a quedar de brazos cruzados, vamos a estar plenamente abocados a conseguir fuentes de trabajo”, dijo.

-En el ámbito privado se ven muchas construcciones, parece que se está trabajando bien en ese sentido…

-El empresario de Mar del Plata siempre ha puesto una cuota muy grande y cree en la ciudad, así como el Gobierno Nacional. Acabamos de venir de una obra muy importante que está comenzando, que son las vías, donde van a trabajar 150 muchachos. Eso es importante para Mar del Plata y la zona. También hay algunos proyectos que están en el Concejo Deliberante que venimos hablando con los concejales y con el Intendente para que en breve tengamos un poco más de obras.

-¿Se refiere a cambiar el Código de Ordenamiento Territorial que le ha puesto un freno a la construcción y las inversiones?

-Sí. Esto es un pensamiento del gremio: nosotros quisiéramos tener las grandes obras que hay en Rosario o en Buenos Aires, pero con este Código de Ordenamiento que nos traba, sabemos que después de los diez pisos las obras empiezan a tener un valor más importante y eso atrae mucho a la gente que viene a Mar del Plata. Después de una lucha ardua hemos comenzado las tres torres de Pelli que se están haciendo en la costa, el gremio tuvo mucha injerencia para que eso se lograra.

Por otro lado, creo que hay que darle más importancia al norte y al sur de Mar del Plata. Una vez que se termine la obra de las cloacas y la planta de tratamiento, la gente se extenderá para el norte, aunque tenemos un sur abandonado. Ojalá pudiéramos tener las obras que tanto soñamos, como un shopping en la Cantera. Hay grandes obras que han comenzado y se han parado. Creo que los políticos se tendrían que sentar a pensar seriamente qué hacer con estas obras que han sido abandonadas en lugares estratégicos de Mar del Plata.

-¿Por qué cree que la dirigencia política a veces frena tanto el crecimiento?

-Porque no se ponen de acuerdo. Hay concejales muy trabajadores que siempre nos están ayudando, pero también hay otros que no les interesa. Es más fácil sentarse en la banca y levantar la mano por un voto negativo. Cuando uno está en un gremio tan importante como la UOCRA donde tenemos casi 8.900 afiliados y se termina una obra, el muchacho que deja de trabajar, deja de percibir un sueldo. Acá hubo muchachos que por faltarles cinco meses de aportes no se han podido jubilar y esto es porque nosotros tenemos un trabajo golondrina: estamos tres meses acá, un año allá y a veces hemos pasado por tres obras y no hemos podido reunir un año de trabajo. Entonces les diría a las autoridades que tendrían que fijar una posición: en Mar del Plata hay mucho por cumplir. Todavía tenemos problemas de saneamiento de cloacas, sabemos que la ciudad no estaba preparada para recibir tanta gente. El esfuerzo lo tienen que hacer los políticos porque la gente los votó para tener tranquilidad, acá nos faltan barrios, tenemos un déficit habitacional muy grande, si bien con voluntad política se puede arreglar todo.

-La Provincia y el Municipio trabajaron mucho en Mar del Plata y hoy se puede disfrutar del Museo MAR, la Terminal de Ómnibus, la Vieja Terminal, etc. ¿Cree que Pulti entendió el mensaje que ustedes pregonaban y trabajó en base a eso?

-Pulti es un buen dirigente, muy trabajador y a nosotros nos ha dado muchas soluciones. Pero lo tienen que ayudar los otros políticos, porque también el costo político lo paga el Intendente sin querer. Hay que ser realistas y decir que también hay problemas en el Concejo porque no se ponen de acuerdo. Creo que si el Intendente tiene un buen cuerpo deliberante y las obras no van a dañar la imagen de Mar del Plata, se tienen que hacer. Muchos capitales han visto a esta ciudad imposible para invertir y se han ido a otros lugares. Los políticos tienen que dejar de lado el ego porque la gente necesita trabajar. En Mar del Plata es muy largo el invierno, el verano pasa volando. Esta es una ciudad migratoria: vienen 100 personas y se quedan 20, por eso Mar del Plata tiene un cordón de villas muy grande. La gente se queda porque tiene más oportunidades de trabajo.

-Ese cordón de villas significa falta de viviendas. ¿Cuáles son los puntos de inicio para solucionar esa cuestión?

-Es un tema muy delicado y se tendría que tratar profundamente. En primer lugar, sabemos que la gente viene por necesidad y se queda por necesidad, porque tal vez su provincia no tiene el pasar que tiene Buenos Aires y Mar del Plata es tentadora para quedarse. Trabajando se pueden hacer barrios como se ha hecho con el PROCREAR, que es muy bueno para Mar del Plata. Sin embargo, estamos tapando el sol con la mano porque hacemos mil casas y hay una desocupación de viviendas de entre 13.000 y 14.000. La gente está desesperada. Cuando ve que las viviendas están armadas, van y las toman. Es un problema muy grande que hay en Mar del Plata y hay que atenderlo.

-De esa manera perjudican a personas que están en una situación tanto o más desfavorable, familias que soñaban con ese techo…

-Es una guerra de pobres contra pobres. Creo que a través del municipio se debería formar una comisión especial y buscar la forma de solucionarlo porque el problema de la vivienda es grave. Lo que pasa es que acá muchas veces los funcionarios bajan del avión, se van a la costa y no van a recorrer el conurbano. Toda esa gente no está ahí porque le guste vivir precariamente sino porque no le alcanza el sueldo para una casita de ladrillos. Acá hay muchos trabajadores que viven en la villa.

-¿Hay alguna obra en particular que le preocupa?

-Hemos tenido problemas con la obra del plan PROCREAR, que esperábamos mucho y se iba a hacer en la Canchita de los Bomberos, donde hubo un recurso de amparo presentado por los vecinos. Estamos trabajando con el intendente para trasladarla a otro lado.

-Trascendió que los terrenos de la Villa de Paso iban a pasar a manos del Estado. ¿Sucedió algo al respecto?

-Es una propuesta de mi hermano (César), pero la determinación la tienen que tomar los políticos. Cuando uno habla de construir un barrio, la gente enseguida piensa que será un “Centenario”, pero se trata de una obra espectacular para la clase media pudiente.

-Cuando surgió el plan PROCREAR se disparó el precio de los terrenos en Mar del Plata. ¿Fue una necesidad del mercado o una avivada?

-Esto es como la carnicería: cuando hay poca carne aumenta. La demanda es la que nos lleva a veces a cometer actos irracionales.

DE SU “JEFE” HASTA RANDAZZO Y SCIOLI

Trujillo también habló sobre la gestión a nivel nacional de Gerardo Martínez, de quien dijo que “es un hombre muy capaz, muy hábil, ha trabajado mucho con los sindicatos de Centroamérica y ha sido reconocido mundialmente. Me siento orgulloso de tener un Secretario General con la capacidad que tiene él”.

-¿Qué opinión le merecen las obras que está haciendo Florencio Randazzo en Mar del Plata?

-Sabemos que Randazzo está trabajando fuertemente para que todos los ramales de la provincia de Buenos Aires y el país se ordenen. Está cambiando las vías por el sistema que se usa en Europa y lo vemos con buenos ojos. Sabemos que el trabajo que está haciendo el Ministro es muy bueno y muy esperado por toda la gente del país, no solamente en Mar del Plata porque esto ayudará a sacar las producciones en todos los lugares donde haya ferrocarril y es importante para la Argentina. Esto se tendría que haber hecho hace mucho. La visión del Ministro ha caído muy bien en todos los trabajadores y en toda la gente que se traslada en tren. Ayudará mucho en la economía argentina.

-¿Cree que se va a recuperar el sistema ferroviario tan castigado en los últimos tiempos?

-Creo que sí porque el costo se maneja en camión. Yo creo que esto es muy importante porque está impulsando un sistema que no tendríamos que haber perdido nunca.

-Mucho ha tenido que ver Daniel Scioli en las obras que han llegado a Mar del Plata…

-Él tiene una mirada especial hacia Mar del Plata. Siempre nos apoyó en lo que le hemos pedido. Siempre se ha preocupado por los trabajadores. Cada vez que he hablado con él me ha dado soluciones, creo que tiene la mirada sobre el gremio de la construcción como una empresa grande de trabajo y eso es bueno para el país. Siempre que hemos golpeado la puerta del gobernador se ha abierto al diálogo.

-¿Hay alguna obra en particular que le gustaría que impulse?

-Sí. El Gobernador es una persona que no anda con rodeos: se puede o no se puede. Sabemos que la Provincia está pasando por un momento difícil en la economía pero siempre tiene buena predisposición hacia los trabajadores y en todo lo que él pueda ayudar en Mar del Plata para grandes obras. Es un hombre que se merece una oportunidad, que trabaja para la gente y está muy preocupado por la sociedad.

Comentá la nota