En Tucumán nació la rebelión de productores lecheros

En Tucumán nació la rebelión de productores lecheros

Los tamberos se hartaron de la inacción de la Mesa de Enlace y se pasaron a la CAME de Cornide.

Las fuertes internas políticas que se viven entre los directivos de las cuatro entidades rurales y las diversas asociaciones y cámaras de productores de leche del interior del país terminaron de agotar los ánimos de un grupo de tamberos extrapampenos.

Es que ninguna de las partes logró resultados concretos en las negociaciones que encararon con el Gobierno nacional para tratar de llevar soluciones a los productores lecheros que hoy producen a pérdida con un precio en torno a los $ 4 por litro.

Así fue como la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) presentó oficialmente su Mesa de Productores Lecheros en una reunión que se realizó en San Miguel de Tucumán en la que hubo representantes de siete cuencas lácteas.

A diferencia de las entidades y asociaciones, estos productores no se enroscaron en buscar culpables en la cadena de valor comercial, sino más bien en acercar a la Casa Rosada una serie de propuestas para recuperar la rentabilidad perdida.

En este sentido, en el primer punto que hubo coincidencia es en la necesidad de declarar la emergencia del sector lechero. También pidieron mantener la quita de las retenciones al IVA y Ganancias con el objetivo de mantener el capital de trabajo.

En la misma línea, la Mesa de Productores Lecheros de CAME solicitó que “los tres niveles gubernamentales (Nación, provincias y municipios) reintegren a la cadena parte de los impuestos y tasas que hoy perciben por la actividad”.

“La suba de costos y los bajos precios que recibe el productor están haciendo desaparecer tambos en las principales regiones donde se desarrolla la actividad”, dijo al portal www.la Políticaonline.com, Raúl Robín, presidente de Economías Regionales de CAME.

“Es evidente que se requiere de un monto adicional al precio, pero este no debe ser aportado por el Estado como subsidio, sino por los actores de la cadena con la finalidad de recomponer la ecuación de rentabilidad de las fases productivas”, señaló Robín.

Un dato no menor es que en la reunión en San Miguel de Tucumán los representantes de las siete cuencas lecheras propusieron la creación de un ente público-privado para el desarrollo del sector de forma tal de planificar, ejecutar y controlar un plan de acción.

“La idea del ente es mejorar la distribución de la renta en el sector primario, industrial y comercial, proponiendo herramientas para evitar problemas de falta o sobreoferta de stock en el mercado interno”, detalló el director ejecutivo de CAME, Pablo Vernengo.

“El Estado debe desarrollar políticas para salvar la lechería y garantizar los miles de empleos en los pueblos del interior. Con esta coyuntura, es cada vez mayor la cantidad de tamberos que migran a las ciudades por el cierre de su comercio”, agregó Vernengo.Así las cosas, la reunión de productores en Tucumán generó preocupación entre las entidades del campo y las asociaciones de tamberos que ven como otros actores del sector interfieren en las negociaciones ante el agravamiento de la crisis.

De hecho, a la Mesa de Enlace no le gustó ni un poco que la CAME haya ganando espacios en los últimos años en la representación de los productores de economías regionales relegados históricamente por las cuatro entidades del campo que se ocuparon más bien de las producciones tradicionales que se llevan a cabo en la región pampeana.

Comentá la nota