UATRE en las rutas: Le pidió a Carlos Tomada homologar el aumento recibido, y no descartan un acampe nacional.

La Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores realiza protestas sin cortes en todas las rutas de Argentina. En Mar del Plata, el epicentro fue en la Ruta 2, en el cruce a Santa Clara del Mar, para pedir que el Ministerio de Trabajo homologue el aumento del 35 % que se acordó con la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA). Fuentes ligadas al sindicato, no descartan realicen un “acampe nacional” en las rutas del país.
Trabajadores rurales nucleados en Uatre, que conduce a nivel nacional, Gerónimo “Momo” Benegas se manifestaron en las rutas. En Mar del Plata, protestaron en la ruta 2 pero sin cortes y repartiendo panfletos informativos.

Rubén Ángel Cepeda, secretario general Seccional 826 de Uatre Mar del Plata, declaró que “llegamos a un preacuerdo hace más de un mes y existe una bajada de línea desde el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social hacia la CNTA para que impidan homologarlo”.

Uatre tiene registrado en todo el país 720 mil trabajadores y el sueldo promedio sin descuentos de un peón rural es de 2.200,10 pesos. Si bien el aumento del 35 % ya está otorgado, “La CNTA nos pone trabas a lo que tienen que promulgar. Tenemos un estado ausente porque vemos que hay una mano política detrás de todo esto”.

En cuanto a la continuidad de los paro, sostuvo que “la lucha del gremio no va a parar y la metodología la decide desde Buenos Aires. Benegas nos dijo que vamos a seguir en las rutas y vamos a esperar las órdenes a partir de mañana”.

En la zona, también se realizaron cortes en Necochea, Otamendi, General Madariaga, Balcarce, Olavarría, Coronel Vidal. Arturo Gómez, subsecretario de la Regional Sur de Necochea indicó que “estamos peleando un aumento de 700 pesos que para un sueldo de 2000 pesos significa mucho para el bolsillo del Peón. La CNTA nos pone trabas a lo que tienen que promulgar. Tenemos un estado ausente porque vemos que hay una mano política detrás de todo esto”.

La protesta también recibió el apoyo de Pablo Moyano, hijo del secretario general de la CGT, Hugo Moyano. El sindicalista Gómez le agradeció “por la actitud que tomó pero los dirigentes gremiales se tienen que unir porque sino van a avanzar sobre la caja de las obras sociales”.

En ese sentido, manifestó que “no podemos tener una CGT dividida. Tenemos que unir criterios para trabajar mancomunadamente ”.

Comentá la nota