Unas 30 personas corren riesgos de no entrar a planta permanente por haber sido mal nombrados

Un panorama lamentable se registró ayer en la Legislatura Provincial cuando un grupo de trabajadores recién ingresados a la Casa acusaron a la conducción de la Asociación Provincial de Empleados Legislativos (APEL) de querer dejarlos sin trabajo por una presentación judicial que hizo el sindicato “porque las autoridades de la Legislatura no respetaron el estatuto para el ingreso del personal”.
Entre medio de gritos y acusaciones por la forma en que se produjo el ingreso de unos 60 trabajadores a planta permanente, el Secretario General de la Asociación Provincial de Empleados Legislativos, Ángel Sierra negó que el gremio quiera dejar sin trabajo a los 60 empleados que fueron nombrados en dos resoluciones por el vice gobernador Mario Vargas. “El sindicato hizo una presentación a la justicia porque las autoridades de la Casa no cumplieron con lo que marca el estatuto para el ingreso del personal”, explicando que unos 30 han ingresado con categorías importantes sin respetar a otros empleados que vienen años trabajando en la Legislatura y a los cuales no se les han dado categoría.

En la planta baja del hall principal se trenzaron en una acalorada discusión trabajadores, el actual Secretario Habilitado, Guillermo Martoccia, la Secretaria Legislativa, Paula Mingo, los diputados Carlos Arzan, Marisol Codina, Carlos Díaz, Mariana Ripa con la conducción del gremio.

Asimetrías

El Secretario General de la APEL, Ángel Sierra confirmó que los diputados han solicitado para el lunes una reunión con el gremio donde se les explicará por qué los nombramientos se hicieron mal, “el estatuto marca que los ingresos deben hacerse por concurso o por la categoría más baja del escalafón y esto no fue respetado por las autoridades de la Casa porque crearon unos 30 cargos auxiliares y administrativos con categorías altas que impiden ascender a los que vienen de abajo, empleados que llevan muchos años en la Legislatura”.

Aclaró que de los 60 nombramientos, la mitad están mal ingresados y por ese motivo se recurrió a la justicia hace tres meses, “por lo tanto esperamos que se expida” y puso como ejemplo que Guillermo Martoccia y Paula Mingo, Secretarios Habilitado y Legislativo hicieron reserva de los cargos hasta diciembre, “se guardaron los cargos más altos de la Casa y esto es injusto por la gente que está trabajando desde años y no podrá ascender porque por una decisión política, ellos se quedaron con los cargos más altos”.

Dijo que además se recategorizó gente que no está trabajando en la Legislatura, “esto tampoco se puede permitir”.

“Nunca visto en la historia”

Sierra explicó que en esta gestión se dieron los ingresos masivos, “con los 60 trabajadores pasamos a tener una planta de 200 a 270 empleados y es mucho”, resaltando que lo que ha sucedido en esta gestión con el ingreso de hijos de diputados “nunca se ha dado y no es ético”.

“No respetaste el pacto”

“Decime vos como ingresaste o si alguna vez se rindió un concurso…”, le gritó un empleado a punto de jubilarse al Secretario General, Ángel Sierra.

“No hay que ser mentiroso porque en la oficina del presidente de bloque, José Karamarko acordamos el ingreso del ex diputado Mario Negrete, de Graciela Almeira, de Paula Mingo y el mío y ustedes estuvieron de acuerdo, aprobaron toda la lista que le dimos y vos dijiste que no iban a ir contra esa Resolución porque era un pacto y nosotros cumplimos con la palabra, así que decilo públicamente en que fallamos…”, le gritó Martoccia a otra integrante de la APEL, la ex diputada justicialista Irene Vega quien le recriminó a Martoccia que lo que estaba haciendo era “conducta desleal porque todavía sos representante de la patronal…. y esto se terminó acá…”.

En tanto el diputado radical Carlos Díaz intervino en medio de la discusión y leyó la resolución donde fueron nombrados los empleados con el acuerdo de todos los sectores pero desde la APEL se le indicó a Díaz que no existía la firma de ninguno de ellos en esa Resolución, “donde está la firma del gremio, no está porque no estuvimos de acuerdo”, indico Sierra.

Entre acusaciones a la ex diputada por haber “usurpado una casa” a otros por ser unos “caraduras” y hasta que ninguno de lo que ingresaron a la legislatura desde el año 1993 rindió examen, el clima se ponía cada vez más tenso frente a la preocupación de los 60 empleados que pedían por sus fuentes laborales recriminando al gobierno porque en todos estos años no pudo crear fuentes laborales “salvo en la administración pública”.

“Das Neves es un mentiroso”

En la acalorada discusión no se salvó ni el gobernador Mario das Neves, ya que uno de los empleados que no sabe cuál será su futuro por la incertidumbre que se ha generado, dijo entre sollozos que lamentaba lo que ocurría en la Legislatura “pero Das Neves nos mintió a todos haciéndonos creer que iba a generar fuentes de trabajo, es un mentiroso porque si no entras a la administración pública no tenes posibilidades porque en Chubut no hay trabajo, lo único que hicieron fue incrementar la planta de personal y que nadie sabe como seguirán pagando los sueldos si llega a variar la economía, este tipo (por Das Neves) fundió la provincia y la gente lo tiene que seguir castigando en las urnas y que luego lo haga la justicia…”.

Danza de parientes

Una de las integrantes de la APEL, Diana Ramírez explicó que el gremio lo que cuestionó ante la justicia son los nombramientos porque están mal hechos. “Estamos defendiendo la carrera administrativa, han nombrado a unas 30 personas con cargos superiores sin importarles a los que hace 25 años vienen con la misma categoría y que con estas designaciones no podrán ascender nunca más”.

Dijo que otra de las cosas que cuestionaron en la justicia son los nombramientos del actual Secretario Habilitado, Guillermo Martoccia, de la Secretaria Legislativa, Paula Mingo y de la hija de la diputada Rosa Muñoz, el hijo de la diputada Nélida Burgueño, la hermana del diputado Carlos Arzan, porque son nombramientos que están mal hechos, se les han dado las categorías más altas de la Casa cuando el Estatuto es muy claro en que esas categorías deben concursarse, “lamentablemente no entienden que los responsables de dejarlos sin trabajo son las autoridades de la Casa por hacer las cosas mal y aquí los que se quedan sin trabajo son Martoccia y Mingo que están usando al resto de los empleados para alentar esta agresividad que estamos viviendo con amenazas e insultos todos los días”.

Dijo que hay nombramientos que están bien hechos pero unos 30 no se hicieron con los procedimientos administrativos y respetando las categorías de la gente que viene desde más abajo, “ahora la justicia es la que debe expedirse”.

Pase de facturas

El diputado justicialista, Carlos Arzan lamentó la actitud de la APEL porque un sindicato no puede estar en contra de los trabajadores, “observar que un sindicato esté en contra de 60 empleos me parece de muy mal gusto, es la primera vez que veo que una conducción sindical quiera despedir gente o presentar denuncias a la justicia para evitar el pase a planta permanente”.

El legislador expresó que le gustaría que la conducción del sindicato les expliquen a los empleados cómo entraron ellos a la legislatura hace años. “Que aclaren si entraron por concurso o si los dejaron los diputados cuando ellos cumplían funciones políticas”.

Indicó que le extraña la postura del ex diputado justicialista, Mario Negrete que está en planta permanente y que apoya la decisión del gremio para dejar 60 trabajadores fuera del Estado, “que Negrete explique como hizo para dejar la banca y hacerse nombrar en planta permanente sin rendir concurso”.

Proponen que se concurse los cargos

El diputado radical Carlos Díaz dijo que muchos empleados lo fueron a ver por sentirse perjudicados por la recategorización que hicieron. “Hay unas 60 personas que corren el riesgo de ser despedidas y hasta que no haya una fallo de la justicia no pasará nada porque el personal que entró a la legislatura puede presenta un amparo por los derechos adquiridos”.

Indicó que la única persona que deja en planta permanente estaba contratada desde hace cuatro años. “Yo no deje a nadie más, entonces las cuestiones son relativas y creo que hay un mal manejo del sindicato y si acompaño a los empleados es porque firmé la resolución para esos ingresos”.

El diputado explicó que sólo conoce dos personas que entraron por concurso en la legislatura, “entonces si solo dos entraron por concursos por qué a partir de ahora debe ser la medida ejemplificatoria, hagamos un concurso para todos que abarque desde 1983 y que rindan concursos”.

Manifestó que los empleados han manifestado su desacuerdo con la APEL, “y no le pueden cerrar las puertas a la gente”, expresando que se han perdido puestos de trabajo en todos lados, “salvo en la administración pública”.

Comentá la nota