Unidad y resistencia: los nuevos desafíos del sindicalismo

Unidad y resistencia: los nuevos desafíos del sindicalismo

Paradigmas y desafíos del sindicalismo actual, y la formas de resistencias al modelo de país neoliberal que propone el gobierno de Mauricio Macri, fueron los ejes del primer Encuentro de Formación Sindical, que tuvo lugar este miércoles en la sede de la APT.

Vanesa Siley, secretaria general del Sindicato de Trabajadores Judiciales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (SITRAJU CABA), tuvo a su cargo el primero de los cinco encuentros organizados en conjunto por el gremio judicial, la CTA de los trabajadores que conduce Oscar Gijena y el SECASFPI (Sindicato de trabajadores de la ANSES), y que reunió anoche a decenas de personas, entre delegados, militantes y público en general, en la sede de la Asociación de Prensa de Tucumán (Junín 755).

Durante la jornada inicial, Valey hizo hincapié en los desafíos que enfrenta el sindicalismo actual. En este sentido, describió 5 objetivos en los cuales deben enfocarse los dirigentes: la necesidad de unidad de las centrales obreras; fomentar la participación de los nuevos cuadros; fortalecer el programa de modelo de país; propiciar el traspasamiento generacional para reflejar el mundo joven del trabajo; y una resistencia gremial basada en propuestas.

“La unidad es el desafío más importante”, sostuvo. “Esa unidad debe tener una nueva dirigencia que permita que la sociedad vuelva a tener un sindicalismo representativo del mundo laboral. Los últimos años se incorporaron 5 millones de puestos de trabajo con un promedio de edad de 33 años. Ni más ni menos la pretensión es que el mundo sindical debe ser un reflejo fiel de mundo laboral y debe incorporar a esa generación de trabajadores”, consideró.

En este marco, apuntó contra la perpetuidad de los dirigentes gremiales. “La renovación favorece el intercambio de ideas, mejora la representatividad y otorga legitimidad a las organizaciones gremiales”, subrayó. No obstante, aclaró que la realidad económica y política del país desplazó esta discusión a un segundo plano. “Hoy tenemos otras discusiones que son mucho más importantes”, agregó. 

En este punto, aclaró que el movimiento sindical en su conjunto “debe superar las banderías políticas para poder defender el modelo de país que sostienen los trabajadores: La distribución 50/50, que pone el acento en la igual repartición de la economía entre los trabajadores y el capital; el modelo Nacional y Popular; la justicia social; la independencia económica; y la soberanía política. Hay que agiornar a los cuadros actuales a ese programa histórico a los trabajadores”.

Al mismo tiempo pidió no dejarse “confundir por los medios hegemónicos que representan los intereses de la derecha que hoy maneja el país. Son ellos los que crean a las burocracias sindicales, los que muchas veces apoyan a los que se perpetuán en el poder porque solamente a ellos les sirve que el movimiento obrero este divido, que los dirigentes y las organizaciones gremiales pierdan representatividad”.

Por último, remarcó que la resistencia de los gremios a la arremetida de las políticas neoliberales del gobierno de Mauricio Macri debe basarse en propuestas que “aspiren a nuevas conquistas y no quedarse en la mera defensa de lo que ya se obtuvo en el pasado”. “Hoy es el día de salir a las calles, no podemos esperar que vengan por nuestros convenios colectivos de trabajo y nuestros derechos ganados porque ya será tarde”, concluyó. 

Comentá la nota