Unidos por el modelo industrial

Unidos por el modelo industrial

En un acto con los principales dirigentes de la CGT que lidera Antonio Caló, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, defendió el modelo y remarcó que “es la primera vez que un gobierno no les hace pagar la crisis a los trabajadores”.

Después de los cruces que tuvieron por la inflación y el acuerdo de precios, el acto fue un gesto de mayor acercamiento entre la central obrera y el gobierno nacional. Caló, diferenciándose de Hugo Moyano, llamó a “defender los puestos de trabajo de este modelo de industrialización”.

“Hoy tenemos la suerte de tener casi tres millones de trabajadores industriales, de haber crecido nuestros gremios, así que por más que algunos compañeros nos critiquen, allá ellos. Nosotros venimos apostando a este modelo nacional de crecimiento del país”, señaló el líder de la UOM.

El motivo que reunió en la sede del Smata a funcionarios del Gobierno –con Tomada estuvo la ministra de Industria, Débora Giorgi– y la cúpula de la CGT fue la oficialización de la personería gremial de la Confederación de Sindicatos Industriales de la República Argentina, cuyo secretario general es el mecánico Ricardo Pignanelli y el secretario adjunto, Caló. Ante un auditorio colmado por afiliados a unos 25 gremios de la nueva confederación de gremios industriales, el ministro y los dirigentes hicieron mutuos gestos de respaldo.

“Represento a un gobierno que ha asumido que el salario, el empleo y la protección social no van a ser nunca más la variable de ajuste en nuestro país”, señaló Tomada. El funcionario dijo también que “para el Gobierno el movimiento obrero es un aliado estratégico” y puso como “ejemplo” de “diálogo y responsabilidad” a “esta Confederación de Sindicatos de la Industria”. Giorgi, a su vez, advirtió que “éste no es un momento para tibios” y “los trabajadores seguirán acompañando el modelo”.

Caló hizo varias alusiones críticas a la CGT de Moyano, al ratificar su “apoyo al modelo industrial que impulsa la presidenta Cristina Fernández de Kirchner”. En esta línea, les pidió a los gremios de la industria “no olvidar los avatares que sufrimos en la crisis de 2001”.

Después habló del “crecimiento de la economía y de la industria” y llamó a “defender los puestos de trabajo y este modelo de industrialización”, con lo que dejó atrás las críticas de semanas pasadas, cuando reclamó al Gobierno una “política de Estado para frenar la inflación” y advirtió que “la economía está estancada”.

Pignanelli, a su turno, cargó contra la oposición. “Algunos políticos son como los muertos vivos, o como Niki Lauda, que se quemaron y siguen corriendo, pero Lauda puso las bo.... y se subió a un Fórmula 1 y éstos siguen corriendo quemados y todo, porque están apoyando intereses foráneos que nada tienen que ver con la calidad de vida de los trabajadores”, dijo el titular de Smata.

Comentá la nota