CGT unificada: habrá documento para candidatos

CGT unificada: habrá documento para candidatos

Los principales referentes de las versiones oficialista y opositora de la CGT preparan un documento como aviso a los presidenciables:si el próximo gobierno quiere paz social, deberá acordar con el movimiento obrero peronista. El mensaje, que verá la luz en las próximas semanas, será fruto de las gestiones y reuniones reservadas de las que dio cuenta este diario, y que tuvieron el jueves último un nuevo capítulo.

Un almuerzo juntó ese día a Hugo Moyano y a tres dirigentes de peso en la CGT oficialista: José Luis Lingeri (Obras Sanitarias),Gerardo Martínez (albañiles, Uocra) y Andrés Rodríguez(estatales de UPCN), integrantes del denominado grupo de los "independientes" de la central sindical. La mesa se completó con otros gremialistas nucleados en la vertiente opositora: Guillermo Perey-ra (petroleros patagónicos), Amadeo Genta (municipales porteños), Gerónimo Venegas (rurales), Oscar Mangone(personal del gas) y Juan Carlos Schmid (portuarios).

Se trata del tercer encuentro de esos protagonistas (en la misma vivienda de la provincia de Buenos Aires, no perteneciente a un sindicalista) con eje en la reunificación de la CGT, pero el primero con un proyecto más concreto de unidad para el segundo trimestre del año que viene y con una agenda compartida. Sobre este último punto, en el cónclave se acordó avanzar hacia un documento, fruto de una próxima reunión ampliada a otros dirigentes.

Los comensales que hablaron con este diario contaron que en pocas semanas verá la luz el documento que apuntará a recuperar el protagonismo perdido por los sindicalistas, sobre todo en lo que va del año. Mientras, Moyano y las expresiones más opositoras debieron mandar al congelador el plan de lucha que preveían coronar con un nuevo paro con movilización antes de fin de año, los alineados con la CGT de Antonio Caló no lograron llamar la atención deCristina de Kirchner para obtener alguna reivindicación que les diera lustre frente a sus bases.

De ambos lados saben que no obtendrán mucho más del actual Gobierno, pero la idea del texto a consensuar será mostrarse como factor de poder determinante para el próximo presidente, del color político que fuese. Palabras más o menos, se trata de hacerles saber a los candidatos que la única opción de paz social será mediante un acuerdo con la futura CGT reunificada. 

Otro ítem será para exigirles a los postulantes definiciones más concretas sobre problemáticas laborales como el modelo industrial a aplicar, los mecanismos de defensa de los puestos de trabajo y el tratamiento a los jubilados. Para próximas reuniones se dejaron otros párrafos que deberá contener el documento, como la defensa del modelo sindical de unicato, y la valorización de las obras sociales gremiales.

Tampoco se debatió en profundidad el esquema de una futura jefatura para la CGT unificada (si será un secretario general o más de uno) y menos sobre posibles nombres. La única pista la dio uno de los participantes, Venegas, en una entrevista el fin de semana, cuando sostuvo que "a lo mejor se hace una nueva conducción" sin Moyano ni Caló como jefes. 

Acerca de la ausencia de Caló en las reuniones -el metalúrgico se enteró por este diario de la que hubo a fines de agosto- los participantes explicaron que el líder de la UOM ya ató su fortuna a Cristina de Kirchner y que ni siquiera sus pares de la CGT oficialista aciertan a sonsacarle un diálogo político y sindical fructífero. Uno de ellos le enrostró que la última reacción que mostró en la semana pasada fue ante la posible pérdida de 3.000 puestos de trabajo en Tierra del Fuego, en todos los casos de metalúrgicos.

Comentá la nota