La Unión de Cañeros ofrecen mediar en el conflicto del San Isidro

La Unión de Cañeros ofrecen mediar en el conflicto del San Isidro
La entidad advirtió que la situación los afecta porque no pueden retirar su azúcar y entraron en cesación de pago.
La Unión de Cañeros Independientes de Jujuy y Salta (Ucijs) denunció el perjuicio que le causa al sector el paro que lleva adelante el Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar San Isidro (Soeasi) y ofreció mediar en el conflicto.

El vicepresidente de la entidad, Martín Giaccio, detalló que el sector cañero enfrenta serios inconvenientes como consecuencia del paro que ya lleva más de un mes.

Desde la Ucijs, se ofrecen a mediar en el conflicto entre el ingenio y los trabajadores “en vista que el daño que está causando esta medida sindical en la cadena de valor es de mucha gravedad”, aseguró Giaccio.

El dirigente cañero agregó que “de manera institucional nosotros no queremos meternos en la problemática del conflicto, pero sí ofrecemos nuestra mediación para llegar a una solución, porque consideramos que este tipo de conflictos a largo plazo se terminan solucionando; pero esta dureza en las negociaciones dejan heridas que a futuro van a perjudicar al sector y a la actividad y, por eso, creemos que hay que aportar para el consenso y la solución”.

“Por eso nuestra entidad se ofrece como un factor para acercar posiciones, si es que las partes lo consideran necesario. Es importantísimo que esto se resuelva bien para todas las partes”, señaló.

Para explicar los problemas que enfrentan a causa de esta situación, el dirigente cañero explicó que el Ingenio San Isidro es el que mayor cantidad de cañeros independientes tiene, tanto en número como en proporción: “Al menos el 70% del azúcar que produce San Isidro es con materia prima que producen los cañeros”.

Por el bloqueo que el Soeasi lleva adelante en el predio del Ingenio, los cañeros no pueden retirar su azúcar, lo que le genera serios inconvenientes financieros. “Los cañeros, gracias al sistema de maquila, guardamos el azúcar y la vamos vendiendo según nuestras necesidades para, en primer lugar, ir abasteciendo al mercado de acuerdo a las necesidades y, en segundo lugar, tener previsibilidad de caja para asumir los compromisos que uno tiene”, explicó.

“Ahora nos estamos dando con que muchos cañeros no pueden retirar su azúcar y, por ende, no pueden vender, con lo cual no cobran y esto genera que no puedan pagar. Esta medida afecta al sector más bajo porque gran parte de esas ventas son para cubrir salarios”, aseguró.

Arrastre negativo

Esta situación de conflictividad se ve agravada por el arrastre negativo que trae el sector debido a la mala campaña del período productivo anterior, signado por sequía y heladas. “Gemes fue tal vez el departamento que más afectada tuvo su producción porque es el que más caña en pie tenía al momento del fenómeno climático”, detalló Giaccio e hizo mención al comienzo de la presente zafra “que debería estar arrancando en estos días, pero que se verá pospuesta a raíz de la medida de fuerza y nos puede pasar que vuelva a quedar caña en pie”.

“Hay gente que tenía previsto empezar a cosechar la caña de la mano del inicio de la zafra en San Isidro y ahora están parados”, lamentó.

Cero avance en la negociación

Las negociaciones están congeladas y no avanzaron ni un centímetro desde el inicio de la protesta. Tan es así que, tras la reunión del lunes último, el fiscal penal de General Güemes dio por finalizada su mediación.

Tanto el sindicato como la empresa permanecen firmes en sus posturas. Por un lado, los trabajadores exigen que la empresa cumpla con un petitorio antes de levantar el bloqueo al ingenio; del otro lado, la patronal exige un “clima de paz social” para empezar a tratar las exigencias de los obreros en huelga.

En diálogo con El Tribuno, el gerente operativo de San Isidro, Gerardo Fernández aseguró: “La posición de la empresa es la misma que venimos manteniendo, estamos dispuestos al diálogo siempre y cuando sea en un ambiente de tranquilidad y de paz social. Pedimos eso porque sufrimos sabotajes en la empresa, amenazas telefónicas y verbales cuando nos acercamos al predio del ingenio”.

Por su parte, el secretario del sindicato Mariano Cuenca dijo ayer a través del Murishow, que se emite por AM 840 Radio Salta, que para que haya un acercamiento “la empresa tiene que sentarse y cambiar la postura porque cada vez que nos reunimos el planteo es el levantamiento de la medida; nosotros queremos trabajar, pero en condiciones dignas”.

“Estamos reclamando que la empresa cumpla con la ley de contrato de trabajo, con el convenio colectivo 12/88. No se llega a un acuerdo porque la empresa busca romper esta huelga para seguir explotando a los compañeros dentro de los lugares de trabajo y a eso no lo vamos a permitir. No van a poder avasallar nuestros derechos”, sentenció Cuenca.

“El plan de la empresa es seguir buscando el diálogo”, afirmó Fernández.

“Les pedimos que reflexionen y busquen un cambio en la manera de obrar. Hay parte de la comunidad que pide levantar el paro porque la actividad es fundamental para la zona”, aseguró.

Denuncias cruzadas

Mientras las negociaciones no avanzan, se multiplican las denuncias de uno y otro lado por hechos que, lejos de aportar a la solución, avivan cada vez más el conflicto y traban las negociaciones.

“Ayer (por el miércoles) el señor Mariano Cuenca amenazó a la esposa de un ingeniero y le dijo que le va a quemar la casa”, denunció Fernández, en comunicación con este diario.

El representante de la empresa indicó que la denuncia por este hecho y otras 38 desde que se inició el conflicto están en la Fiscalía de General Güemes: “Desde sabotaje en las instalaciones de la empresa, pasando por amenazas y hasta agresiones al personal y a terceros contratistas están en poder de la Justicia”, dijo el gerente de Operaciones del Ingenio San Isidro.

Fernández aseguró que “es mucha la gente que quiere trabajar y le pedimos al sindicato que los dejen. El martes un grupo trató de entrar al campo a realizar sus labores y el resultado fue un ataque por parte de representantes del sindicato que dejó tres obreros heridos, constatados por médico legal, y un auto y una moto totalmente destruidos, ambos de los empleados. Están atacando a sus propios compañeros por no acompañarlos en la huelga”, alertó.

A su turno, Cuenca disparó: “Nos cortaron las prestaciones de medicamentos. Además van a las casas de los compañeros a ofrecerles aumentos del 50% para que vuelvan a trabajar. Que traigan ese ofrecimiento al sindicato, lo ponemos en un acta por escrito y volvemos todos”.

Sobre la denuncia puntual, Fernández manifestó que “es mentira que estamos ofreciendo plata, es un delirio”.

Postura del Centro Azucarero

El Centro Azucarero Argentino (CAA) emitió un comunicado de apoyo al Ingenio San Isidro.

La entidad señaló que “respalda con firmeza a su empresa asociada Ingenio San Isidro, que desde el 4 de abril se encuentra paralizada a raíz de un paro de actividades y otras medidas de acción directa dispuestas por el Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar San Isidro y acatada solo por una parte de su personal”.

“Esta actitud pone en riesgo el desenvolvimiento de la Compañía, que en el conflicto suscitado ha manifestado plena disposición y ha realizado los esfuerzos necesarios para encontrar una solución que permita la reanudación de las actividades. No obstante ello, la dirigencia que conduce al personal en conflicto se ha evidenciado hasta la fecha totalmente intransigente, llegando al punto de bloquear todos los accesos y egresos de la planta, así como a proferir amenazas reiteradas y producir sabotajes a las instalaciones y vehículos de la empresa y de otros trabajadores”, señala el documento.

“El Centro Azucarero Argentino, en representación de la industria azucarera toda, suma su voz a los llamados a los representantes sindicales para que posibiliten la reanudación de las actividades de la Compañía, deponiendo a la vez toda actitud que lleve un conflicto laboral a la violación de derechos esenciales como el de transitar libremente, enunciado en la Constitución Nacional. Asimismo el CAA solicita a las autoridades provinciales y nacionales que hagan todos los esfuerzos, dentro del marco legal, para contribuir al logro de una solución al conflicto”.

Postura del Centro Azucarero

El Centro Azucarero Argentino (CAA) emitió un comunicado de apoyo al Ingenio San Isidro.

La entidad señaló que “respalda con firmeza a su empresa asociada Ingenio San Isidro, que desde el 4 de abril se encuentra paralizada a raíz de un paro de actividades y otras medidas de acción directa dispuestas por el Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar San Isidro y acatada solo por una parte de su personal”.

“Esta actitud pone en riesgo el desenvolvimiento de la Compañía, que en el conflicto suscitado ha manifestado plena disposición y ha realizado los esfuerzos necesarios para encontrar una solución que permita la reanudación de las actividades. No obstante ello, la dirigencia que conduce al personal en conflicto se ha evidenciado hasta la fecha totalmente intransigente, llegando al punto de bloquear todos los accesos y egresos de la planta, así como a proferir amenazas reiteradas y producir sabotajes a las instalaciones y vehículos de la empresa y de otros trabajadores”, señala el documento.

“El Centro Azucarero Argentino, en representación de la industria azucarera toda, suma su voz a los llamados a los representantes sindicales para que posibiliten la reanudación de las actividades de la Compañía, deponiendo a la vez toda actitud que lleve un conflicto laboral a la violación de derechos esenciales como el de transitar libremente, enunciado en la Constitución Nacional. Asimismo el CAA solicita a las autoridades provinciales y nacionales que hagan todos los esfuerzos, dentro del marco legal, para contribuir al logro de una solución al conflicto”.

Comentá la nota