Unos 150 afiliados de Asunt no pueden usar la obra social en el sur

Unos 150 afiliados de Asunt no pueden usar la obra social en el sur

Desde Adiunt, gremio de los docentes, contaron que los afiliados deben viajar a la capital “hasta para comprar recetarios” Se trata de los docentes y empleados que trabajan en las sedes universitarias de la zona

“Aportamos hace 10 años a la obra social de la UNT y no la podemos usar cómodamente. Me descuentan unos $ 1.500 por mes y cuando tengo una urgencia me voy al hospital o pago particular”. Así describe Ángel Palomino, docente de Herrería del instituto Técnico de Aguilares, el problema que tiene con Asunt, la obra social de la UNT. 

El martes por la tarde miembros del gremio de docentes, Adiunt, se presentaron en la sesión del Consejo Superior para plantear la realidad de más de 150 docentes y empleados que prestan servicios en Aguilares. “Es un conflicto de larga data. Es inconcebible que los afiliados tengan que viajar hasta la capital para comprar recetarios, órdenes de consulta y remedios”, señaló Ariel Osatinsky, secretario general de Adiunt. 

Diego Silvera, presidente de la obra social, explicó ante los consejeros y ante la rectora,Alicia Bardón, que en el sur funcionaba la empresa Soremer y que, por lo tanto, la situación no era tan grave. Palomino dijo que la firma funciona en Concepción, a 10 kilómetros de Aguilares, y que la cartilla de médicos es acotada. “Las veces que se ha pedido una ambulancia ha demorado más de dos horas”, agregó. Ni siquiera pueden comprar remedios en las farmacias -explicó- porque no tienen convenio con Asunt, por lo tanto no le hacen el descuento del 50%. Hace unos años funcionaba en la sede de la escuela de Enfermería una oficina en la que se entregaban órdenes y recetarios, comentó Palomino. Pero la cerraron y no saben la causa. Además del instituto Técnico y de Enfermería, están la escuela de Artes, el Epam y el centro cultural Ricardo Rojas. 

Existe la posibilidad del reintegro, pero según Osatinsky es un peregrinaje por las oficinas de Asunt que nunca termina. “Desde octubre del año pasado el presidente de Asunt (Silvera) nos dice que están en tratativas. Me parece que cuando se trata de una cuestión de salud no se puede estar más de 10 meses sin respuesta”, esgrimió el secretario de Adiunt. Según trascendió, parte del conflicto se debe a que los médicos del sur tienen aranceles más caros que los de capital y Asunt no logra cerrar un acuerdo. 

Comentá la nota