La Uocra advierte que las obras en Mar del Plata están paralizadas

La Uocra advierte que las obras en Mar del Plata están paralizadas

Lo dijo a LA CAPITAL el secretario general del gremio, Jorge Trujillo. Mostró preocupación tanto por las públicas como por las privadas. Le pidió al intendente Arroyo que encabece gestiones ante Nación y Provincia.

El secretario general de la sede local del gremio de la construcción (Uocra), Jorge Trujillo, lamentó ayer que las obras en Mar del Plata estén “paralizadas”, y le pidió al intendente Carlos Arroyo que realice gestiones en la Provincia y la Nación para que las inversiones no se detengan.

Trujillo aseguró que la falta de actividad se produce tanto en las obras públicas como en las privadas. Ejemplos de las primeras son el Centro Cívico del Oeste, que el ex intendente Gustavo Pulti pensó como nueva sede de la Municipalidad, y el polideportivo barrial de Camet. También la doble vía para agilizar el ingreso y egreso del ferrocarril.

En el caso de las privadas, el principal inconveniente es la falta de habilitaciones de gas en las nuevas construcciones, lo que según Trujillo alarma por igual a trabajadores y empresarios del sector.

“Está todo paralizado. Estamos preocupados porque directamente a las empresas no les atienden el teléfono”, dijo el dirigente gremial a LA CAPITAL. “No queremos todavía llegar a tomar una medida porque estamos esperando si esto se arregla. Pero vemos que pasan los días y no hay solución. Se está agravando más”, agregó.

A su criterio, el intendente debe intentar que las inversiones sigan llegando. “Tendrá que gestionar. Ir a Buenos Aires a ver cómo siguen. Tenemos problemas con las obras que se están terminando y no tienen gas. Obras que van a comenzar y no les llega el gas. Es un problema grande que vamos a tener a mediados de marzo o abril”, apuntó, en referencia a la desocupación que la parálisis puede generar.

Ahora, en cambio, el desempleo puede disimularse con actividades de temporada. “Gracias a Dios se paró en verano y alguno puede hacer algún trabajito extra, pero en invierno vamos a tener muchos problemas. Vamos a tener problemas de desocupaión, vamos a volver a los ’90”, disparó. Y enseguida agregó: “Algunos muchachos están trabajando en gastronomía. Hemos tenido una temporada no muy buena y la gente (por los trabajadores) empieza a ponerse mal. Empieza a preguntar qué pasa con las obras”, indicó.

En algunas obras, como la del ferrocarril, “suspendieron a la gente y las empresas cerraron”. Los afectados fueron “125 trabajadores”. Trujillo insistió en la advertencia: “Esperemos que esto pase pronto porque si no vamos a tener un problema muy grande”.

Para finalizar la obra quedaban tres meses. “La empresa pidió que la dejaran terminarla y que después revisaran lo que se había hecho antes. Quería terminarla porque ya tenía a la gente que había aprendido el oficio. Después se hace difícil conseguir a esa gente”, marcó.

“No se hizo más nada”

Trujillo señaló que, “desde que llegó Arroyo, no se hizo más nada” en el Centro Cívico del Oeste, la obra que inició la gestión de Pulti en Libertad y Tandil. Si bien Arroyo no comulgaba con la idea de trasladar allí a la Municipalidad, sí anunció que se mudarían algunas dependencias municipales.

“Creo que el intendente tendría que gestionar, tendría que hablar con el presidente, con la gobernadora, porque en Mar del Plata la construcción es la madre de las industrias. Se para la construcción y se para Mar del Plata”, alertó. “Atrás nuestro hay 90 gremios, así que creemos que la cosa va a ser muy difícil”, añadió.

Trujillo opinó que “una obra que empezó hay que terminarla”. Según comentó, en estos dos meses que lleva la nueva gestión no hubo ninguna comunicación con el intendente. “Nunca nos llamó. No lo conozco, nunca hablé con él, ojalá nos escuche para el bien de Mar del Plata”, deseó.

Entre los obstáculos de la construcción, la no habilitación de las obras de gas por parte de Camuzzi lidera las quejas. “Tenemos 27 obras grandes para empezar pero las empresas están asustadas porque hay edificios que se han terminado y no se han habilitado. Los privados están esperando ver qué soluciones hay. Están muy preocupados ellos también”, contó.

Las obras que se inician no compensan, en cantidad de trabajadores, las que se frenan. Una es la de la ruta 88, donde la empresa Coarco está preparando el terreno para realizar reparaciones.

Comentá la nota