La Uocra se declaró en “alerta amarilla” por ola de despidos y suspensiones

La Uocra se declaró en “alerta amarilla” por ola de despidos y suspensiones
Desde el gremio advirtieron que hay “importantes obras” que quedaron paralizadas en Mar del Plata. La Ferroautomotora, los trabajos de Defensa Costera y la ampliación de la Ruta 226, algunos de los casos. Casi un centenar de trabajadores fueron desvinculados
A raíz de una serie de despidos y suspensiones en “importantes obras” que se están llevando a cabo en Mar del Plata y la zona, la seccional local de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) se declaró en “alerta amarilla”. Las autoridades de la organización gremial anunciaron que acudirán al Ministerio de Infraestructura, denunciaron una “desaceleración” de la construcción “por demás peligrosa” y advirtieron que “peligra el futuro laboral” de muchos trabajadores de la industria.

Desde la Uocra dejaron en claro en “la situación hoy no es buena” y explicaron que varias obras han quedado “paralizadas”, lo que ya afectó a cerca de un centenar de trabajadores. Según precisaron, algunas de las construcciones que acarrearon despidos o suspensiones fueron la Ferroautomotora, la Autopista de la Ruta 226 y los trabajos de defensa costera que se realizan en el extremo sur del partido de General Pueyrredon.

“Estamos en alerta amarilla a raíz de despidos y suspensiones en importantes obras que se están realizando en la ciudad y que se han paralizado”, aseguró el secretario gremial adjunto del sindicato, Cesar Trujillo, quien además destacó que la organización gremial cuenta con unos diez mil trabajadores afiliados, tanto en Mar del Plata como la zona, que “hoy ven peligrar su futuro laboral” debido a esta situación que se ha repetido en varios casos.

El dirigente de la Uocra, al referirse al actual momento por el que atraviesa la industria, puso como ejemplo las obras que se ejecutan en la Ferroautomotora y en este sentido denunció que la empresa que estaba llevando adelante las obras “despidió a 60 trabajadores a raíz de que, según afirman, no le pagan los certificados de obra desde hace seis meses por un monto más que importante”.

En este caso, los permisos de obra sumarían un total de 30 millones de pesos, según calcularon las autoridades del gremio.

Otra de las obras afectadas serían los trabajos que se realizan sobre la Ruta 226, para construir una autopista que conecte a Mar del Plata con Balcarce. En este caso “la paralización es casi total” y la empresa contratista “aduce idénticos motivos”, según indicó Trujillo.

El sindicalista también se refirió a las obras de Defensa Costera que se llevan a cabo en el extremo sur de Mar del Plata, donde se desempeñaban unos 30 afiliados que “quedaron sin actividad hace aproximadamente un mes”.

Por otro, el sector se encuentra a la espera del inicio de las obras en la vieja Terminal, que de acuerdo con lo previsto comenzarán en las próximas semanas, cuando se complete el vallado.

El proyecto arquitectónico que desembarcará sobre la antigua estación de micros, cuya construcción se extendería aproximadamente por dos años, “significará mayor mano de obra” para la industria. “Lo mismo con la puesta en marcha de las Torres de Pelli y la Ciudad Judicial. La esperanza no la perdemos, pero esta problemática nos ha llevado a declararnos en alerta amarilla ante los hechos que se van dando”, añadió Trujillo.

Ante este cuadro de situación, el gremio declaró la “alerta amarilla” y los dirigentes del sector advirtieron que “de continuar esta actitud del sector empresarial, analizaremos en una asamblea los pasos a seguir”.

Por su parte, el secretario gremial de la Uocra, Hugo Loiza, aclaró que ante la “luz amarilla” decretada por el sector, se gestionará una audiencia con el las autoridades del Ministerio de Infraestructura “para ver cómo podemos hacer para evitar este panorama que se cierne sobre los obreros de la construcción”.

Por último, los dirigentes señalaron que “la pesificación del mercado inmobiliario también ha significado que obras que se estaban encarando se frenen” y subrayaron que “es cierto que vemos muchos ‘pozos’ (excavaciones que hablan de futuros edificios), pero solo eso existe, construcción cero. Lentamente se está produciendo un desaceleración de la construcción por demás peligrosa, y que es el obreros quien comienza a pagar los platos rotos”.

Comentá la nota