UOCRA: quienes apoyan a Raúl Silva amenazan con cortes de ruta

UOCRA: quienes apoyan a Raúl Silva amenazan con cortes de ruta
Unas 20 mujeres, familiares de los trabajadores que apoyan la conducción de Raúl “Conejo” Silva en la seccional local de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), indicaron que cortarán la ruta “si es necesario para que Nación permita que sigan manejando el gremio”.

En 10 de Noviembre y Polonia se reunieron ayer esposas, hijas, novias, e hijos con el fin de informar que entre hoy y mañana entregarán una nota en la Unidad Regional informando que “ante la situación de indefinición que vivimos en el gremio, nuestros esposos pueden quedar sin trabajo. Muchos consiguieron trabajo cuando asumió Silva por eso no queremos que se lo deje afuera de la conducción”.

Así el grupo entró a jugar en la interna del gremio de la construcción que el viernes tuvo un capítulo más caracterizado por el uso de la violencia cuando disidentes a Silva decidieron recuperar el edificio.

Paola Reina y Eliana Rojas oficiaron como voceras de la concentración de ayer. La primera advirtió que de no obtener respuestas “iremos a cortar las rutas” y se quejaron por la conducción de Luis Gortari, la falta de fuentes de trabajo y la obra social. “En mi caso, mi esposo tiene 65 años, no conseguía trabajo y ahora lo tiene gracias a Silva, porque antes nadie le daba trabajo”, indicó.

La historia de las ocupaciones de la sede de la UOCRA local se inició con ex secretario general, Ricardo “Chiquito” Cheuquepal, cuando ingresó con la misma metodología.

En 2009, los “Dragones” tomaron el edificio y consiguieron el desplazamiento después de varios enfrentamientos. La última se registró el viernes. Desde entonces, el gremio quedó en manos de Luis Gortari, quien ayer advirtió que volverá a ocupar su cargo. Según dijo solo falta la confirmación de la conducción nacional para retornar al edificio que permanece clausurado desde el enfrentamiento.

Por ahora Silvia opta por el silencio. Pero se anticipa una concentración para los próximos días.

MOLESTOS

En este escenario de disputas por la conducción del sindicato, los vecinos de la calle Rawson hicieron oír su malestar por los reiterados enfrentamientos en el sector.

Un comerciante indicó que “en estos días se tiene que cerrar directamente, porque no puede venir nadie a comprar, pero además vivimos con miedo”. Otra de las vecinas agregó que ante esta situación piden el traslado de la sede sindical que funciona en Rawson al 1.400.

Comentá la nota