Usuarios a pie, pero UTA no acata intimación de Trabajo

El transporte está paralizado por tiempo indeterminado desde ayer. Choferes exigen que el municipio ratifique a Ciudad de Córdoba.

Con pocas chances de una solución expeditiva y concreta, anoche el Ministerio de Trabajo de la Provincia intentaba que los choferes de UTA levantaran el paro que cumplen desde ayer 
a la tarde, en reclamo de que 
la Municipalidad de Córdoba ­firme contrato con la empresa ­Ciudad de Córdoba y la valide como prestataria definitiva en un cuarto del sistema.

Pasadas las 21, Trabajo replicó a los trabajadores la intimación que ya había lanzado el municipio a las empresas para que se normalicen el servicio, pero no obtuvo respuestas. Recién una vez agotado ese paso previo se podía llegar a declarar la ilegalidad de la medida.

Aún así, los choferes que ­estaban reunidos en la sede 
de Ciudad de Córdoba anticipaban que no acatarían ninguna ­disposición de ese tipo y que 
no dejarían sin efecto el paro 
hasta que no se firme el referido contrato.

Sobran los antecedentes que confirman ese tipo de reacción del gremio ante resoluciones de la autoridad laboral.

Por su lado, la Municipalidad salió a declarar “ilegal” y “extorsiva” la medida de fuerza, e insistió en que iba a gestionar una salida al conflicto “en los canales que corresponde”.

Esa frase se tomó como una referencia directa a Trabajo, 
ya que el municipio considera que no hay razón alguna que justifique el paro de los choferes de colectivos.

En ese sentido, desde el Palacio 6 de Julio se ratificó que está plenamente garantizada la fuente de trabajo y que la suerte de los empleados no está necesariamente atada a la de Ciudad de Córdoba.

“El paro es ilegal. La respuesta (a los trabajadores) ha sido dada hace tres meses, por lo que la duda deja de ser genuina. Uno ya respondió que sus fuentes laborales están garantizadas”, aseguró César Ferreyra, secretario de Transporte.

Luego agregó: “Es una extorsión y entendemos que a través de ella utilizan a la sociedad y la ponen en el medio”.

Las palabras del funcionario apuntaron al meollo del con­flicto: en rigor, los delegados 
de Ciudad de Córdoba no están reclamando por reivindica­ciones laborales propias, sino de su patronal, que no logra ­refrendar en un contrato la ­adjudicación que ganó en la ­reciente licitación del trans­porte urbano.

Hasta ahora, la UTA como gremio se había mantenido convenientemente al margen de ese conflicto, al considerar que sólo era cuestión atinente a la propia empresa involucrada y al municipio en su condición de poder concedente.

Sin embargo, por presión de los delegados de Ciudad de Córdoba ayer se sumaron pares de otras empresas y el gremio ya no tuvo margen para quedar desautorizado de esa manera.

La Municipalidad no accede a firmar el contrato con Ciudad de Córdoba hasta tanto la empresa no demuestre que es viable financiera y económica­mente, ya que arrastra deudas millonarias.

Al propio municipio ya le ­debe 17 millones de pesos por adelantos financieros que le ha ido girando desde marzo a la fecha. Inclusive, días atrás la empresa le solicitó a las autoridades –y éstas accedieron– que no le debiten cuotas para devolver ese dinero, a los fines de recuperar liquidez.

En abril pasado, cuando se empezaron a evidenciar en toda su magnitud los problemas económicos de Ciudad de Córdoba, la Municipalidad (y también la Provincia por su cuenta) encargó una auditoría contable.

Si bien los resultados todavía no se hicieron públicos, se sabe que las conclusiones son lapi­darias. Señalan que la empresa tiene deudas por un 94 por ciento de activo y que si no logra una importante inyección 
de fondos frescos es prácti­camente imposible que pueda seguir operando en condiciones normales.

Rosario de problemas

De todo. Desde marzo, Ciudad de Córdoba tuvo varios paros por deuda salarial, falta de coches, por no tener contrato y por subsidios.

17 millones de pesos. Es lo  que le debe a la Municipalidad de Córdoba, en concepto de anticipos financieros que esta le giró.

Plantel.  800 son los choferes de Ciudad de Córdoba afectados al servicio urbano, más unos 250 que trabajan en el interurbano.

Plazo. 10 son los años que fija la concesión a las prestatarias. Ciudad de Córdoba todavía no firmó. Lleva cuatro meses en el aire.

Rojo. 94% es la proporción de deuda de la empresa en relación con sus activos. Su patrimonio neto alcanza sólo al 6 por ciento. Sería inviable.

Frente desigual. Que los problemas de Ciudad de Córdoba ¬hayan arrastrado a un paro general a toda la UTA no cae para nada bien en las otras tres empresas prestatarias: Coniferal, Ersa y Autobuses Santa Fe. Se calcula que, por día de paro, cada una de ellas resignaría alrededor de un millón de pesos en concepto de recaudación. Además, es ¬dinero que se pierde y no hay forma de recuperar.

Comentá la nota