UTELPa, contra el discurso "fascista y antidemocrático" de la jueza Fresco

UTELPa, contra el discurso "fascista y antidemocrático" de la jueza Fresco
El gremio que agrupa a la mayoría de los docentes advirtió sobre el marco “autoritario” que se desprende del discurso de la ministra Victoria Elena Fresco. La acusan de “discriminar a las personas” y de oponerse a los valores democráticos.

El gremio que agrupa a la mayoría de los docentes cruzó con dureza a la ministra del Superior Tribunal de Justicia, Victoria Elena Fresco, luego de las declaraciones públicas en que interpretó -entre otras cosas- que los internados en el IPESA son “drogadictos sin solución”. Un documento de la Unión de Trabajadores de la Educación de La Pampa (UTELPa) consideró que las palabras de la jueza se dan “en un marco ideológico fascista, autoritario y antidemocrático”.

UTELPa asevera que la funcionaria judicial -que ha cosechado repudios de un amplio abanico político y social- mostró una “irresponsabilidad asombrosa” cuando discriminó: dijo que los delincuentes violentos eran de afuera de la provincia.

El documento de UTELPa se titula “No podemos avanzar si pisoteamos la democracia”.

“Entendemos que es siempre saludable y correcto llevar adelante todo debate que sirva para mejorar la calidad de vida de todos/as; más aún tratándose de un tema tan complejo como la inseguridad. Esto no implica que se pueda argumentar sosteniendo ideas retrógradas como el creer que con más cárceles se solucionaría el problema de la violencia social. O permitirle a esta funcionaria discriminar a las personas que no son originarias de nuestra provincia considerándolas posibles delincuentes”, señala.

“Con respecto a los menores y justamente refiriéndose al IPESA calificarlos como ‘chicos delincuentes que no tienen solución porque son drogadictos’ es definitivamente una irresponsabilidad asombrosa y agravada por el lugar y cargo que ocupa en provincia de La Pampa. Por otra parte, sitúa su discurso en un marco ideológico fascista, autoritario y antidemocrático”, añade otro párrafo.

“La verdad, sentimos profundo pesar por estas declaraciones en un contexto de país y de una América Latina que le viene mostrando al mundo que hay otra manera de organizarse y que pretende fortalecer los valores democráticos, la inclusión social, ampliando derechos a todos los ciudadanos”, hace notar la UTELPa.

Insiste: “Creemos que la mejor forma de posicionarse y trabajar en contra de la violencia son las políticas públicas que apunten a la inclusión social, la educación, la participación y el desarrollo cultural del pueblo. Hay una ley nacional y provincial de Educación que sustenta estos principios. Es aquí donde hay que poner mayor énfasis con el fin de construir una sociedad más justa”.

Desesperanza

UTELPa advierte que “es imposible pensar en una justicia para todos si basamos nuestras prácticas en el disvalor de las personas. Nadie puede tener como destino su pasado. Eso es condenar a las futuras generaciones a una vida de marginalidad, haciéndoles creer que el mundo donde viven, no les pertenece”.

“Cómo se construye una sociedad más justa cuando las personas cargan en su espalda con una mala biografía producto de una crisis histórica, sociocultural, generada por malas políticas públicas que sólo buscaban el beneficio de unos pocos, a costa de la vida comunitaria de muchos”, agrega.

“Con un discurso desesperanzador -apunta el documento- no se puede cambiar nada mucho menos construir acciones que generen inclusión e integración social. Para esto hay que transformar la mirada teniendo en cuenta el respeto por los otros, el respeto a la diferencia y fundamentalmente trabajar con el horizonte puesto en la posibilidad. La sociedad que nosotros pretendemos no se construye basada en objetivos individualistas, todo lo contrario, proponemos objetivos comunes y colectivos. Estos nos tienen que garantizar la participación real, como ciudadanos que integramos la comunidad donde vivimos”.

Diferencia: “El problema no es el delincuente o el drogadicto... sino, la delincuencia... la droga, la falta de oportunidades; nunca el problema es la persona en forma individual. No existe gente de adentro o de afuera, existen ciudadanos con derechos, personas que transitan buscando mejor calidad de vida personal y/ o familiares”.

Comentá la nota