UTELPA: las desafiliaciones no son "masivas"

UTELPA: las desafiliaciones no son

La secretaria general de la UTELPa-Santa Rosa, Liliana Peralta, evaluó la negociación del gobierno con la Intersindical. Dijo que el gobernador es "conservador" y "porfiado", pero al analizar el comportamiento de los gremialistas advirtió: "el ir al ‘todo o nada’ a lo mejor traba la paritaria; es una herramienta en la que hay que saber cuándo tensar y cuándo aflojar para que tenga éxito".

La secretaria general de la seccional Santa Rosa del gremio que agrupa a la mayoría de los docentes, Liliana Peralta, dijo que hubo en las últimas semanas unas 50 desafiliaciones a la organización sindical. No consideró que se trate de un femómeno “masivo”, aunque admitió la “preocupación” que genera “cualquier desafiliación, y la necesidad de charlar con los compañeros porqué eligen ese camino”.

La dirigente refirió así al planteo de algunos sectores internos, que propician esas desafiliaciones. Uno de los motivos que ocasionó esas reacciones por parte de algunos trabajadores es el aumento de la cuota sindical, que se elevó del 1% al 2%.

Peralta dijo, respecto de ese incremento, que “ese uno por ciento es menor a cualquier gremio: ATE, UPCN, SADOP, Camioneros, el que quieran”. Pero además aclaró que los representantes de la seccional Santa Rosa votaron en contra, considerando que no era oportuno ese aumento en este momento.

“Todas las decisiones se toman por congreso. Nosotros llevamos nuestra negativa al aumento de la cuota. Pero son 17 seccionales y en la votación general, nuestra postura quedó en minoría. Hubo algunas abstenciones y negativas, pero ese es el ámbito para discutir, presentar inquietudes y argumentos”, dijo.

Cuestionó especialmente a los dirigentes que en lugar de presentar sus propuestas en ese lugar, protestan por los medios: “hay algunos a quienes los votó una porción de los docentes y no los están representando si no van a las asambleas. Si no están staba de acuerdo, como muchos, el ámbito para decirlo son esas asambleas y congresos”, añadió.

Respecto de las desafiliaciones puntualmente, reconoció que “hay algunas, pero no son masivas. El padrón es de unos 7.000 afiliados y en estos días, por distintas razones, llegaron hay. Pero no llegan a 50 en toda la provincia, lo que significa que es un porcentaje no masivo. Igual las desafiliaciones a mi me preocupan, así sea una, trato de preguntarle a ese compañero, ver qué pasó. Hay docentes que no quieren aportar más, otros que están enojados y otros que no quieren que de su bolsillo se pague un peso más para una cuota sindical. Me preocupa cualquier desafiliación, un dirigente debe saber porqué sus dirigidos están conformes o disconformes”, insistió.

Después, al analizar el escenario de prolongada disputa entre el gobierno provincial y la Intersindical, evaluó: “Cuando (desde UTELPa) suspendimos la medida de fuerza para ir a paritarias, estuvimos bien. Para ir a paritarias hay que levantar las medidas de fuerza, eso los docentes lo saben bien. Tomamos la decisión correcta, para nada estamos arrepentidos y los docentes lo entendieron a medida que pasaron los días”.

“Tenemos una paritaria, eso lo hemos aprendido, los trabajadores preguntan lo que pasa en la paritaria, se conocen las decisiones. Desde 2007 funciona esa paritaria y lo hemos visto como nuestro, algo legítimo. Sabemos que los otros compañeros necesitan su paritaria particular, con problemas salariales y otros específicos de cada sector. Que no estén en paritarias es una barbaridad”, consideró.

Recordó que en el inicio de año se sentaron todos en una misma mesa porque “el gobernador tenía por costumbre llamar a todos, ofrecía la pauta salarial. Es su metodología, aunque en nuestro caso no tenía sentido porque nosotros tenemos nuestra propia paritaria”.

Peralta contrapuso la actitud de UTELPa con la de otros gremios estatales: “Los reclamos de los trabajadores son totalmente legítimos. Hemos comparado los recibos de sueldo y por ejemplo un portero tiene 1.100 pesos de básico, es una diferencia salarial muy grande con un docente. Por eso un impacto del 28% es tan diferente en un sueldo y en el otro. Para quien gana 1.000 pesos, un 28% es nada. Los reclamos de los compañeros tienen sentido y razón”.

Aclaró, en declaraciones a www.radiokermes.com: “Nosotros llevamos un recorrido de 7 años de negociación paritaria; a lo mejor los dirigentes presentan un temario demasiado abierto, el ir al ‘todo o nada’ a lo mejor traba la paritaria; es una herramienta en la que hay que saber cuándo tensar y cuándo aflojar para que tenga éxito. Para lograr nuestros 90 acuerdos paritarios, hemos pasado a cuarto intermedio, esperar, disentir, llevar una contrapropuesta, a veces ceder algo... pero poco a poco hemos ido conformando una estructura salarial prácticamente blanqueada, con acuerdos muy importantes, que impactan no solo en lo salarial sino también en lo laboral”.

A criterio de la secretaria general de la Seccional Santa Rosa, “es como el piloto de un avión: no siempre hay que arremeter, sino cuándo frenar, cuándo esperar, hacer un impasse, y a lo mejor a los compañeros les falta un poco de ese ejercicio de trabajar en paritarias, además de que tenemos un gobernador que yo no voy a decir cómo es... es muy conservador, a veces muy porfiado y si se le ocurrió no abrir la paritaria por la medida de fuerza y ellos la siguen, se entra en esa discusión de si es el huevo o la gallina y se hace interminable. No creo que el gobernador sea de las personas más abiertas”, completó.

Comentá la nota