Vacaciones forzosas para 1.500 albañiles

Después de un 2011 de frenético trabajo contrarreloj, la obra pública que ejecuta la Provincia pareciera haber entrado en un letargo del que nadie sabe cuándo despertarán. Y a ello vaya si lo saben cientos de operarios de la construcción que en enero han debido tomarse vacaciones forzadas por el parate, mientras rezan para que en febrero los trabajos se reinicien, al menos, en parte.
Según datos de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) filial Córdoba, la virtual paralización de las obras públicas está afectando hoy a unos 1.500 albañiles empleados en las empresas contratistas de la Provincia. “Frente a los retrasos en los pagos, las empresas han optado por darle vacaciones en enero a todos sus trabajadores. Habrá que ver qué es lo que pasa en febrero, cuando todos los empleados se reincorporen”, le explicó a Día a Día Néstor Chavarría, secretario general de la Uocra. “Si las empresas siguen sin cobrar, es probable que se desprendan de esos operarios”, dijo, con preocupación, el dirigente gremial.

Según aseguran por lo bajo las firmas contratistas, la deuda de la Provincia en certificados de obra pública ya supera los 500 millones de pesos, y ello ha llevado a muchas empresas a suspender los trabajos en marcha hasta nuevo aviso. Vale decir, hasta que entre algún pago que permita reiniciar las obras.

“Todo dependerá de que el gobernador (José Manuel) De la Sota acuerde con la Nación el dinero que le debe de la Caja de Jubilaciones. Si eso no sucede, la obra pública no se reactivará y todo se va a poner muy bravo, muy complicado”, estimó Chavarría. Los 1.500 obreros de la construcción que están de vacaciones obligadas cobran entre 3.500 y 4.000 pesos por mes, dependiendo si son operarios de obras civiles o viales.

La mayoría de los operarios que están de vacaciones están empleados de manera temporaria en el turismo o han regresado a sus pueblos de origen donde están haciendo changas en obras particulares menores.

“Las constructoras van a retener como sea a los operarios más calificados, sobre todo a los de las obras viales. Pero a los de categorías más bajas, como ayudantes y medio oficiales, es difícil que los mantengan si las obras no se reinician”, supuso el titular de la Uocra Córdoba.

Parate general. Hasta el 10 de diciembre pasado, último día de gestión de Juan Schiaretti​ al frente de la Provincia, el ritmo de la mayoría de las obras públicas era frenético. La urgencia del ex gobernador por inaugurar las obras antes de pasarle el mando a De la Sota, hizo que los trabajos se intensificaran muchísimo, al punto que en algunos casos los obreros trabajaban en tres turnos, de noche, y hasta domingos y feriados.

Aunque la sequía de fondos nacionales ya se hacía sentir, Schiaretti ideó un sistema de descuento de certificados de obra a través del Banco de Córdoba que le permitió mantener cierto flujo de pagos a las contratistas. Pero esa opción ya tocó su límite, y el banco oficial dejó de recibir certificados. Consecuencia lógica: las empresas suspendieron todas las obras.

Dicho parate alcanza a las obras de vivienda del postergadísimo plan Hogar Clase Media (todavía no se entregó ninguna) y a varias obras viales, entre ellas la repavimentación de la ruta E-53 (que une Córdoba con Río Ceballos) y la sistematización de la avenida La Voz del Interior (falta el puente distribuidor a la altura de bulevar Los Alemanes).

También están casi paralizados los trabajos en la nuevo Parque Las Tejas, particularmente el famoso Planetario, y algunas otras obras menores, como la sistematización del cruce de avenida Vélez Sársfield y bulevar San Juan.

Asimismo, están sin fecha de inicio obras muy importantes que fueron oportunamente anunciadas por Schiaretti, como el cierre de la avenida Circunvalación (entre Spilimbergo y El Tropezón), la sistematización del canal Los Molinos-Córdoba, las autovías de la rutas 36 (a Río Cuarto) y 19 (a San Francisco), y la terminación del Camino a las Altas Cumbres. Sólo esas cinco obras podrían emplear a unos 2.500 obreros de la construcción de manera simultánea.

La expectativa está en los proyectos privados

Así como está preocupada por el parate a la obra púbica provincial, la Uocra Córdoba guarda expectativas por lo que pudiera suceder con varios proyectos privados de envergadura que podrían, al menos, compensar la falta de trabajo generado por el Estado cordobés.

“Hay promesas de varias empresas desarrollistas de comenzar obras muy importantes que podrían crear puestos de trabajo para nuestro sector”, dijo Néstor Chavarría, secretario general del sindicato de la construcción, y mencionó entre los proyectos en carpeta las torres de la ex Cervecería Córdoba (foto), la nueva sede de Tarjeta Naranja, las Torres H y el complejo del predio de la ex villa El Pocito, entre otras. “Esperamos que todas esas obras se larguen pronto”, dijo el gremialista.

Actualmente, hay unos 22 mil obreros de la construcción en toda la provincia de Córdoba, número que ha venido creciendo en los últimos tres años de la mano de los proyectos públicos y privados.

Comentá la nota