Valentín Alsina: trabajadores de Tenaris denuncian que “la persecución continúa”

Valentín Alsina: trabajadores de Tenaris denuncian que “la persecución continúa”

Aseguran que los reincorporados luego de la disputa de hace unos meses sufren suspensiones, que deberían ser rotativas. De esta forma, no se cumple el acuerdo firmado en el Ministerio de Trabajo.

A mediados de mayo, los trabajadores de la metalúrgica Tenaris, ubicada en la localidad de Valentín Alsina, lograron la reincorporación de los 15 despedidos, luego de un conflicto que duró varias semanas. El acta firmada en la sede Lanús del Ministerio de Trabajo incluía la vuelta de los cesanteados, y la puesta en marcha de un sistema de suspensiones rotativas que evitara nuevos despidos. Pero a poco más de dos meses del acuerdo, hay amenazas de una nueva escalada conflictiva. Es que hay denuncias que no se cumplen las normas fijadas en la cartera laboral, por lo que los empelados denuncian que “la persecución continúa”.

Según el relato de los trabajadores, la empresa propiedad del grupo Techint incumple varios puntos del acuerdo, perjudicando a los cesanteados que dieron inicio al conflicto. En concreto, el sistema de suspensiones rotativas no se está aplicando, por lo cual los despedidos y luego reincorporados son incluidos en las listas, perjudicándolos de manera intencional.

“Siguen la persecución y la discriminación”, le dijo a Política del Sur José Villa, uno de los trabajadores. Cuando se firmó la reincorporación, se estableció que la empresa vuelva a poden en marcha un sistema de suspensiones por cuatro meses, similar a los aplicados en otras ocasiones, que  alcanza al conjunto del personal de la empresa, y por el cual a los trabajadores se les abona el 80 por ciento del salario en calidad de “prestación no remunerativa”. Esto evita los despidos cuando cae la producción.

Pero según relata Villa, la rotación “no está siendo respetada por la empresa”, que mantiene suspendidos a los 15 trabajadores reincorporados desde la semana posterior a la firma del acta. “Se mantiene así, la situación de persecución gremial denunciada por los trabajadores como causa de su despido”, agregó.

El conflicto se desató a fines de abril, cuando unos 15 trabajadores no pudieron ingresar a la planta, y sin previo aviso fueron despedidos. Luego de un par de días de paro, se dictó la conciliación obligatoria, y comenzó un proceso de negociación. Los cesanteados insistieron que el real motivo de la medida fue una “clara persecución sindical”, por su activismo político, tanto dentro de Tenaris como en el distrito. Luego de un largo proceso de lucha, que incluyó una movilización masiva a la sede local del Ministerio de Trabajo, se firmó el acta, que hoy dicen se viola.

Además, se confirmó que en la planta delegados y Comisión Interna tienen mandatos vencidos, por lo que se está reclamando la realización de elecciones.

Comentá la nota